Tags

Artículos relacionados

Compartir

Isabel Pérez Cuenca ahonda en la relación entre Góngora y Quevedo

La doctora en Filología Hispánica, profesora de literatura de la Universidad San Pablo-CEU y experta en el Siglo de Oro Isabel Pérez Cuenca ha ofrecido la conferencia ‘Quevedo, Góngora y los poetas cultos’, en la que ha expuesto conocimientos sobre las nuevas líneas de investigación en torno a la relación, ya legendaria, que mantuvieron estos dos autores.

Pérez Cuenca ha hecho un recorrido de los posicionamientos de la crítica literaria a lo largo de la historia. De hecho, ha explicado que ‘la relación personal y literaria de Góngora y Quevedo ha sido objeto de estudio desde el siglo XVIII hasta nuestros días y fue, ya entonces, cuando eruditos ilustrados, como Mayans, Luzán o Velázquez, desterraron a Góngora del ‘Parnaso español’ acusándolo de ser el responsable de la corrupción de las letras castellanas, mientras alabaron a Quevedo por enfrentarse al poeta cordobés para defenderlas’. ‘Fue en este periodo ilustrado’, ha añadido la especialista en el Siglo de Oro, ‘cuando surgió la división entre de la poesía áurea en dos corrientes opuestas e irreconciliables: el culteranismo, cuyo máximo representante era Góngora, y conceptismo, representado por Quevedo, una división que se siguió consolidando en el siglo XIX con la intervención de críticos como Marcelino Menéndez Pelayo’.

La invitada de Cátedra Góngora ha revelado que ‘fue a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando, por un lado, se empezó a negar la existencia de dos escuelas enfrentadas, al considerar el conceptismo como base del culteranismo y, por otro lado, también se inició la discusión sobre la autoría de un nutrido conjunto de poemas antigongorinos, atribuidos a Quevedo y sobre los que se sustenta la enemistad de ambos autores’. En este sentido, la profesora Isabel Pérez Cuenca ha manfiestado cómo ‘desde las últimas décadas del pasado siglo, se intenta avanzar en el estudio de Quevedo ofreciendo otros puntos de vista de su relación con Góngora y de las invectivas contra los poetas cultos’.  Pérez Cuenca ha profundizado en el horizonte de esas nuevas líneas de investigación literaria, que ‘abarcan desde el reconocimiento de la influencia de Góngora en la poesía temprana de Quevedo hasta el estudio de sus obras en torno a la poesía culterana con el objeto de configurar el cuadro de recursos recurrentes empleados en parodias y sátiras, entre otros asuntos’.

La intervención de Isabel Pérez Cuenca ha cerrado el ciclo de actividades con motivo de la exposición ‘Príncipes de las letras. Inca Garcilaso & Góngora’, que se exhibe en la Mezquita-Catedral hasta el 12 de julio. El programa, dedicado a explorar las relaciones del gran poeta cordobés con otros creadores de su tiempo, ha contado con la investigadora Amelia de Paz, que analizó la almoneda del Inca Garcilaso y de los años que el primer escritor mestizo coincidió con Góngora en Córdoba; con el profesor José Manuel Rico, que abordó las posiciones de Cervantes y Góngora ante la empresa de La Invencible, y con el escritor, y también profesor, Antonio Carreño, que dibujó el fresco de la época a través de las cartas de Lope de Vega y Góngora.