Conocida como Miss Dynamita en la Industria de Hollywood, Ana Menéndez es una productora internacional galardonada de raíces cordobesas. Su portfolio incluye videoclips con más de 200 Millones de vistas en YouTube, su trabajo se ha distribuido en cines, cadenas de televisión de todo el mundo, y sus películas han sido vistas, nominadas o galardonadas en más de 100 festivales alrededor del globo terráqueo. En su última visita a Córdoba, tuvimos el placer de entrevistar a Ana y charlar con ella sobre la clave del éxito en Hollywood, los grandes hitos de su carrera y su conexión con la ciudad de Córdoba:

¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo del entretenimiento?

Como mi pseudónimo indica, soy “Dynamita” pura. Soy productora de cine y televisión, o, por lo menos, eso es lo que dice mi título de máster, pero yo lo que de verdad soy es artista. Desde que tengo memoria, lo que más me ha gustado siempre es la creatividad y las artes escénicas. Y aunque a este punto de mi carrera la mayoría de mis créditos son de producción, tengo guiones, poesías e incluso algún libro escritos. A parte de escribir me encanta bailar, cantar y actuar encima de un escenario, llevo haciéndolo desde que tenía 5 años.

Nunca me habría imaginado que mi carrera iba a ser de esta manera. Comencé en Madrid, donde fui a trabajar después de estudiar Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra. Trabajé en televisión, hice un máster de doblaje, y de allí me fui a Londres, donde duré poco porque hacía mucho frío y nada de sol… Y yo no puedo vivir sin sol, siendo de Córdoba, imagínate. De allí, me mudé a la soleada ciudad de Los Ángeles y comenzó mi verdadera aventura.

¿Cómo ha sido tu trayectoria en Hollywood?

Llegué a Estados Unidos hace 11 años y medio, cuando me fui a estudiar un máster en Producción en la New York Film Academy. A la hora de graduarme, ya había participado en 30 proyectos de distintos formatos. Este máster fue una plataforma de impulso que me inspiró a trabajar lo máximo posible, en el mayor número de proyectos posibles, para ascender profesionalmente lo más rápido posible; pues la experiencia que tenía en Europa de poco me servía aquí.

De esta forma, además de crear y desarrollar mi propia productora, trabajé en Sony durante un año, programando contenidos para diferentes cadenas a nivel internacional. Fue una experiencia maravillosa y estoy muy agradecida por haber disfrutado de ella, pero también me hizo darme cuenta de que el mundo burocrático de los grandes estudios no era para mí. No soy una persona que necesariamente siga las reglas, y eso de tener a 10 jefes por encima de mí, sin capacidad para tomar decisiones creativas, no es algo que me mereciera la pena.

También trabajé en la New York Film Academy, donde hice mi máster, lo que me permitió viajar por todo el mundo dando conferencias a estudiantes, inspirándoles a seguir sus sueños, otorgando becas e impulsando el talento.

A día de hoy tengo 35 años y he trabajado en 200 proyectos, en los que por supuesto ha habido retos y éxitos. Y a este punto, he aprendido que lo más importante en la vida es aprender. Aunque triunfes o fracases, la pregunta correcta es: Qué he aprendido? Eso es lo maravilloso de esta industria y por eso se trata de una aventura. Una aventura increíble.

¿Cuál es tu conexión con la ciudad de Córdoba y su universidad?

En la ciudad de Córdoba es donde siempre tendré mis raíces. Aún así, mis padres me criaron para ser una hija del mundo, una ciudadana del mundo. Yo creo en el concepto de “Aldea Global”. Me encanta viajar, conocer culturas y tengo la suerte de tener amigos en todos lados: en Bombay, en Sudáfrica, Nigeria, Arabia Saudí, Méjico, toda América del Sur, Europa, Rusia… Vivir así te abre la mente y te das cuenta de que el mundo es un pañuelo y que las únicas fronteras que hay son las que creamos nosotros.

No obstante, a pesar de mi lado global, mi corazón siempre ha estado en Córdoba, y siempre lo estará. Yo nací aquí, en la Cruz Roja, y crecí en Lucena. De los 13 a los 17 años estudié en el colegio El Encinar, bailo flamenco desde muy pequeña y hasta conservo el acento, es algo que me sale de dentro a pesar de todo el tiempo que llevo siendo bilingüe.

¿Cuáles son los grandes hitos o decisiones clave en tu carrera?

A lo largo de mi carrera me he enfrentado a muchísimos retos y he vivido muchísimas alegrías. Hay cosas de las que estoy orgullosa, aunque también hay fracasos. Aprendes a vivir con los dos, es un proceso interno.

Yo soy una aventurera, y veo mi carrera como una película de Indiana Jones. Habrá momentos de respiro en los que puedas sentarte en el poblado indígena y te darán de comer, descansarás, harás amigos y aliados que van a estar ahí; pero también habrá momentos donde tengas a alguien delante que quiera sacarte el corazón. Pero hay que saber que, en todas estas situaciones, vas a sobrevivir.

Hay veces en las que, aunque hagas todo lo posible para que un proyecto salga adelante y le dediques todo tu tiempo y tu esfuerzo, por un motivo o por otro, las cosas no salen como planeabas. Y está bien. Hay que centrarse en lo positivo que esa experiencia te ha traído, la gente fantástica que has conocido y lo que has aprendido. Y entonces levantarse y volverlo a intentar. La gente que triunfa en esta industria, y en esta ciudad de Los Angeles, es la gente que nunca se da por vencida.

La ecuación matemática del éxito sería: preparación + intuición + humildad + trabajo en equipo.

¿Podrías avanzarnos alguna pincelada sobre tus próximos proyectos?

Acabo de terminar de producir una campaña de publicidad para Coca-Cola para el mercado Asiático. Estará emitiéndose en ese continente todo este otoño. Estoy muy contenta con el equipo tan internacional que tuvimos, lo fantástico que fue el rodaje y el resultado del producto final.

Ahora mismo estoy en postproducción de una película Back to Lyla, producida en asociación con mis socios argentinos Foster Productions. Estamos ahora terminando la edición, este otoño pasaremos por el resto del proceso de color, efectos visuales, diseño de sonido, etc.

Este otoño estoy también produciendo y dirigiendo una campaña promocional para el Gobierno de Méjico. Les presenté un pitch y les ha encantado. De hecho viajo a la capital mejicana la semana que viene. Estoy muy ilusionada con este proyecto. Y muy ilusionada con trabajar con mis queridos mejicanos, a los que adoro. Además en este momento estoy preparando un proyecto en honor a mi padre. Es un proyecto muy especial que produciré y dirigiré en el 2020 en Los Angeles y que celebra la diversidad, igualdad y paz.

¿Qué significa para ti ser miembro de Foro Único?

Ser miembro de Foro Único es un verdadero honor del cual estoy muy agradecida. Es la posibilidad de inspirar a los jóvenes cordobeses a seguir sus sueños. Es la plataforma perfecta para apoyarles y demostrarles, a través de nuestra experiencia, que pueden llegar tan lejos como deseen; siempre y cuando estén listos para luchar por sus sueños.

Desde tu condición de miembro del Foro Único, ¿cómo crees que puedes ayudar a los estudiantes de la UCO?

Puedo ayudarles a creer en ellos mismos. Cada uno de nosotros venimos a este mundo con algo especial, algo único que nos separa del resto. El mayor reto que tenemos como estudiantes, y sobre todo a esa edad, es encontrar qué es eso único que nos caracteriza.

Muchas veces nos sentimos perdidos, confusos, sin brújula. Necesitamos un tutor, un mentor, alguien que nos enseñe cuáles son los caminos que tenemos delante y así poder elegir.

¿Qué consejos le darías a un estudiante de tu campo de conocimiento?

El éxito de tu carrera va a depender del balance de tu autenticidad y tu humildad. Por un lado, tu autenticidad: lo bien que te conozcas a ti mismo y lo dispuesto que estés a pelar capas, y capas, y capas internas con el fin de encontrar tu esencia, qué es eso único que puedes ofrecer al mundo. Y por otro lado tu humildad: no importa lo alto que hayas llegado en tu carrera, seguirá habiendo retos, fracasos. Y es que el éxito no es una meta a la que hay que llegar, el éxito es el camino. Un camino en el que vas descubriendo tu propia voz, vas aprendiendo, evolucionando y pasando por un cambio constante.

Es fundamental encontrar el balance, porque si te centras demasiado en conocerte a ti mismo y en tu autenticidad, tu ego se desarrollará demasiado, y eso conlleva decepciones muy grandes, ya que nuestra industria es una industria de trabajo en equipo. La historia y el equipo es lo más importante en cualquier proyecto. Si cuidas ambos, tu proyecto tendrá magia.

0
0
0
s2sdefault