#10DatosProActivos: 10) La comunidad y entorno pueden favorecer la actividad física

push-ups-888024_1280

Finalizamos este serial sobre los diez datos proactivos que la Organización Mundial de la Salud ha difundido, con el décimo y último dato referido al importante apoyo que el entorno y la comunidad prestar para el aumento de la práctica del deporte y aumento de la actividad física en general.

A continuación compartimos la información de la OMS:

10)

Los entornos favorables y el apoyo de la comunidad pueden contribuir a aumentar la actividad física

Las políticas urbanas y medioambientales tienen un enorme potencial de incrementar la actividad física de la población. Algunos ejemplos de esas políticas consisten en velar por la accesibilidad y seguridad de la movilidad a pie, en bicicleta y con otras formas de transporte activo, o la existencia en las escuelas de instalaciones y espacios seguros para que los alumnos puedan realizar actividades físicas durante su tiempo libre.

 

En España ha existido, lamentablemente, una escasa cultura deportiva y de actividad física, hasta muy recientemente, bien entrado el siglo XX. Eso significa una gran desventaja que muestran claramente las estadísticas que anualmente prepara el Consejo Superior de Deportes sobre práctica deportiva, comparadas con las de los países nórdicos, especialmente, y los de cultura anglosajona.

Hay pues un largo recorrido para mejorar estadísticas. En todo caso, la administración juega un papel fundamental en facilitar tanto instalaciones y programas deportivos accesibles a la mayoría de la población, como permitir infraestructuras que favorezcan el uso del transporte alternativo, como la bicicleta o el traslado cómodo a pie entre los distintos puntos de la ciudad, parques para pasear o hacer actividad física saludable, e incluso promocionar e informar sobre actividad física saludable, como es el caso de este blog.

Igualmente el entorno condicionara el aumento de la actividad física y práctica deportiva. Vivimos en comunidad y el deporte tiene un acentuado carácter social. El hecho de que muchas otras personas compartan nuestra afición alrededor nuestra, especialmente la familia, los amigos y el entorno escolar, ayudarán a crear este positivo hábito para nuestra salud desde la infancia, y que se prolongue durante toda nuestra vida, para dotarla de mayor calidad.

Y con esto terminamos esta serie de entradas dedicadas a los datos activos de la ÖMS, a modo de recopilatorio dejamos aquí enlace al índice de la categoría que recoge todas ellas.

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: https://pixabay.com/

#10DatosProActivos: 9) Siempre será mejor hacer alguna actividad que ninguna

bike-1549102_1280

Con los dos últimos datos llegamos a la recta final de este serial sobre los diez datos proactivos que la Organización Mundial de la Salud ha querido destacar sobre la Actividad Física. El noveno se refiere a una máxima universal que se podría resumir en que “Todo Suma”. Es mejor hacer una pequeña cantidad de actividad física, por leve que sea, que no hacer nada.

A continuación compartimos la información de la OMS:

9)

Siempre será mejor hacer alguna actividad que ninguna

Las personas inactivas deben comenzar realizando pequeñas cantidades de actividad física, e incrementar gradualmente su duración, frecuencia e intensidad. Los adultos inactivos, ancianos o con limitaciones impuestas por su enfermedad obtendrán beneficios adicionales al aumentar su actividad.

Las embarazadas, las mujeres con partos recientes y las personas con problemas cardiacos pueden necesitar precauciones adicionales y tener que buscar asesoramiento médico antes de intentar alcanzar los niveles recomendados de actividad física.

 

Lógicamente, el sentido común debe presidir nuestra incorporación a la actividad física, que debe ser progresiva, empezando con actividades muy suaves, muchas veces fáciles de incorporar a las rutinas diarias, como caminar o colaborar en tareas domésticas, y adaptadas al estado de salud de cada persona, y a sus capacidades físicas y psicológicas, para lo que es necesario realizar reconocimiento médico previo. En este sentido, la OMS, destaca beneficios específicos para adultos sedentarios y personas de la tercera edad, y señala la necesidad de asesoramiento médico previo especialmente para embarazadas, madres recientes, y personas con problemas cardíacos.

Aunque insistimos que esta precaución es recomendable para cualquier persona que realiza actividad física, más aún, si se trata de deporte y de modalidades exigentes físicamente. No se debe generalizar la máxima de que el deporte es saludable. Siempre que hemos tenido ocasión, hemos explicitado en este blog, que para que el deporte aporte los beneficios que se le atribuyen, tiene que estar planificado,dirigido, controlado y realizado conforme a ese objetivo: mejorar nuestra salud, educar, aportar habilidades y valores específicos, etc. De lo ser así, puede ser contraproducente, ser peligroso para salud, no educar o deseducar, fomentar contravalores, y otros nada deseables.

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: https://pixabay.com/

#10DatosProActivos: 8) La Actividad física es universal, para todos

run-847957_640

El octavo dato proactivo que la Organización Mundial de la Salud destaca la universalidad de los beneficios que la actividad física aporta. Salvo que nuestra salud nos impida realizarla, la prescripción de ejercicio se puede generalizar para toda la población mundial.

A continuación compartimos la información de la OMS:

8)
Estas recomendaciones son pertinentes para todos los adultos sanos

A no ser que haya afecciones médicas que lo contraindiquen, estas recomendaciones se aplican a todas las personas, independientemente del sexo, raza, etnia o nivel de ingresos. Asimismo, se aplican a las personas con enfermedades no transmisibles crónicas no relacionadas con la movilidad, como la hipertensión o la diabetes, y también pueden ser válidas para los adultos con discapacidad.

 

No es sólo para ricos, o para hombres, o de raza blanca, o tal o cual colectivo. La actividad física es recomendable para cualquier persona que pueda llevarla a cabo. Especialmente, destaca el dato proactivo 8 de la OMS, recomendable para personas con enfermedades concretas, hipertensión, diabetes, movilidad y para aquellos que tienen alguna discapacidad.

Precisamente, durante estos días, con la celebración de los Juegos Paralímpicos de Río 2016, tenemos innumerables ejemplos de superación que los deportistas paralímpicos nos dan a través de la práctica deportiva, así como los beneficios que para su salud aportan. No se nos ocurre mejor explicación a este octavo dato proactivo de la Organización Munidal de la Salud.

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: https://pixabay.com/

#10DatosProActivos: 7) Actividad física semanal para los mayores de 65 años

weights

Las personas de la tercera edad son el último grupo de edad del que se ocupa la Organización Mundial de la Salud -OMS- dentro de sus diez datos sobre la actividad física, concretamente, las personas mayores de 65 años, en el dato número 7. Si en las primeras etapas vitales la cuestión está relacinada con la educación física y la creación de hábitos saludables, en ésta última está enfocada a la calidad de vida y la mejora de la salud.

A continuación compartimos la información de la OMS:

7)

Los mayores de 65 años

Las principales recomendaciones para este grupo son las mismas que para el anterior. Además, los ancianos con escasa movilidad deben realizar actividades físicas para mejorar el equilibrio y evitar las caídas, al menos 3 días por semana. Cuando no puedan realizar la cantidad recomendada por problemas de salud, deben mantenerse tan activos como se lo permitan sus capacidades y su estado de salud.

 

La actividad física regular es, al igual que en el resto de la vida, de gran importancia para la salud y el bienestar de la llamada tercera edad, pero la OMS destaca especialmente la importancia de reforzar las posibilidades de movilidad y equilibrio, para prevenir las temidas caídas, que muchas veces a estas edades suponen un grave problema. Las actividades diarias más comunes para los mayores de 65 años, como bajar y subir escaleras, dar un largo paseo, transportar bolsas desde el mercado, o coger en brazos a los nietos, mejoran exponencialmente con actividad física regular y dirigida no solo a la condición física general sino también la específica para poder realizar bien las referidas actividades comunes.

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: Morguefile.

#10DatosProActivos: 6) actividad física semanal para los adultos

yoga-ball-pink-1Si la Organización Mundial de la Salud -OMS- se ocupa en su quinto dato de interés sobre la actividad física, como ya recogimos en el anterior post de esta categoría de #10DatoProactivos, de los niños y adolescentes hasta los 18 años, en el dato número 6 lo hace del grupo de adultos comprendido entre los 18 y los 64 añios. En todas las etapas vitales necesitamos llevar una vida activa para beneficiar nuestra salud, sólo que cada una de ellas requiere de unos mínimos y condicionantes diferentes, adaptados a las circunstancias de cada grupo de edad.

Respecto de los adultos, la OMS establece dos mínimos, según se trata de actividades más suaves, como caminar o dar un tranquilo paseo en bici, para lo que establece un mínimo de dos horas y media semanales, o si se trata de una actividad más intensa, como correr, prácticar deportes de equipo o una sesión de spinning, bastaría con 75 mintos cada 7 días. En todo caso estable que el mínimo de cada sesión debe ser de 10 minutos. Como vemos en una sola sesión en fin de semana, o en un par de ellas, se podría ya cubrir el mínimo, pero lo recomendable es dividir nuestra actividad en varias sesiones, cuantas más mejor, adaptadas lógicamente a nuestras condiciones físicas y estado de salud.

A continuación compartimos la información de la OMS:

6)
El grupo de 18 a 64 años: Los adultos de 18 a 64 años deberían realizar como mínimo 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, o 75 minutos de actividad física vigorosa, o alguna combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas. Todas las actividades deberían ser realizadas en periodos de al menos 10 minutos cada uno.

 

No se requiere, como puede verse, gran dedicación durante la semana para cubrir estos mínimos, y la clave sin duda está en tomar conciencia de su importancia, y crear el hábito necesario para que ninguna semana dejemos de realizar actividad física saludable.

Recordamos que la Unviersidad de Córdoba cuenta con innumerables posibilidades para la práctica deportiva. Gran variedad de instalaciones deportivas, tanto en el Campus Universitario de Rabanales, como en el de Menéndez Pidal; así como actividades deportivas dirigidas, además de competiciones deportivas, formación y eventos. Puede encontrarse toda la información del Deporte Universitario en su web: www.uco.es/deporteuniversitario y la oferta de actividades fisicas saludables e instalaciones deportivas, también en la web de Ucodeporte: www.uco.es/empresa/ucodeporte.

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: Morguefile.

#10DatosProActivos: 5) Una hora al día de actividad física para niños y adolescentes

_DSC0066

El quinto dato pro activo que la OMS nos facilita en su web se refiere a los más pequeños. El grupo de población comprendida entre 5 y 17 años, lo que podríamos denominar infancia y adolescencia, debería realizar al menos 60 minutos de actividad física diarios según los estudios científicos más reputados, recomendación que han hecho suyas las autoridades sanitarias a todos los niveles y específicamente la Organización Mundial de la Salud. Y lo que es más importante, mientras más actividad realicen, más beneficios se recibirán.

A continuación compartimos la información de la OMS:

5) El grupo de 5 a 17 años: Este grupo debería realizar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa. Si se superan esos 60 minutos se obtendrán más beneficios para la salud.

 

El problema en nuestro país, incluso en el primer mundo, referido a los países más avanzados que han creado sociedades del bienestar, es que ha derivado en un modo de vida para sus ciudadanos muy sedentario, el más estático de toda la historia de la humanidad. Una parte importante de las labores profesionales han dejado de ser manuales, y requerir esfuerzo físico, y en relación a la infancia y la adolescencia, el problema se acentúa, tanto porque el tiempo de ocio se dedica muchas veces a actividades sedentarias relacionadas con las nuevas tecnologías, y porque además ese tiempo de ocio se ha reducido mucho, por la importante carga que los estudios escolares y universitarios tienen habitualmente en el periodo lectivo.

Todo ello puede derviar en problemas de salud por mor de estos hábitos sedentarios sumados a los alimenticios que no sean saludables, tanto en relación a las cantidades como a la calidad de los alimentos que consumimos en la actualidad. A menos actividad física, menos energía requerida por nuestro cuerpo, y por tanto, deberíamos ingerir menos cantidad de alimentos. De lo contrario se pueden generar problemas de salud, y concretamente el peligro del sobrepeso y si es severo, de la obesidad infantil. Precisamente la OMS calculaba en 2010 un total de 42 millones de niños con sobrepeso en el mundo.

Por todo ello, desde Actívate hacemos un llamamiento tanto a las autoridades sanitarias, y las de educación, como los colegios, y por supuesto los padres, y en última instancia los adolescentes, para que tomen conciencia de este problema y plantearse un cambio de modelo alimenticio, educativo, de planes familiares, y de hábitos en el tiempo libre, respectivamente, para dedicar más tiempo al juego físico, al de toda la vida, a deportes, o, simplemente, a actividades familiares al aire libre, que incluyan el ejercicio y la actividad física, además de mejorar los hábitos alimenticios, junto a un descanso suficiente, y evitar los hábitos no saludables. Una hora al día de actividad física. Un pequeño descanso, un kitkat, en los quehaceres sedendatarios de nuestros alumnos y/o hijos. Activemoslos por su salud.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud: Enlace directo.

Imagen de cabecera: Morguefile.

#10DatosProActivos: 4) La actividad física, moderada o vigorosa, es saludable

ABS-wheel-roller-1#10DatosProActivos: 4) La actividad física, moderada o vigorosa, es saludable

En el cuarto dato proactivo que nos facilita la Organizacion Mundial de la Salud se insiste en que no es necesario desarrollar una actividad muy esforzada, vigorosa, para mejorar nuestra salud, ya que cualquier intensadad de la actividad física nos trae distintas ventajas para mejorar nuestra condición. Todas son buenas y recomendables, siempre que nuestro estado físico lo permita, claro, y realizadas con sentido común, junto a una buena alimentación y un descanso reparador.

A continuación compartimos la información de la OMS:

4) La actividad física, moderada o vigorosa, es saludable

La actividad física es beneficiosa, tanto si es de intensidad moderada como si es vigorosa

La intensidad se refiere al ritmo al que se realiza la actividad, es decir, «el esfuerzo que uno pone en realizar la actividad».

La intensidad de las diferentes formas de actividad física varía según las personas. Dependiendo de la forma física de cada uno, algunos ejemplos de actividad física moderada serían caminar a paso ligero, bailar o realizar las tareas domésticas. Algunos ejemplos de actividad física vigorosa serían: correr, andar en bicicleta rápido, nadar rápido o mover grandes pesos.

Pues ya lo sabemos, lo importante es moverse, y si podemos hacerlo combinadamente, aún mejor. Anda, saltar, correr, pedalear, encestar, todo vale para mejorar nuestra salud.

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Enlace directo.

Imagen de cabecera: Morguefile.

#10DatosProActivos: 3) No confundir actividad física y deporte

bike_route

Una semana más dedicamos nuestra entrada a la serie de datos pro activos que la Organización Mundial de la Salud -OMS- establece. En concreto, al tercero de ellos, que aclara una confusión simple, que sin embargo conviene disipar para promocionar la salud. Es saludable la actividad física, moverse, consumir energia, y para ello no es obligatorio hacerlo practicando un deporte.

Cualquier movimiento físico nos ayda a combatir el sedentarismo y todas las enfermedades asociadas a él en nuestra sociedad actual, y refuerza a los dos primeros datos proactivos aportados en esta serie: que no moverse es nocivo para nuestra salud, que la actividad física es beneficiosa, y en esta ocasión, que no hace falta practicar deporte, aunque también sea muy beneficioso, pues puede iniciarse el cambio con pequeños gestos cotidianos, que supongan incrementar nuestro movimiento físico.

#10DatosProActivos:
3) No hay que confundir la actividad física con el deporte:

Se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. Ello incluye los deportes, el ejercicio y otras actividades, tales como el juego, el caminar, las tareas domésticas, la jardinería o el baile.

Con este dato la OMS intenta sensibilizar y salvar los obstáculos o prejuicios que muchas personas pueden tener para practicar deporte. Muchas personas no tienen posibilidad de practicar ninguno, o simplemente no les apetece, pero si pueden mejorar su actividad física diaria: jugar con sus hijos, dar un paseo, mirar de otro modo más positivo la labor de realizar tareas domésticas, bailar, utilizar escaleras, ir en bici al trabajo, coger menos el coche, etc.

El deporte es una herramienta ideal para realizar actividad física porque, bien practicado, puede ser terapéutico, divertido, inspirador, sociable, educativo, y mucho más; aunque no es la única forma de realizarla. Cualquier incremento de movimiento en nuestra rutina diaria significará una mejora para nuestra salud, sobre todo si conseguimos eso, que se convierta en una rutina positiva, que no volvamos al día siguiente a los “malos” hábitos. Ya se sabe que según los expertos bastan veintiún días, tres semanas, para adquirir un hábito. ¡A por el veintidos! ¡Muévete por tu salud!

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Enlace al original.

Imagen de cabecera: morgueFile free photo

#10DatosProActivos: 2) La actividad física ayuda a estar sano

file0001888037357Vamos esta semana con el segundo de los #DatosProActivos que nos ofrece la Organización Mundial de la Salud. Si en el primer dato, se nos hacía hincapié en lo negativo, es decir, en que no realizar ejercicio físico es uno de los grandes factores de riesgo de enfermedad. Hoy recogemos, en esta segunda estación, el dato positivo, esto es, realizar actividad física ayuda a nuestra salud.

La gran evolución del concepto deporte, sobre todo durante el pasado siglo veinte en los paises más desarrollados, fue la generalización de la práctica deportiva, ya no por una mera cuestión lúdica, sino por un segundo motivo: la mejora de nuestra salud ante el peligroso avance del sedentarismo en sociedades cada vez más tecnificadas y menos “físicas” en su rutina semanal. La ganancia del fin de semana, como espacio semanal de descaso frente a una activiad laboral más sendentaria que antaño, esa necesidad de movernos más, ha traído el boom del ejercicio físico, como actividad saludable generalizada a prácticamente toda la sociedad, cuando históricamente se reservaba a los grupos más privilegiados, que disfrutaban casi en exclusiva del “tiempo libre” para el ocio deportivo.

La OMS viene a reforzar esta utilidad saludable de la actividad física en general, no sólo lo que consideramos deporte, sino el simple movimiento físico, con este segundo dato proactivo.

#10DatosProActivos: 2) La actividad física ayuda a mantener un cuerpo sano:

Las personas físicamente activas tienen:

- menor frecuencia de: cardiopatía coronaria, hipertensión arterial, accidente vasculares cerebrales, diabetes, cáncer de colon y mama, y depresión;

- menos riesgo de caídas y fracturas vertebrales o de la cadera;

- más probabilidades de mantener un peso saludable.

Tres razones de peso, nunca mejor dicho, para confirmar lo saludable de mantenernos activados para reforzar nuestra salud, junto a otros hábitos de vida saludables que siempre recomendamos desde aquí.

Fuente: Organización Mundial de la Salud. Enlace al original.

Imagen de cabecera: morgueFile free photo

#10DatosProActivos: 1) Inactividad, cuarto factor de riesgo

salto_capucha Inaguramos esta semana un serial de entradas que recogen una valiosa información de la Organización Mundial de la Salud -OMS-, máximo organismo sobre la salud a nivel internacional. La hemos denominado #10DatosProactivos, aprovechando la moda de las etiquetas, o hashtags, de twitter, precedidas por el símbolo # (recordamos que nuestra dirección e esta red es @activate_uco), y resumiendo el concepto que utiliza la propia OMS: “10 datos sobre actividad física”.

El primero, no podría ser otro que una alerta a la población y señala la importancia de su precesencia para aminorar el riesgo de contraer enfermedades. La raza humana que durante miles de años ha sido muy activa y esta genéticamente preparada para ello, ha mutado sus hábitos por otros sedentarios e inactivos, lo que sumado a una alimentación excesiva e incorrecta, traen como consecuencia sobrepeso además de una serie de enfermedades nuevas que crecen rápidamente en la población.

#10DatosProActivos: 1) Inactividad, cuarto factor de riesgo.

La inactividad física es el cuarto factor de riesgo más importante de mortalidad mundial.

Un 6% de las muertes mundiales son atribuidas a la inactividad física. Solo la superan la hipertensión (13%) y el consumo de tabaco (9%), y la iguala la hiperglucemia (6%).Además, la inactividad física es la principal causa de aproximadamente un 21–25% de los cánceres de colon y mama, un 27% de los casos de diabetes y un 30% de los casos de cardiopatía isquémica.

Con este primer dato, tenemos claro que recomendar actividad física diaria, o al menos regular, es una cuestión de salud de la máxima importancia, por lo que activarse, además de divertido y socialmente integrador, es fundamental, junto a la modificación de otros hábitos vitales, para tener una buena salud.

 

Fuente: Organización  Mundial de la Salud. Enlace al original.

Imagen de cabecera: morgueFile free photo