La tecnología ayudará a la agricultura a usar hasta un 30% menos de recursos