Versión en Español English version
Universidad de Córdoba

Estudios de Enfermería

Grado en Enfermería

Descripción

Información General

Nombre de la Titulación

Graduado/a en Enfermería por la Universidad de Córdoba

Rama de conocimiento

Ciencias de la Salud

Centro responsable de la Titulación

Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad de Córdoba, (1)

Número de créditos ECTS

240

Duración en años

Cuatro

Número de cursos en fase de implantación

Cuatro

Tipo de enseñanza de que se trata

Presencial

Número de plazas de nuevo ingreso ofertadas

126, (2)

Lengua(s) utilizada(s)

Español e inglés, (3)

Número mínimo de créditos de matriculación

24

Número máximo de créditos de matriculación

78

Plan de la Titulación

2010

BOEs en los que aparece publicado

BOE número 88, de 12 de abril de 2010

Centro y lugar en la que se imparte

Facultad de Medicina y Enfermería de la Universidad de Córdoba, (1)

Normas de matrícula en los Grados de la Universidad de Córdoba

Aprobado en Consejo de Gobierno de 01/07/2011.

Normas de permanencia y tipos de matrícula para los estudios de Grado y Máster de la Universidad de Córdoba

Aprobado en Consejo de Gobierno de 04/03/2011 y Consejo Social de 14/04/2011.

Título de Grado en Enfermería

 

        1. Competencias Básicas.

        2. Competencias Universidad.

        3. Competencias Específicas o Profesionales.

 

Justificación del Título: Interés Académico, Científico y/o Profesional:

  • Antecedentes y experiencia a nivel nacional y local.

    Desde la publicación en el BOE del R.D. 2128/1977, del Ministerio de Educación y Ciencia, el 23 de julio de 1977, por el que se integraban en la Universidad, las Escuelas de ATS, se abrió un nuevo camino a los estudios de Enfermería en España lleno de motivación y expectativas.
    En 1983 y en 1988 se producen dos hechos importantes para las Escuelas Universitarias de Enfermerías: La aprobación de la LRU y el inicio de las Transferencias a las Comunidades Autónomas. El primer hecho fijó unas directrices generales de los Planes de Estudios para Enfermería, con la esperanza de llegar como todos los universitarios al 2º nivel de conocimientos dentro de la Universidad, de la que éramos parte en ese momento y de forma abrumadora surgieron demandas del 2º ciclo, por parte de facultades, escuelas, centros departamentales, asociaciones profesionales y sindicatos, que en su conjunto diseñaron y trabajaron en más de una veintena de proyectos sobre la Licenciatura de Enfermería en España. Estas demandas se llevaron al Consejo de Universidades y están recogidas en un informe técnico, en el que de 29 propuestas alternativas presentadas, 22 recogían la demanda de un segundo ciclo.
    Tras veinte años reivindicando el 2º ciclo, que permitiera a los Titulados en Enfermería llegar a la investigación en su propio campo, la Conferencia Nacional de Directores de Escuelas de Enfermería Estatales, desarrolla un proyecto al que se unen varias Escuelas de Enfermería españolas, con el apoyo de 47 universidades (94%), los colegios profesionales, el sindicato SATSE, la Asociación Española de Enfermería Docente y la Asociación de Alumnos y alumnas de Enfermería, que elabora lo que en el curso 2000/01 se inició como Título Propio de Grado Superior en Enfermería.
    Las Declaraciones de Bolonia en 1999, marcaron un hito en la historia de la universidad en Europa, se inicia el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), que modificará el concepto de universidad en España, exigiendo un esfuerzo para adaptar los estudios de Enfermería, con intenso trabajo de consensos y cohesión con Europa, que se han ido intensificando en los últimos años.
    Fruto de todos estos trabajos son:

        • El Libro Blanco de la Titulación de Enfermería , aprobado en junio de 2006. (ANECA)

        • El diseño de los contenidos de los Planes de Estudio de los futuros enfermeros, recogidos en el Proyecto Tunning.

        • La elaboración de las competencias específicas de la titulación, emitidas en informe del Ministerio de Sanidad.

    Este esfuerzo en apoyo de un Título de Grado, que reúna las aspiraciones formativas del EEES, ha calado en todos los estamentos de Enfermería, para impulsar ante el Ministerio de Educación, el Título de Grado en Enfermería, de 4 años de duración y 240 créditos (ECTS).
    Los estudios de Enfermería dentro de la Universidad de Córdoba se inician en el año 1978 según directrices del Ministerio recogidas en la OM. de 31 de Octubre de 1977; un plan que seguirá vigente hasta que, en el año 1996, se modifique para seguir las directrices marcadas por Real Decreto 1466/1990, de 26 de Octubre y la Resolución de 30 de octubre de 1996 de la Universidad de Córdoba. Una Resolución posterior, de 5 de Noviembre de 2001, de la Universidad de Córdoba cambiará nuevamente el plan vigente. Desde su creación más de 30 promociones han egresado de nuestro centro.

 

  • Interés Académico, Científico y/o Profesional.

    La Enfermería, al igual que el resto de titulaciones de Ciencias de la Salud, está relacionada con disciplinas afines de Ciencias de la Salud, Humanidades y Ciencias Sociales. Siendo el objeto de estudio el cuidado integral del ser humano, el cuidado de enfermería desarrolla conocimientos específicos a través de la investigación básica y aplicada, y se apoya en las tecnologías de la información y comunicación, la legislación, la ética del cuidado, la bioética, la economía de la salud, la epidemiología, y las técnicas educativas y de gestión. Por ello cabe esperar interacción con dichas disciplinas, especialmente en los estudios de Postgrado.
    Las posibilidades de aumento de la esperanza de vida, la redistribución de los recursos sanitarios y la contemplación del fenómeno salud-enfermedad, desde una perspectiva más amplia que la mera ausencia de la enfermedad, han provocado en los últimos tiempos la potenciación de determinados modelos de salud orientados al fomento de estilos de vida sanos y a promover la educación sanitaria en la ciudadanía. Contemplar entonces dicho fenómeno como si sólo existiera la opción curativa es un error. También lo sería el hecho de ocuparse de los problemas de salud como si solo existiera la opción saludable, eliminando toda posibilidad que el ser humano tiene de enfermar.

    Este nuevo escenario ha planteado a la comunidad científica enfermera, en los últimos tiempos, no solamente cuestiones prácticas y técnicas sino, también, la redefinición de persona sana. La asistencia y el cuidado durante la vida, el apoyo a morir con el mínimo sufrimiento y la mayor dignidad posible, las relaciones interpersonales, la interacción con el medio ambiente, la perspectiva transcultural, la atención humanística y la búsqueda de respuesta de las necesidades humanas son, en el día de hoy, la esencia del cuidado.
    La consideración del CUIDADO como base del conocimiento de la Ciencia Enfermera ha sido a lo largo de la historia, no solo una cuestión de índole técnica, sino social. Razón por la cual es fácil prever que la enfermería del siglo XXI necesita profesionales comprometidos con su tiempo. Compatibilizar modelos de cuidados, soportes informatizados de taxonomía, investigación y evidencia es un ejercicio que implica no pocos esfuerzos, así que resulta ineludible si se quiere construir un modelo coherente de Ciencia de los Cuidados y un perfil del profesional de Enfermería que lo aplique.
    Al hilo de lo planteado, el Título de Grado en Enfermería debe atender las actuales demandas sociales señaladas con unas enseñanzas globales que integren aspectos teóricos como la conceptualización, metodología y evaluación de los problemas de salud derivados de las Necesidades Humanas alteradas y el cuidado para gratificarlas.
    Complementando la enseñanza teórica, el alumnado añadirá a su formación la enseñanza clínica, mediante la cual aprende dentro de un equipo y en contacto directo con personas, tanto sanas como enfermas. Además, planifica, presta y evalúa los cuidados de enfermería a partir de los conocimientos y aptitudes adquiridos en el aula. Los futuros profesionales no solo aprenden a ser un miembro del equipo, sino también a ser un coordinador del mismo, que organiza los cuidados de enfermería entre los que se incluye la educación para la salud.
    Explicar la necesidad del Título de Grado en Enfermería puede parecer obvio después de lo anteriormente planteado. No obstante, y por encima de la reivindicación legítima de un título con posibilidades de conexión al doctorado en el propio campo, la formación enfermera de Grado es, tal y como han escrito algunos autores, una de las apuestas más apoyadas por los sistemas de salud de los países miembros y, también de la OMS.

    Se puede encontrar mayor información a través del siguiente enlace:


  • Necesidad y satisfacción de la demanda.

    La implantación de los estudios de Grado en Enfermería en las universidades andaluzas y, concretamente, en la Universidad de Córdoba, se justifica por la función que tiene la propia Universidad de estar en sintonía con las necesidades de la sociedad local. En este caso, la necesidad de cuidados a la ciudadanía cordobesa viene determinada por varios factores:

        • Por el aumento de la calidad de vida y grado de bienestar social que ha adquirido nuestra provincia durante las últimas dos décadas. Ambos elementos directamente relacionados, están vinculados a una creciente economía de nuestra sociedad local. De ello deriva la necesidad de aprendizaje social para una mayor promoción de la salud y entorno de vida saludable.

        • Por el incremento de la población derivada del flujo migratorio.

    Otro factor determinante de titulados y tituladas en enfermería se debe al envejecimiento de una población que, a su vez, ve incrementada la cronicidad junto con mayores niveles de dependencia y, por consiguiente, de necesidad de cuidados.
    Actualmente, la titulación de Diplomado en Enfermería es una de las más demandadas, tanto a nivel internacional, nacional como local. En los últimos 5 años, el número de preinscripciones asciende a una media de 1.118 solicitudes, teniendo una alta nota de corte para ingresar en los estudios de la Diplomatura de Enfermería.
    La cobertura es mucho menor en lo que respecta a la provincia de Córdoba, que cubre en torno al 0,78% de las plazas solicitadas. Según datos del Distrito Único Andaluz, en el año 2008 hubo: 1.221 solicitudes provenientes de Bachillerato- Selectividad, 418 de Ciclos Formativos de Formación Profesional, 93 de Titulados Universitarios, 5 de extranjeros y 50 de mayores de 25 años; en total hubo 1.742 solicitudes, de las cuales sólo se han cubierto 136 plazas. Lo que supone la segunda carrera más demandada en la Comunidad Autónoma Andaluza.

    Es de especial interés revisar los Informes de la situación laboral de los/as egresados/as de la Universidad de Córdoba , elaborados por Fundecor (Fundación Universitaria para el Desarrollo de la Provincia de Córdoba) .

        • Según los datos reflejados en el Informe correspondiente al Curso Académico 2009-2010

          La tasa de inserción de los egresados en la Titulación Diplomado en Enfermería es del 59.42%, situándose entre las tasas más altas de los egresados/as cordobeses. Como nota importante se observa una disminución de esta respecto del curso anterior, donde se situaba en torno al 68.350%.

        • Las posibilidades de satisfacción de la demanda son elevadas y, mayor aún si tenemos en cuenta la oferta de trabajo proveniente del extranjero, principalmente Francia, Gran Bretaña y recientemente, comienzan a recibirse ofertas provenientes de Alemania. La alta cualificación y nivel de competencias adquiridas comparables con los bachelors de otros países del entorno justifican esta fuerte oferta laboral.

    Una de las fuentes documentales que se utiliza para valorar la titulación es el análisis de los resultados de la evaluación institucional. Mediante la evaluación de las Titulación se persigue la mejora de la enseñanza y de la gestión en los estudios.

    El proceso consta de las siguientes etapas:

        1. El Comité Interno de Evaluación realiza la Autoevaluación (autoinforme) y emite un Informe.
        2. El Grupo de Expertos Externos, por su parte, realiza su evaluación.
        3. Como conclusión del proceso de evaluación se elabora un Informe Final de la Titulación (realizado por el Comité Interno de Evaluación), el cual se basa en el análisis de los dos informes anteriores.

    El capítulo más importante de este documento es la definición de los puntos fuertes, débiles y acciones de mejora de la titulación, en los cuales se ha de basar el Plan de Mejora. Dicho Plan incluye dos apartados referidos al desarrollo y resultados de la enseñanza, incluyendo las fortalezas y debilidades que se detecten en este ámbito, y estableciendo las acciones oportunas para su mejora. Existe un seguimiento periódico del nivel de ejecución de las acciones previstas en el Plan de Mejora.


 

Referentes externos:

  • Referentes internacionales que avalan la formación universitaria en Enfermería con planes de estudios equivalentes al “Grado”.

    Reino Unido, Holanda, países nórdicos, Portugal y algunos de los de más reciente integración en la Unión Europea como es la República Checa, ofrecen formación universitaria de licenciatura y programas de master que se están reajustando al marco del Espacio Europeo de Educación Superior. La situación anglosajona ha sido más generosa en la oferta de estudios de postgrado al existir la posibilidad de acceso y continuidad a programas de doctorado específicos en enfermería. Preciosamente, la flexibilidad de los itinerarios curriculares es una de las características de la formación superior en la mayoría de los países mencionados.

    En esta línea, la Asociación de Enfermería Americana (ANA) considera que el mínimo de formación para la enfermería profesional es la formación universitaria de cuatro años, al declarar ante la OMS que el rol profesional de Enfermería es mucho más amplio que los aspectos técnicos de la profesión. Esta afirmación ha sido respaldada con estudios comparados entre distintos países donde están implantadas las rutas formativas de grado técnico, la de grado profesional básico, y los licenciados en Enfermería que habían obtenido el Bachelor. Entre los primeros y estos últimos existen notables diferencias en la calidad del desempeño del rol profesional. En el caso donde hay acceso de formación universitaria superior, los profesionales estaban dotados de una mayor calidad no solo en la resolución de problemas asistenciales, sino a la hora de demostrar un razonamiento crítico que les otorgaba la amplia formación en contenidos humanísticos y metodológicos adquiridos. JHONSON, JH. Differences in the performance of baccalaureate, associate degree in diploma of nurses: a meta-analysis. Research in Nursing & Health, nº 11, 1988, pp. 138-197.

    Al hilo de lo planteado, el Comité Internacional de Enfermería (CIE), hace referencia a las competencias del profesional  de Enfermería generalista en varios trabajos publicados, entre los cuales cabe destacar las investigaciones realizadas por L. Aiken, que demuestran cómo disminuyen la incidencia de complicaciones sanitarias y los índices de morbi-mortalidad en los paciente hospitalizados, cuando éstos son cuidados por titulados de Enfermería con alto nivel de formación. AIKEN, A., referenciada en el Libro Blanco de la Titulación de Enfermería, ANECA, 2004, p. 14.

    Avalan la adecuación de esta propuesta:

        • Planes de estudios de las universidades europeas citadas.

        • Los “Subject Benchmark Statements” de la Agencia de calidad universitaria británica (QAA-Quality Assurance Agency for Higher Education) y las propuestas de las asociaciones pertenecientes a la asociación americana Council for Higher Education Accreditation (CHEA). Asimismo, pueden tenerse en cuenta otros indicadores como los proporcionados por redes temáticas europeas o proyectos específicos.

     

© Facultad de Enfermería