A muchos deportistas nos gusta realizar su actividad física acompañados de una buena banda sonora. Y no nos referimos solo a aquellas actividades dirigidas que se basan en la música, como el aerobic y sus derivados musicales, es spinning y otras, si no también a al práctica deportiva por libre, como escuchar música corriendo, paseando y últimamente hasta nadando, gracias a los reproductores sumergibles.

Los más aficionados incluso se preparan sus listas de reproducción adecuada para cada tipo de actividad: musica relajante para actividad moderada, con ritmo para ejercicio intenso, motivante para antes de competir, para aislarese, concentrarse. Siempre hemos tenido la sensación de que la música nos ayuda a practicar deporte, recientemente hemos tenido un estudio científico que confirmaría nuestras sospechas.

Oyendo musica que nos gusta se reduce la sensación de esfuerzo durante la práctica deportiva, tanto en entrenamiento como en competición. Además, cuando disfrutamos con la música aumenta la sensación de concentración. Según un estudio de la Universidad de Keele, capitaneada por la psicóloga Alexandra Lamont, y dado a conocer recientemente en la conferencia anual de la Sociedad Británica de Psicología. Los efectos positivos de escuchar música se comprobaron en corredores, jugadores de fútbol y baloncesto.

Un motivo más para acompañar nuestra actividad deportiva con buena música, uniendo dos aficiones placenteras que juntas incluso se benefician. No sólo los amantes del deporte se aficionan a la música, combiando ambas, si no que los amantes de la música que no son deportistas, pueden acercarse a la actividad deportiva, gracias a la música y las actividades de baile en las que se realiza un interesante ejercicio físico, con todos los beneficios que comporta.

Eso sí, si escuchamos música cuando salimos a correr o pasear, especialmente si lo hacemos fuera de circuito natural o de zona peatonal, recomendar una vez más prudencia y no llevar ambos auriculares a la vez, o a volumen tal que nos impida escuchar los avisos acústicos que se generen a nuestro alrededor, para evitar riesgos.

La Universidad de Córdoba cuenta con innumerables posibilidades para la práctica deportiva. Gran variedad de instalaciones deportivas, tanto en el Campus Universitario, como en el de Menéndez Pidal; así como actividades deportivas dirigidas, además de competiciones deportivas, formación y eventos. Puede encontrarse toda la información del Deporte Universitario en su web: www.uco.es/deportes

El próximo jueves a las 13 horas tenemos todos una cita en el Campus Universitario de
Rabanales. Se trata de un "paseo con dorsal" por el campus, de apenas tres kilómetros, como podéis ver en el mapa de cabecera, y por un fin solidario, la I CARRERA SOLIDARIA UNIVERSITARIA "YO CORRO POR TI",organizada por el Consejo de Estudiantes y la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Córdoba. A continuación os copiamos una detallada y simpática descripción del recorrido que
los organizadores han incluido junto a este mapa en la página oficial:

Salimos del Paraninfo¡¡ ( saludos a uno y otro lado como auténticos profesionales ;-) y nos vamos directamente hacia el Aulario Averroes en una ligera bajada que hará que
nuestros músculos se confíen ¡¡cuidado¡¡ no vale ir rodando!!
200 metros más de bajada hacia la derecha y llegamos a la Biblioteca! ¿Alguien prefiere quedarse estudiando? O seguimos hacia la cafetería!

Giramos hacia la izquierda para dar un pequeño rodeo alrededor de las pistas de tenis y padel, dejamos la residencia Lucano a la izquierda y volvemos a divisar la cafetería ¡ hay que superar la tentación! Al final de la carrera tendremos nuestra recompensa!! ¡¡Estamos en el ecuador de la carrera!!

Continuamos hacia el edificio de Sanidad Animal para bordearlo por fuera en dirección al Hospital Veterinario! A los caballos se les salen los ojos de las órbitas al admirar la velocidad de los corredores solidarios!! ¡¡ 2º Km superado!!
El calor aumenta, los músculos empiezan a notarse, los excesos de los fines de semana nos pesan, pero ¡¡YO CORRO POR TI¡¡ cada zancada, cada metro, cada respiración, cada esfuerzo estará dedicado a ayudar a nuestros compañeros ¡¡ÁNIMO¡¡
¡Nunca antes te habías dado cuenta de lo grande que es rabanales! Seguimos recorriendo el campus y nos encontramos una ligera subida bordeando el salón de actos. ¡¡Superada la subida estamos en la recta final¡¡ El público clama a los corredores en el arco de meta! Ya estamos llegando! Dejamos el Paraninfo a nuestra derecha y ¡¡¡¡ENHORABUENA¡¡¡¡ Lo hemos conseguido!! Gracias al esfuerzo de todos, los
estudiantes que lo necesiten podrán disfrutar de “paquetes solidarios” que le ayuden a superar dificultades económicas.
¡¡Ha merecido la pena!!

Desde el blog VIDA ACTIVA Y DEPORTE EN LA UCO volvemos a animar la participación de toda la comunidad universitaria, amigos y familiares, a los clubes, deportistas aficionados cordobeses, y a cualquiera que desee colaborar con una buena casusa y practicar deporte. Los muy deportistas, los deportistas a secas, y los que lo sois de espírutu. Lo importante es sumarse a la iniciativa. Y no hay que tenerle miedo a la distancia, se puede hacer trotando despacito, que es la clave para llegar lejos, y andar de vez en cuando, si fuese necesario. Aprovechemos este fantástico fin de semana para entrenar un poquito y llegar al jueves, totalmente preparados. 1, 2, 3... ACTIVADOS.

En la web oficial podéis inscribiros: http://www.yocorroporti.fundecor.es

Hoy traemos al blog un interesante artículo bajo el título CUÍDATE CON CIENCIA, COME BIEN, de la web de la Fundación Eduardo Punset. Aquí ya hemos hablado de las bondades de la dieta saludable, y que la nuestra, la mediterranea, para la que nuestro cuerpo ha sido programado, es perfecta para cuidar nuestra salud. Por esta razón se desaconseja el consumo de ciertos alimentos nada saludables, procedentes de otras dietas internacionales, que están siendo protagonistas en las enfermedades más actuales, como la obesidad, diabetes hipertensión, y otras.

Finalmente, y como siempre recomendados aquí, el artículo señala la importancia de acompañar la dieta con el resto de hábitos saludables, como descansar bien, hacer ejercicio físico o evitar el stress en la medida de lo posible. A continuación reproducimos el artículo completo, por su interés:

"Que la obesidad es una enfermedad propia de sociedades desarrolladas como la nuestra no es una novedad. Lo que quizá no tengamos tan claro es que no nos mantenemos al margen de esta tendencia. España, país cuya alimentación arquetípica sigue las pautas de la dieta mediterránea, sufre cada vez mayores niveles de obesidad entre su población. En este sentido, no estamos tan lejos de Estados Unidos en cuanto a
cultura alimentaria. La globalización de los mercados y nuestro ritmo de vida acomodado son pasto de las denominadas enfermedades de la opulencia, relacionadas con la obesidad: diabetes, hipertensión, ateroesclerosis...
Hoy tenemos a nuestro abasto alimentos procedentes de todo el mundo, pero seguimos encorsetados en un cuerpo que ha evolucionado para procesar lo que nos ofrece nuestro entorno próximo. La cada vez más olvidada dieta mediterránea es lo que mejor sienta a los humanos que habitan alrededor de este mar. Los habitantes de esta zona han evolucionado para digerir mejor los productos propios de la región mediterránea, del mismo modo que en extremo oriente, los habitantes se han adaptado al alimento que se puede encontrar en su geografía.

Así, nuestras preferencias alimentarias están escritas en nuestros genes. Esto es algo en lo que insiste José María Ordovás, experto en nutrición y genética de la Tufts University, en Boston (Estados Unidos). Según este investigador, estamos en plena explosión de la obesidad causada por los cambios sociales y comerciales que estamos viviendo y las dificultades de nuestros cuerpos a adaptarse a estas novedades alimentarias. Comer bien implica seguir una dieta equilibrada en la que predominen los carbohidratos, las frutas y las verduras, el consumo de grasas sea moderado y el de las proteínas casi testimonial. Pero comer bien también pasa por comer menos.

Sin duda el aumento generalizado de la obesidad también responde a un aumento calórico de nuestras dietas. La ciencia ha demostrado ahora que comer en exceso, más de lo que es necesario, aumenta el estrés oxidativo del organismo y esto afecta el metabolismo de las proteínas, de los lípidos y afecta incluso a nuestro cerebro. Tal y como sugieren los trabajos de Fernando Gómez-Pinilla, neurocientífico de la Universidad de California en Los Ángeles, el ejercicio favorece la producción de nuevas neuronas en el hipocampo, la región encargada del aprendizaje y la memoria, aumenta las sinapsis y favorece los mecanismos de reparación neuronal.

De todos modos, la dieta no funciona por libre. Para que lo que comamos nos siente bien y nuestro cuerpo lo procese de modo adecuado, también debemos contemplar que el resto de nuestros hábitos de vida sean beneficiosos: dormir lo suficiente, practicar deporte, procurar no padecer estrés… Cuidar nuestra salud pasa por cumplir las
necesidades con las que venimos programados. Hay que tenerlo en cuenta, ya que el ritmo de vida actual nos encarrila a apartarnos de estos hábitos innatos."

Leer el artículo en la web de la Fundación Eduardo Punset