Tags

Artículos relacionados

Compartir

Marcos Ricardo Barnatán abre el ciclo “Góngora Vivo: cómo leen a Góngora los creadores de hoy”

El poeta hispano-argentino Marcos Ricardo Barnatán, considerado el décimo Novísimo ha sido el encargado de abrir el ciclo “Góngora Vivo: cómo leen a Góngora los creadores de hoy”, que ha tenido lugar en el marco de las actividades de otoño que organiza la Cátedra Góngora. El evento, celebrado en la Casa Góngora, ha permitido abordar el soneto de Góngora que comienza con el verso “En el cristal de tu divina mano”, escrito en 1609. El invitado ha sido presentado por el director de la Cátedra Góngora, Joaquín Roses, quien ha reivindicado la literatura hispanoamericana o, más concretamente, “escrita en español”.

Barnatán ha dado lectura al poema y ha señalado que, aunque “no tiene la potencia de las ‘Soledades’”, es representativo de la poesía de Luis de Góngora. “No se trata de un texto especialmente oscuro, con un léxico críptico”, ha manifestado de la obra de quien Borges dijo que vivía en “un universo verbal”.

El escrito hispano-argentino ha reflexionado sobre la poesía de Góngora en relación a su experiencia personal, confesando que conoció al poeta cordobés a los 17 años a través de sus ‘Soledades’, que le hizo leer el profesor Enrique Pezzoni. “Entonces, solo había leído a Pablo Neruda y, casi a la vez, descubrí a Góngora y a Octavio Paz”, ha comentado. Por otra parte, se ha referido a la existencia de dos Góngoras: uno culterano, “difícil, que exige al lector”; y otro más sencillo, “más popular, el de las letrillas”. Sin embargo, no lo ha equiparado a Quevedo, a quien considera “más cruel” en esta última vertiente.

El invitado ha reconocido su querencia por “lo incomprensible” al explicar que tiene a leer a poetas en otros idiomas a pesar de desconocer el significado, como en el caso de Paul Celan, a quien gusta de abordar sus obras en alemán. Barnatán ha justificado su interés por aquello que no entiende en que estudió la cábala debido a sus orígenes. No obstante, ha indicado que “los libros no se dejan acceder siempre”, ya que “hay libros que tienen que esperar a una edad y unos conocimientos”. “A veces, el lector no está preparado para el libro y también puede pasar que el escritor haya fracasado”, ha declarado.

Joaquín Roses ha continuado la entrevista al invitado preguntándole sobre el legado de Góngora en la poesía del siglo XX, a lo que ha respondido que “el gusto por el lenguaje y sus referencias mitológicas”. En cuanto a qué autor en otra lengua podría equipararse a Góngora, ha contestado que Stéphane Mallarmé, quien quería “convertir la vida en un libro”. Respecto a la pintura, ha indicado que la pintura del modernista francés Gustave Moreau es la que le evoca la poesía de Luis de Góngora.

La Cátedra Góngora continúa sus actividades el próximo miércoles 25, a las 19.30 horas en la Casa Góngora, con Las tertulias del Dragón, en las que se abordará la letrilla “Aprended, flores, en mí”.