Se espera una oleada de vehículos eléctricos cada vez más baratos

Puede que esté a punto de comprarse un vehículo eléctrico y aún no lo sepa. Se espera una oleada de nuevos modelos de emisiones cero cada vez más baratos, y los fabricantes aseguran que solo es necesario educar a los consumidores sobre sus ventajas

Hace cinco años desde que los primeros coches eléctricos de consumo se pusieron en venta, pero el mercado sigue siendo diminuto, con tan sólo 115.000 unidades vendidas en Estados Unidos en 2015. El líder fue el fabricante de coches de gama alta Tesla, y que acaba de lanzar su nuevo modelo de 35.000 dólares (unos 30.000 euros) con la esperanza de alcanzar el mercado de masas (ver El modelo más barato de Tesla podría saturar los puntos de recarga eléctrica).

Con la oscilación del precio de la gasolina que se mantiene por debajo de los 46 céntimos de euro por litro, podría parecer que al CEO de Tesla, Elon Musk, le resultaría difícil llegar hasta las masas. Pero existen señales de que el comprador medio pronto se podría abrir a la idea de enchufarse, incluso en caso de seguir por los suelos el precio de la gasolina.

Las previsiones desde luego son optimistas. Un informe reciente de Bloomberg New Energy Finance afirma que los precios a la baja de las baterías de iones de litio impulsarán la cuota de mercado de los vehículos eléctricos hasta alcanzar el 35% en 2040 (ver ¿Será 2020 la década del vehículo eléctrico? El precio de las baterías, decisivo). Navigant Research proyecta que en California (EEUU), donde se concentran las ventas de vehículos eléctricos, estas aumentarán desde alrededor del 3% actual hasta situarse entre un 15% y un 22% para 2024. Eso representaría aproximadamente el 5% de todas las ventas de vehículos en Estados Unidos.

El comprador de vehículos eléctricos actual dispone de un mejor entendimiento que el consumidor medio de los beneficios y desventajas de la tecnología. Tiende a poseer un nivel de educación y unos ingresos más altos que la mayoría de los compradores convencionales de coches, y tiende a ser menos sensible a las subidas y bajadas de los precios de la gasolina. Ha comprado su coche eléctrico para combatir el cambio climático o para gozar del caché que confiere conducir un Tesla o un BMW i3.

Esos usuarios pioneros están allanando el camino para el consumidor convencional, y los fabricantes hacen cola para recibirlos. Actualmente el mercado ofrece 12 vehículos eléctricos de batería y 14 vehículos híbridos enchufables (que emplean una mezcla de electricidad y gasolina). Los fabricantes automovilísticos tienen planes ambiciosos para introducir nuevos vehículos eléctricos: para finales de 2016, se espera que se hayan lanzado unos 10 modelos más, sobre todo híbridos enchufables, de fabricantes que incluyen Audi, BMW, Cadillac, Chevrolet, Chrysler, Hyundai, Kia, Mercedes y Mitsubishi.

Unos objetivos más estrictos de emisiones representan una importante fuerza subyacente de esa expansión. El director ejecutivo de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, afirma que las emisiones objetivas acordadas en la pasada cumbre del clima de Naciones Unidas celebrada en París (Francia), que buscan limitar a 2 °C la subida de la temperatura global durante este siglo, sería un buen impulso. “La única tecnología conocida y obvia que permite eso es la electrificación masiva y los coches eléctricos”, afirmó Ghosn durante la apertura del Salón del Automóvil Internacional de Nueva York (EEUU) 2016 celebrada la semana pasada. “No existe otra manera”.

Ghosn afirmó que los gobiernos de todo el mundo aumentarán significativamente el apoyo a los vehículos eléctricos mediante un aumento de los incentivos de consumo y las infraestructuras de recarga. “Por eso todos los fabricantes están sacando modelos eléctricos”, aseguró Ghosn. Al mismo tiempo, cree que el coste de la producción de los vehículos eléctricos bajará.

En Estados Unidos, las políticas estatales ejercerán una gran influencia sobre las ventas de vehículos eléctricos. Bajo su mandato de Emisiones Cero, promulgado por primera vez en 1990, California requerirá que el 15% de los nuevos vehículos vendidos para el año 2025 sean vehículos de emisiones cero. Esta categoría incluye los vehículos eléctricos de batería, los híbridos enchufables y los vehículos eléctricos de celda de combustible que se alimentan de hidrógeno. Nueve estados más, que representan casi el 25% del mercado estadounidense, han adoptado el estándar de California. En efecto, los fabricantes no podrán vender coches en esos mercados si no aumentan sus ventas eléctricas.

Al final, según el profesor de ingeniería y políticas públicas de la Universidad de Carnegie Mellon (EEUU) y director del grupo de electrificación de vehículos de esa universidad, Jeremy Michalek, el asunto podría reducirse a educar a las masas. Los nuevos modelos eléctricos y el marketing detrás de ellos influirán las decisiones de compra de vehículo de los consumidores convencionales, que actualmente saben muy poco acerca de los vehículos eléctricos. Michalek y sus compañeros miran más allá de los datos de venta para desarrollar modelos estadísticos que evalúan qué atributos de los vehículos impulsan las elecciones de los consumidores.

Michalek asegura que los vehículos eléctricos resultan menos atractivos a ojos de los compradores de hoy, pero que las actitudes de los consumidores respecto a los coches eléctricos están sujetas a cambios. Especialmente mientras bajen los precios y aumente la autonomía de conducción. “Sabemos cómo se sienten los consumidores convencionales hoy, pero no sabemos cómo se sentirán el año que viene”, explica. “Todo el concepto mental de lo que son estos vehículos y el papel que pueden jugar en las vidas de la gente está cambiando”, concluye.

http://www.technologyreview.es/negocios/49827/puede-que-este-a-punto-de-comprarse-un-coche/