ESP ENG
Mapa del Sitio
Universidad de Córdoba

Facultad de Filosofía y Letras

Grado de Cine y Cultura

Descripción

Información general

Nombre de la Titulación Graduado/a en Cine y Cultura
Número de créditos ECTS 240
Duración en años Cuatro
Tipo de enseñanza de que se trata Enseñanza presencial
Número de plazas de nuevo ingreso ofertadas 50
Número mínimo de créditos de matriculación 24
Centro y lugar en el que se imparte Facultad de Filosofía y Letras (Plaza Cardenal Salazar, 3  14003 Córdoba)
Fecha de publicación del título en el BOE -
Curso académico de implantación del título 2017/2018
Número de cursos en fase de implantación
Rama de conocimiento Arte y Humanidades
Lenguas utilizadas en la impartición del título Español
Normas de permanencia Ver Información
Reglamento de Régimen Académico Ver Información
Tríptico informativo Descargar Documento PDF

Justificación

El Cine es un elemento relevante de ese complejo universo que llamamos Cultura, específicamente de la Cultura mundial de los siglos XX y XXI. Si asumimos que la Cinematografía es expresión artística, registro histórico y sociológico, medio de entretenimiento y fuente generadora de recursos económicos, entenderemos la importancia del tema y su indiscutible transcendencia en el ámbito de la formación superior o la investigación. Considerando la novedad y la importancia del objeto de estudio, así como el grado de originalidad de la nueva titulación en el escenario de la formación universitaria, ha de plantearse, al menos como punto de partida, algunas reflexiones relacionadas con la justificación y objetivos del nuevo Título de Graduado/a en Cine y Cultura por la Universidad de Córdoba.

La importancia cuantitativa se confirma en las estadísticas publicadas por el Ministerio de Cultura: el sector cultural representa en la economía española el 2,5 % del empleo y el 3 % del total del gasto. A estos valores hay que añadir la dimensión turística de la cultura: en el año 2014 se produjeron en España más de 7 millones de entradas, cuyo motivo principal era el consumo cultural, lo que representa un 12 % sobre el total de entradas y un gasto total de 5 millones de euros. En el año actual se siguen batiendo records de visita de turistas extranjeros a nuestro país. Esta necesidad adquiere un particular relieve en una provincia y ciudad como Córdoba, que cuenta con un turismo exterior muy activo y numeroso y que, tanto desde el punto de vista internacional como nacional, es un destino cultural preeminente, por lo que presenta cada vez mayor necesidad de especialistas que sepan gestionar los bienes culturales.

Desde el año 2007 la Agenda Europea de la Cultura reconoce que "las industrias culturales y el sector creativo están contribuyendo sustancialmente al PIB, al crecimiento y al empleo europeos". A modo de ejemplo, un estudio llevado a cabo para la Comisión calculó que más de cuatro millones de personas trabajaron en 2014 para el sector cultural, lo que equivale al 3% de la población empleada total en la UE. El sector cultural contribuyó en aproximadamente un 2,6 % al PIB de la UE en 2013, con un crecimiento considerablemente más elevado que el de la economía en general entre 2010 y 2013. Tanto a nivel organizativo como desde la perspectiva de la gestión, los productos culturales requieren de especialistas que conozcan las complejas dimensiones de sus múltiples modalidades, entre ellas el Cine y su relación con la Cultura.

La creatividad cultural andaluza y su necesaria gestión es una oportunidad de desarrollo crucial que requiere la intervención de profesionales cualificados en todos los tramos de la formación universitaria. Según la Cuenta Satélite de la Cultura en Andalucía, con datos de 2005, el empleo cultural ascendió a 113.729 puestos de trabajo, lo que supuso el 3,7% del total de empleo en nuestra comunidad autónoma. El sector de la cultura en Andalucía estaba constituido por 45.496 empresas, que representaban el 9% del total. En términos de valor añadido bruto, el  sector  cultural  aporta  el  3,3%  del  total generado por la economía andaluza, siendo muy similar la representación del sector cultural en términos de producción (3,3%) y de empleo (3,7%). Igualmente, las actividades de ámbito cultural llevadas a cabo por las administraciones públicas representan el 7% del total de VAB generado por el sector de la cultura y un porcentaje similar en términos de empleo.

En este sentido, en virtud de la relación consustancial entre Cine y Cultura, el nuevo Grado plantea como principio esencial la concepción del Cine como principal objeto de estudio, pero también como un medio para atender aproximarnos a otras disciplinas, como veremos, a la luz de los objetivos que seguidamente expresamos. Y es que, a lo largo del S. XX, el Cine se ha legitimado definitivamente como uno de los lenguajes artísticos más influyentes de nuestra era, de ahí la necesidad de atender a su evolución. Es decir, el Cine, como protagonista principal de su propia narrativa, técnica y estilística, finalidad fundamental de este Grado, habrá de considerarse como objeto principal de estudio, investigación y descripción diacrónica y sincrónica, tanto en el contexto nacional como internacional. Dicho de otro modo, es imprescindible iniciar este camino desde el principio fundamental que considera al Cine como una evidente y sobresaliente expresión humana cultural, aunando en sí mismo unas herramientas técnicas (continente) y unas expresiones humanas (contenido) de creciente importancia en el contexto socioeconómico global. Se trata principalmente, de abordar con rigor el Cine como objeto de conocimiento que requiere una cientificidad que debe venir dada por unos objetivos que alienten y guíen la investigación de ese objeto de estudio, unos métodos para llevarla a cabo y unas fuentes que suministren los datos oportunos. Para ello hemos de considerar diferentes variantes, adecuadas todas  al estudio de esta disciplina, que reúnen al mismo tiempo las cualidades de: obra de arte, producto económico, declaración social y manifestación de tecnología punta. Y es que el cine, de un modo cada vez más acusado, ha dejado de suponer una elección de filmes individuales –los portadores de unos valores estéticos- para convertirse en una serie de complejos sistemas interactivos de comunicación, negocios, interacción social, posibilidades artística/s y tecnología.

Pero, como ya hemos dicho, al mismo tiempo, el Cine es también predicado o instrumento de otras disciplinas y materias, ya que la adecuada articulación técnica y narrativa del arte cinematográfico, en sus muy diversos géneros, le confiere una extraordinaria relevancia como fuente documental e instrumento didáctico de comunicación y difusión de las ideas y el conocimiento. El uso del Cine se aprovecha de la popularidad de un medio que puede generar motivación y llamar a la reflexión sobre temas que afectan la vida diaria, constituyendo una "puerta de entrada" a todas las artes y manifestaciones culturales ya que, por ser un arte popular, nos introduce en todas las demás. Además, enseñar a través del Cine como medio de comunicación demuestra la existencia de puntos de vista variados y la importancia de valorar las pruebas. Podemos afirmar, por tanto, que usando el Cine como herramienta pedagógica en su justa medida, damos vida al análisis crítico de las diferentes voces de la sociedad, aparte de animar a los alumnos a añadir sus propias voces al coro ideológico y de pensamiento.

Por eso, un Grado de las características anteriormente apuntadas debe antes de nada, poner en contacto al estudiante con lo que es propiamente el proceso de creación cinematográfica, desde la escritura del guión y su posterior puesta en imágenes, hasta los procesos de producción, dirección y posproducción cinematográficas. Es así como se justifica la presencia de materias relacionadas con la Técnica y producción cinematográfica, en el quese trata de familiarizar al alumno con unos procesos creativos que requieren del conocimiento de varias disciplinas, unas artísticas y otras técnicas, para iniciarlo en la elaboración de una obra audiovisual y para que sea capaz de discernir –y operar convenientemente- en torno a las obras que la historia del audiovisual pone a su disposición. Se trata, por tanto, de proporcionar al estudiante una formación de carácter especializado que le capacite para acometer las tareas necesarias para que la creación cinematográfica llegue a buen puerto, desde la preproducción hasta la posproducción, haciendo especial énfasis en el conocimiento de los públicos que consumen cine y en la forma de hacer viable económicamente un proyecto cinematográfico que hoy no se limita solo a la explotación en las salas comerciales.

Tampoco pueden faltar en un Grado de Cine y Cultura materias de perfil fundamentalmente teórico, como la Historia y Teoría del cine y la Crítica e interpretación del cine, que aborden el cine como texto artístico. Además de iniciar y ofrecer al estudiante nuevas perspectivas en el campo del análisis fílmico, estas materias facilitarán y potenciarán una mejor comprensión del resto de los contenidos. Se procura suscitar el interés del alumno por el cine como objeto de estudio histórico-artístico, dando así de lado a la consideración del mismo como mero entretenimiento ocioso. Se trata de adiestrar al estudiante en la percepción de la obra fílmica, en el tipo de lenguaje que ésta moviliza; de enseñarlo, en suma, a ver, y de ejercitarlo en el comentario escrito y en el análisis textual del filme. Los estudios que plantean una relación entre medios con lenguajes diferentes son cada vez más relevantes. Se han roto así compartimentos estancos que permiten entender el cine como un medio artístico que dialoga con otras artes. Este modo de afrontar el cine ha abierto nuevas vías al análisis, así como a la construcción teórica de los filmes, en sintonía con lo que los grandes cineastas vienen realizando desde los mismos orígenes del cinematógrafo. Y es que la imagen en movimiento está estrechamente relacionada con la imagen fija, sea la fotografía, arquitectura, escultura o pintura.

Tampoco podía faltar en estas materias el estudio del cine español, no solo por contar éste en la actualidad con cineastas de gran proyección internacional, como Pedro Almodóvar, sino por el interés que el mismo viene suscitando en los historiadores cinematográficos –el antes citado Master en Estudios de Cine Español ofertado por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, es una buena prueba de ello-, volcados desde hace unos años en una rehabilitación sensata del cine español desde bases historiográficamente bien fundamentadas. Es importante que los estudiantes conozcan el estado actual de esas investigaciones entre las que destaca la nueva ordenación de las películas más representativas del cine español a partir de las que se han dado en llamar "cuatro vetas creativas del cine del español".

Es importante contar con la crítica cinematográfica, materia frecuentemente olvidada, cuando no marginada, por los estudios universitarios. Básicamente interesada solo por aquellos estudios sobre el cine que luzcan unas etiquetas metodológicas como divisa de su supuesto rigor, la universidad tiende a excluir de sus planes de estudio la crítica cinematográfica. Pero creemos que también en el ámbito universitario el cine debe ser visto de manera multiforme, como un espacio de intercambio constante entre diferentes corrientes de reflexión. Pensamos por ello que la crítica puede ejercerse desde la universidad y dejar de ser considerada de una vez por todas como la pariente pobre del análisis y de la historiografía. Y esto porque, además de posibilitar la introducción de ese espíritu crítico que, según Derrida, la universidad debe ejercer frente al conformismo imperante en los tiempos actuales, la crítica permite a los estudios del presente del cine, edificados sobre el pensamiento del pasado y la intervención pausada basada en el análisis fílmico, complementarse con la reflexión impresionista basada en la intuición. Y es que, como se encarga de demostrar número a número la revista especializada, Cahiers du Cinema. España, la crítica más provechosa y fecunda no surge de mundos cerrados que buscan la esterilidad de la excelencia, sino del activismo que encierra la divulgación del conocimiento. Además de estos presupuestos, que habrán de verse coronados por una iniciación del estudiante en este tipo de trabajos, la materia se completa con un estudio de las tendencias cinematográficas en el ecosistema digital, así como de las posibilidades que ofrecen estos nuevos medios en el campo profesional.

En un Grado dedicado al cine y la cultura no puede faltar un apartado dedicado a la Gestión cinematográfica,  y a las instituciones y empresas cinematográficas como espacios nucleares, mucho más teniendo en cuenta que Córdoba cuenta con la sede central de la Filmoteca de Andalucía. En este sentido, el estudiante va a tener la oportunidad de conocer de primera mano cómo funciona una de estas instituciones, la Filmoteca de Andalucía con sede en Córdoba, lugar cuya actividad se articula en torno al eje fundamental de la investigación, recopilación y difusión del patrimonio cinematográfico andaluz. Estas instituciones y empresas se ocupan también de gestionar proyectos cinematográficos que hacen de ellas espacios culturales de encuentro y participación para la sociedad. La comprensión de estos aspectos pasa por un conocimiento acerca de los circuitos de distribución, la multiplicidad de soportes tecnológicos y la legislación y normativa del patrimonio audiovisual. Es importante también, que el alumno/a conozca cómo pueden coordinarse los programas educativos externos de formación reglada con las actividades y los objetivos propios de estas instituciones de cara, sobre todo, a la creación de nuevos públicos.

Como hemos mencionado con anterioridad, un aspecto fundamental de las instituciones y empresas cinematográficas es la gestión. Por eso se tratará en este Grado el análisis de los distintos modelos de gestión cultural que corresponden a un centro de estas características. La primera cuestión a considerar en este apartado es cómo se incardina el funcionamiento de una institución o empresa en el marco de un contexto mucho más amplio como es el encargado de la planificación de la política cultural de un territorio. El segundo eje de conocimiento que se tratará, en este apartado del Grado de cine y cultura referido a la gestión cinematográfica, pasa por realizar un primer acercamiento a la idea de por qué y para qué proteger el patrimonio audiovisual de todas las posibles agresiones naturales o humanas, propiciando la información y concienciación al público del valor del patrimonio y su fragilidad. En este sentido, se abordará cómo llevar a cabo la búsqueda, el diagnóstico y seguimiento de los procesos del estado físico de los soportes, el paso de los materiales inflamables a un soporte de seguridad y la puesta a disposición de los interesados de copias para conservación y para exhibición. Además de los materiales fílmicos, se informará al estudiante de la existencia de otros materiales no fílmicos que son parte del acervo patrimonial de dichas instituciones y empresas, como los archivos gráficos.

Por último, es importante contar con materias que interrelacionen Cine y sociedad, de forma que el Grado se convierta en un lugar de encuentro para el intercambio y la discusión entre voces de los diversos sectores implicados, lo que proporciona una visión panorámica y ajustada a la realidad del medio. Durante sus primeros cien años de vida, el cine ha sido objeto de numerosos estudios que lo han contemplado como un fenómeno socio-cultural sin precedentes. La investigación realizada desde las ciencias sociales ha otorgado una atención, desproporcionada, a los efectos más inmediatos —tanto sociales como psicológicos— en detrimento de otras consideraciones estéticas o culturales en las que en este módulo quiere. Y es que el cine, empleado como fuente de información, permite adentrarse en el estudio de la sociedad, conocer culturas diferentes a la propia (interculturalidad), formar visiones en torno a acontecimientos pasados, presentes y futuros (nos permite juzgar, ponernos en el papel de los personajes históricos más relevantes y preguntarnos el por qué de sus actos y del devenir del mundo), entrar en contacto con valores, ideas, pensamientos, actitudes y normas.

Por todo lo anteriormente expuesto, no cabe duda de que un Grado de Cine y Cultura debe ofertar una enseñanza que, partiendo de una consistente base teórica, se conjugue con una adecuada aplicación y actualización práctica. Por ello, creemos que este Grado supone para el estudiante, además de una actualización de los conocimientos y destrezas, una extraordinaria oportunidad de aprendizaje en el campo de la cinematografía, aprendizaje que, si lo desea, podrá completar con una mayor especialización con el Master de Cinematografía que se oferta en la Universidad de Córdoba.

La experiencia de estos años de impartición de los títulos universitarios en el ámbito de las Humanidades nos ha permitido consolidar una Facultad de Filosofía y Letras que se encuentra en disposición de poder atender a la mayoría de las necesidades docentes que planteará la titulación que aquí se propone, tanto desde el punto de vista de la enseñanza presencial tradicional como de las nuevas tecnologías docentes inherentes a la oferta de enseñanza a distancia o no presencial. El Grado debe proporcionar al alumno una amplia formación que le permita adaptarse de manera flexible a situaciones profesionales muy diversas. En este sentido, los estudios llevados a cabo sobre la inserción laboral de los egresados ponen de manifiesto que un número muy significativo de estos encuentra trabajo en áreas directamente relacionadas con la Cultura, ya sea como técnico superior de cultura, técnico medio en servicios culturales, técnico auxiliar de servicios culturales o gestor en fundaciones. La nueva titulación también permitirá a los egresados el acceso a la función pública en sus distintas modalidades administrativas (estatal, autonómica y local); así como en el ámbito de las competencias y necesidades que de esta función pública se deriven en relación con la gestión cultural cinematográfica, docente y técnica.

Los títulos de Grado tienen como finalidad la preparación del estudiante para el ejercicio de actividades de carácter profesional y comprenden enseñanzas básicas y de formación general en las distintas áreas de conocimiento. En este sentido, se garantizará que los estudiantes:

  • Sepan aplicar los conocimientos adquiridos y su capacidad de resolución de problemas en entornos nuevos dentro de contextos más amplios (o multidisciplinares) relacionados con su área de estudio.
  • Sean capaces de integrar conocimientos y enfrentarse a la complejidad de formular juicios a partir de una información que, siendo incompleta o limitada, incluya reflexiones sobre las responsabilidades sociales y éticas vinculadas a la aplicación de sus conocimientos y juicios.
  • Sepan comunicar sus conclusiones (y los conocimientos y razones últimas que las sustentan) a públicos especializados y no especializados de un modo claro y sin ambigüedades.
  • Posean las habilidades de aprendizaje que les permitan continuar estudiando de un modo que habrá de ser en gran medida autodirigido o autónomo.

El Grado de cine y cultura, pretende proporcionar a los estudiantes una formación básica en las diversas áreas que comprende el estudio de la cinematografía y su relación con la cultura, desde el proceso de creación de un filme, la relación del cine con las otras artes, el patrimonio cinematográfico y su gestión, pasando, además, por la teoría, historia, análisis y crítica del cine.


1. Nuria Ceular Villamandos, José María Caridad Ocerín, Manuel Alcaide Castro, "El perfil del egresado universitario desempleado" en Juan Carlos Ayala Calvo (coordinador), Conocimiento, innovación y emprendedores: camino al futuro, Universidad de la Rioja, Servicio de Publicaciones, 2007. ISBN: 84-690-3573-8. (Ver informe)

2. Informe de la situación laboral de los/as egresados/as de la Universidad de Córdoba. Abril 2009. (Ver informe)

Competencias

Competencias Básicas
Competencia básica1 (CB1) Que los estudiantes hayan demostrado poseer y comprender conocimientos en un área de estudio que parte de la base de la educación secundaria general, y se suele encontrar a un nivel que, si bien se apoya en libros de texto avanzados, incluye también algunos aspectos que implican conocimientos procedentes de la vanguardia de su campo de estudio.
Competencia básica2 (CB2) Que los estudiantes sepan aplicar sus conocimientos a su trabajo o vocación de una forma profesional y posean las competencias que suelen demostrarse por medio de la elaboración y defensa de argumentos y la resolución de problemas dentro de su área de estudio.
Competencia básica3 (CB3) Que los estudiantes tengan la capacidad de reunir e interpretar datos relevantes (normalmente dentro de su área de estudio) para emitir juicios que incluyan una reflexión sobre temas relevantes de índole social, científica o ética.
Competencia básica4 (CB4) Que los estudiantes puedan transmitir información, ideas, problemas y soluciones a un público tanto especializado como no especializado.
Competencia básica5 (CB5) Que los estudiantes hayan desarrollado aquellas habilidades de aprendizaje necesarias para emprender estudios posteriores con un alto grado de autonomía.
Competencias Generales
Competencia general 1 (CG1) Que los estudiantes conozcan la norma y uso coherente, correcto y adecuado de la lengua española, oralmente y por escrito.
Competencia general 2 (CG2) Que los estudiantes conozcan la norma y uso coherente, correcto y adecuado de una lengua extranjera, oralmente y por escrito.
Competencia general 3 (CG3) Que los estudiantes muestren flexibilidad y capacidad de adaptación a nuevas situaciones, una actitud proactiva y positiva, así como el dinamismo necesario para abordar cambios.
Competencia general 4 (CG4) Que los estudiantes sepan manejar las herramientas informáticas y conocer las nuevas tecnologías.
Competencia general 5 (CG5) Que los estudiantes sepan reconocer y asumir la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la diversidad de género y la multiculturalidad, la no discriminación de personas con discapacidad y el fomento de la cultura de la paz y los valores democráticos.
Competencia general 6 (CG6) Que los estudiantes adquieran capacidad de liderazgo y sepan planificar acciones específicas de relaciones públicas y protocolo.
Competencia general 7 (CG7) Que los estudiantes desarrollen habilidad para el trabajo en equipo y la coordinación de grupos, en contextos nacionales e internacionales.
Competencias Transversales
Competencia transversal 1 (CT1) Que los estudiantes potencien los hábitos de búsqueda activa de empleo y la capacidad de emprendimiento para la creación de empresas cinematográficas.
Competencias Específicas
Competencia específica 1 (CE1) Que los estudiantes sepan identificar la influencia en el Cine de las grandes corrientes literarias y de pensamiento de la humanidad.
Competencia específica 2 (CE2) Que los estudiantes sepan valorar los rasgos históricos que aparecen en las producciones cinematográficas.
Competencia específica 3 (CE3) Que los estudiantes conozcan la producción artística histórica y las artes escénicas y su proyección en la cinematografía.
Competencia específica 4 (CE4) Que los estudiantes sepan comprender el espacio como ámbito visual y gestionar recursos para el desarrollo local y territorial.
Competencia específica 5 (CE5) Que los estudiantes adquieran conocimientos sobre la historia del cine.
Competencia específica 6 (CE6) Que los estudiantes sepan identificar el relieve del cine en la vida social, política, cultural y económica.
Competencia específica 7 (CE7) Que los estudiantes desarrollen la capacidad para hacer análisis fílmico y crítica cinematográfica.
Competencia específica 8 (CE8) Que los estudiantes sepan identificar y desarrollar procesos y técnicas involucrados en la producción y posproducción de películas de cine en diversos formatos (digital, animación).
Competencia específica 9 (CE9) Que los estudiantes sepan gestionar, conservar y utilizar un archivo fílmico.
Competencia específica 10 (CE10) Que los estudiantes conozcan técnicas de recuperación, conservación y difusión del patrimonio cinematográfico.
Competencia específica 11 (CE11) Que, a partir de la formación adquirida en el Grado, los estudiantes sepan intervenir en la vida cultural con el objetivo de colaborar en la gestión de actividades cinematográficas en diferentes modalidades (festivales de cine, ciclos de películas, cineclubes, mediatecas, actos e instituciones culturales) y ámbitos (local, autonómico, nacional, internacional).
Competencia específica 12 (CE12) Que los estudiantes sepan utilizar el cine como recurso educativo.
Competencia específica 13 (CE13) Que los estudiantes posean elementos para valorar la relación del cine con otras disciplinas humanísticas y científicas.
Competencia específica 14 (CE14) Que los estudiantes sepan colaborar en labores de documentación y asesoría, escritura de guiones y dirección artística cinematográfica.
Competencia específica 15 (CE15) Que los estudiantes adquieran el conocimiento de un idioma y las técnicas propias de la interpretación con el fin de colaborar en el subtitulado de películas.
Competencia específica 16 (CE16) Que, con la preparación adquirida en el Grado, los estudiantes intervengan en la gestión empresarial cinematográfica (tareas de producción, distribución y exhibición de películas).
Competencia específica 17 (CE17) Que los estudiantes conozcan y valoren las modalidades de integración de la música en el arte cinematográfico.

© Facultad de Filosofía y Letras