Un estudio internacional describe por primera vez un patrón global sobre biodiversidad en zonas semiáridas