Cuidado con el exceso de calor durante el ejercicio

Cartel_cuidadoconelcalor

Desde este blog promovemos la actividad física, el deporte, pero siempre de una forma saludable, es decir, que beneficie a nuestra salud, y desde luego, que no la perjudique o incluso la ponga en riesgo. Uno de esos riesgos es la exposición durante demasiado tiempo al sol, o en las horas centrales del día, las más perjudiciales, o simplemente la de practicar ejercicio a una temperatura ambien demasiado elevada. Por ello y encontrándonos en pleno verano, y con olas de calor que nos visitan con cierta frecuencia, las precauciones deben ser las mayores posibles. Y aunque durante este mes ya hemos dedicado alguna entrada al particular (la semana pasada, recomendaciones para correr con calor), no nos importa repetir, pues queremos incidir en su importancia ya que, pese a la amplia información difundida, es habitual ver ciclistas o corredores a pleno sol y con una elevada temperatura, y, desgraciadamente, cada vez con más frecuencia, saltan noticias de golpes de calor, y hasta muertes por este tema.

Es díficil poner un límite absoluto sobre la temperatura máxima para practicar deporte, como podemos leer a continuación, la Consejería de Salud la establece en 32 grados centígrados y la humedad relativa del 80%. En todo caso, la experiencia personal es no sobrepasar el límite de los 30º, pero la tolerancia al calor no es la misma para cada organismo, por lo que el sentido común y las sensaciones son las que deben marcar el límite personal, aunque el de 32º no debería sobrepasarse en ningún caso.

A continuación nos hacemos eco de las recomendaciones para la práctica de ejercicio al aire libre que el Portal de Salud de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía realiza, entre otras muy interesantes, para el Verano 2013 (cuidados frente al calor):

Durante el verano, en ocasiones realizamos actividades deportivas sin suficiente protección contra el calor, que pueden tener consecuencias para nuestra salud. Entre estos efectos se incluyen los calambres por calor, habituales en personas que hacen ejercicio intenso, prolongado, en general a altas temperaturas, que sudan profusamente, por lo que pierden agua y electrolitos; el agotamiento por calor y el golpe de calor, en este caso, llamado también activo o de ejercicio provocado por ejecución de ejercicio, en ambiente caluroso y húmedo, con escasa hidratación y ropa excesiva que impide la transpiración.

Pros y contras de la actividad físca al aire libre en verano

El ejercicio físico es una actividad ampliamente reconocida como sana, ecológica y económica. Tiene efectos beneficiosos no solamente para las personas que la realizan sino para la sociedad en general. Durante la época estival es común aumentar la práctica de actividades deportivas al aire libre.

Antes de comenzar el ejercicio es aconsejable conocer los datos sobre la temperatura, la humedad ambiente y la concentración en Ozono. Con una temperatura de 32 grados y una humedad relativa del 80 por ciento, el cuerpo no evapora agua a través del sudor, y por lo tanto, no hay pérdida de calor. En estas condiciones se debe evitar la práctica de todo ejercicio físico.

El viento incrementa el flujo de aire sobre la piel, facilitando la pérdida de calor. También hay que tener en cuenta que las radiaciones solares, que se reflejan de forma directa e indirecta en el agua o en la arena, incrementan la temperatura del cuerpo.

Al hacer ejercicio al aire libre recuerda:

  1. Evita las horas centrales del día: hace más calor
  2. Viste con ropa ligera, de colores claros, que sea cómoda y transpirable.
  3. Protege tu cabeza con una gorra o casco que permita el paso del aire
  4. Cuida la piel expuesta al sol: protégete con cremas solares.
  5. Evita comidas copiosas antes de la salida.

 

Imagen de cabecera. Cartel informativo  campaña “Cuidado con el Calor” 2012, realizado por saludcantabria.org.