Córdoba quiere ahorrar 20 millones de euros en energía

“Un plan global que busca mejorar la habitabilidad y la eficiencia de los recursos de la ciudad, además de proteger el medio ambiente a través de las nuevas tecnologías, respetando la estética de la ciudad y con participación ciudadana”. En esos términos define el ayuntamiento de Córdoba el proyecto COLUZe. Según el consistorio andaluz, tras la superación de la primera fase del plan -las auditorías-, las inversiones de la segunda fase oscilarán presumiblemente “entre los 18 y los 20 millones de euros”. El ayuntamiento concreta en todo caso que “la inversión final dependerá de la capacidad de ahorro que diagnostiquen las auditorías, dado que el plan se ha ideado de manera autosuficiente para que con el propio presupuesto municipal se puedan financiar las soluciones con los ahorros conseguidos”. [En la imagen, Molino San Antonio; al fondo, puente sobre el Guadalquivir, Córdoba].
Córdoba quiere ahorrar 20 millones de euros en energía
El proyecto busca un triple objetivo, según el consistorio cordobés: “reducir el consumo energético, recortar sus emisiones contaminantes e invertir en energías renovables, a través de su alumbrado público, edificios e instalaciones municipales y mejora o implementación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs)”. El proyecto se enmarca en la iniciativa del ayuntamiento “Córdoba10. Córdoba Eficiente y Habitable“. La Unión Temporal de Empresas (UTE) Inersur-Creara ha resultado la adjudicataria de las auditorías del Plan Director de COLUZe. Este plan cuenta con la ayuda del Fondo Europeo de Inversiones EEEF (integrado por el Banco Europeo de Inversiones, la Comisión Europea, el Deustche Bank y la Caja Postal italiana), que ha subvencionado el proyecto con 754.240 euros, según informa el ayuntamiento andaluz: “ese importe irá destinado al denominado Plan Director de Eficiencia Energética, a las auditorias energéticas, a la tecnología y a la asesoría, entre otras actuaciones, que se acaban de poner en marcha tras la formalización de la adjudicación del contrato con fecha 26.12.2013”.De dónde sale el dinero
Tras el Plan Director, el segundo gran paso del proyecto será, según la nota de prensa distribuida por el ayuntamiento, la contratación de una o varias Empresas de Servicios Energéticos (ESEs) “para llevar a cabo un gran paquete de medidas diagnosticadas y propuestas por las consultorías, que contribuyan a consolidar la marca de ciudad Córdoba 10”. Según el ayuntamiento, las inversiones previstas tras la realización de las auditorías, en la segunda fase del plan, oscilan entre los 18 y los 20 millones de euros: “la inversión final dependerá de la capacidad de ahorro que diagnostiquen las auditorías, dado que el plan se ha ideado de manera autosuficiente para que con el propio presupuesto municipal se puedan financiar las soluciones con los ahorros conseguidos”.Para empezar
En los próximos seis meses, COLUZe desarrollará los estudios para realizar las auditorías energéticas que servirán para definir la situación de partida y proponer medidas para llevar a efecto las soluciones de eficiencia energética que permitan ahorrar energía y emisiones de CO2, y asimismo “realizar actuaciones que redunden en la mejora de la habitabilidad de la ciudad”. El proyecto aborda cuatro grandes áreas de actuación:
• Iluminación inteligente: actuar sobre los 50.000 puntos de luz de la ciudad y sus 730 cuadros de mando, buscando reducir el consumo y mejorar la funcionalidad, pero sin olvidar el cuidado de la riqueza monumental y urbanística del Patrimonio de la Humanidad con el que cuenta la ciudad.
• Servicios inteligentes: desarrollo de las redes de comunicaciones y servicios de última generación (electricidad, calefacción, comunicaciones, saneamiento, etc.), que permitan mejorar su uso, racionalizar los recursos y transformar el consumo hacia energías renovables.
• Gobierno inteligente: participación ciudadana en el gobierno de la ciudad, prestación de servicios, medidas y políticas para la mejora de la habitabilidad, el medio ambiente y la eficiencia en el uso de los recursos. Todo ello utilizando las nuevas tecnologías, mejorando las instalaciones y sistemas informáticos que dan servicio a la ciudad.
• Urbanismo y edificios inteligentes: invertir en los edificios públicos municipales para convertirlos en saludables, eficientes y sostenibles, incorporando las últimas tecnologías y reduciendo el consumo energético y la emisión de CO2.Concretando
El primer paso del proyecto COLUZe consistirá, pues, en realizar los estudios de auditorías energéticas que acaban de adjudicarse a la UTE InersurCreara, empresas “que llevarán a cabo un análisis en detalle de las instalaciones de alumbrado público, TIC y edificios municipales, para elaborar el Plan Director de Eficiencia Energética”. Entre otros contenidos, este documento contendrá, según el ayuntamiento, “las directrices de lo que deben ser esas instalaciones, qué medidas de mejora deben implantarse y cuáles serán los costes y ahorros derivados de ellas; todo ello deberá tener en cuenta la singularidad de la ciudad, conjugando aspectos artísticos, turísticos y de calidad ambiental”. Para ello -explica el consistorio-, “varios equipos técnicos cualificados van a trabajar sobre el alumbrado de las calles, haciendo pruebas, mediciones y recopilando gran cantidad de información”. Las pruebas “no afectarán al funcionamiento normal del alumbrado público durante el horario nocturno”, según fuentes municipales.Todo un plan
El análisis exhaustivo de todos los datos -continúa el ayuntamiento- debe alumbrar “las conclusiones sobre cómo mejorar el servicio prestado por cada instalación, con la inversión precisa, el máximo ahorro y la incorporación de tecnologías de la información, que permitan en los próximos años gestionar las infraestructuras municipales de forma inteligente y con participación directa de los ciudadanos, de ahí la necesidad de que todo este esfuerzo se recoja en un plan lumínico de la ciudad”. Una vez concretado todo esto en el Plan Director de Eficiencia Energética, el ayuntamiento buscará “la mejor forma de llevarlo a la práctica entre las distintas alternativas que se planteen”. En principio -explican fuentes municipales- “ya están planificadas ciertas actuaciones puntuales en un área piloto que permita observar la transformación”. El consistorio cordobés asegura además que “también se contará con la participación ciudadana de los colectivos y personas directamente afectados, en especial con los propietarios del patrimonio cultural y con la Universidad y se presentará al resto de grupos municipales, como proyecto lumínico de ciudad”.