ESP ENG
Mapa del Sitio
Universidad de Córdoba

Facultad de Filosofía y Letras

Grado de Filología Hispánica

Descripción

Información General

Nombre de la Titulación Graduado/a en Filología Hispánica
Número de créditos ECTS 240
Duración en años Cuatro
Tipo de enseñanza de que se trata Enseñanza presencial
Número de plazas de nuevo ingreso ofertadas 45
Número mínimo de créditos de matriculación 24
Centro y lugar en el que se imparte Facultad de Filosofía y Letras (Plaza Cardenal Salazar, 3  14003 Córdoba)
Fecha de publicación del título en el BOE BOE 14 de enero de 2011 - Descargar Documento PDF
Plan de estudios - Descargar Documento PDF
Curso académico de implantación del título 2010/2011
Número de cursos en fase de implantación
Rama de conocimiento Arte y Humanidades
Lenguas utilizadas en la impartición del título Español y, en alguna asignatura concreta, inglés.
Normas de permanencia Ver Información (Título IV) bouco
Reglamento de Régimen Académico Ver Información bouco
Tríptico informativo Descargar Documento PDF

Justificación

La Licenciatura de Filología Hispánica es uno de los primeros Títulos, junto con Geografía e Historia, que se comenzaron a impartir en el Colegio Universitario de Córdoba antes de su constitución en Facultad en 1975; y se mantiene, desde entonces, como uno de los estudios representativos del Centro. A lo largo de más de tres décadas ha formado a un importante grupo de titulados, que desarrollan en la actualidad su ejercicio profesional como profesores de Secundaria y de español para extranjeros, en puestos de trabajo en editoriales, empresas, organismos oficiales y en otras Universidades españolas y americanas.

Además de su carácter de formación de profesionales, la relevancia de estos estudios radica en el hecho fundamental de que su objeto es la lengua oficial del Estado y la cultura vehiculada por dicha lengua, así como de la expansión internacional del español, no solo como lengua materna en más de veinte países, sino también como vehículo de intercambios económicos y culturales internacionales en un mundo globalizado en el que el español figura entre las tres primeras lenguas. Respecto a la enseñanza en países extranjeros, el español es la segunda lengua elegida por los estudiantes de todos los niveles de los sistemas educativos en cada vez un mayor número de países en el mundo.

Se trata, además, de una de las titulaciones que atrae un mayor número de estudiantes Erasmus a la Universidad de Córdoba, como muestra del atractivo que esta formación tiene para los estudiantes europeos y la consolidación de su oferta, manifestada en el número creciente de convenios bilaterales establecidos, reflejo de la extensión del hispanismo en el mundo, de lo que también dan cuenta el número e importancia de asociaciones internacionales de estudios en este ámbito.

Es por ello por lo que, en coincidencia con las directrices establecidas por la Junta de Andalucía, se propone mantener como Grado este Título, adaptando su oferta a la normativa vigente y a los cambios en el entorno sociocultural y económico, que demandan la acomodación de los estudios a las nuevas demandas de la sociedad y los intereses de los futuros egresados. La propuesta de título de Grado y su definición se basa en tres elementos:

  1. la normativa que rige el proceso de adaptación al Espacio Europeo de Enseñanza Superior, incluyendo las directrices establecidas por la Junta de Andalucía (recogida en el punto 2.2);
  2. los estudios previos elaborados con carácter general (recogidos en el punto 2.2);
  3. la experiencia del desarrollo de los estudios de Filología Hispánica en los más de treinta años de impartición en Córdoba, la realidad presente y la situación del entorno socioeconómico.

La UCO viene impartiendo la licenciatura de Filología Hispánica desde 1971, con varias formulaciones y planes de estudio (Colegio Universitario, Plan 1975, Plan 1995, Plan 1999). Son casi cuatro décadas de experiencia, a través de numerosos cambios en el modelo formativo y en la sociedad, de las que se han podido extraer enseñanzas de suma utilidad para la elaboración del Grado, sobre todo a partir de la existencia de estudios sistematizados en los últimos años. La media de alumnos de nuevo ingreso matriculados cada año en la Titulación ha oscilado durante los últimos años entre los 15 y los 25 estudiantes (en concreto, 20 alumnos de nuevo ingreso en el curso 2004-05; 21 en 2005-06; 16 en 2006-07; 26 en 2007-08; y 18 en 2008-09.

De entre los estudios realizados sobre la Titulación en los últimos años destacan 1) los relacionados con la opinión de los alumnos acerca de la enseñanza recibida, 2) sus propios resultados académicos y 3) su acceso al desempeño profesional.

1) En las encuestas de Evaluación de la Actividad Docente del profesorado desarrolladas durante más de un década por la Unidad de Calidad de la UCO la titulación de Filología Hispánica ha obtenido regularmente una valoración superior a la media de las titulaciones del Centro y de la Universidad, además de manifestar una tendencia al ascenso en los resultados:

  F. Hispánica Filosofía y Letras UCO
2002-03
3’91
3’95
3’84
2003-04
3’75
3’66
3’73
2004-05
4’05
3’91
3’87
2005-06
4’13
4’00
3’92
2007-08
4’25
4’05
4’01

(puntuaciones sobre 5)

Para dar una respuesta adecuada al panorama resultante de este análisis y hacerlo dentro del Espacio de Convergencia Europea establecido y el marco de la normativa nacional, se plantea la definición de un Grado que, a partir de la experiencia adquirida en el funcionamiento tradicional de la licenciatura de Filología Hispánica y de la base conceptual que le ha servido a un eficaz funcionamiento de siglos, se adapte a la actual realidad social, incluyendo las expectativas de los estudiantes y las necesidades y demandas del entorno, el más inmediato y el más amplio, para su desarrollo comunitario y la consolidación de un tejido productivo en lo social, lo cultural y lo económico.

En este proyecto inciden dos condicionantes: los criterios establecidos por la Junta de Andalucía y el horizonte cercano en el entorno cordobés. Los primeros (sintetizados en la prioridad de los Grados elaborados a partir de las titulaciones existentes y la coincidencia de un 75 % de los créditos en todas las Universidades andaluzas que ofrezcan el mismo Grado) delimitan en gran medida la relación con la tradición de la disciplina y sus estudios universitarios, al tiempo que establecen las líneas genéricas de adecuación a la realidad global del mundo presente (conocimiento de lenguas, dominio de las TICs, atención a la multiculturalidad...).

Dentro de la delimitación establecida, y cumpliendo el criterio de la normativa vigente acerca de la flexibilidad y adaptación de los estudios al entorno, el Grado elaborado pretende responder a una doble realidad específica: la de la trayectoria y recursos de la Universidad cordobesa y la del horizonte trazado para la ciudad y la provincia en el próximo decenio, período en el que tendrá lugar la acreditación y revisión del título propuesto. El mencionado horizonte viene marcado en gran medida por el proyecto de la Capitalidad Cultural para 2016, que generará en su desarrollo una actividad cultural de amplia demanda profesional, en la que unos graduados con una formación flexible y de carácter aplicado tendrán un amplio espacio para sus perspectivas laborales, en el que tendrá una importancia decisiva la capacidad de emprendimiento y el contacto con el mundo laboral y empresarial. En esto el planteamiento conecta con el aprobado por la UCO para la formación de Postgrado y, en concreto, con el Máster ya aprobado de Textos, documentos e intervención cultural, diseñado de manera específica para atender a este tipo de demandas, que es previsible que se mantengan más allá del horizonte 2016, dada la orientación de la ciudad de Córdoba y núcleos importantes de su provincia a la economía terciaria, donde los servicios culturales cumplen una importante función de articulación social y desarrollo económico, que pude ser potenciada con una formación más sólida en este campo y orientada en dicho sentido. En este plano, ambos vectores muestran un punto de confluencia (al margen del tradicional acceso a la enseñanza) en lo relativo a las actividades y la industria cultural, con un espacio muy amplio y consolidado para lo propio de la lengua y la literatura (editoriales, empresas de comunicación, creación poética y gestión de sus actividades de difusión y promoción, actividades de formación, etc.).

Ambas consideraciones no marginan, pese a su carácter condicionante, el positivo legado de una tradición vinculada a la filología, la lengua española y sus literaturas, como se manifiesta en la presencia de estos estudios en las universidades españolas, europeas, hispanoamericanas, estadounidenses y también universidades de Asia Oriental y países árabes. Hay que insistir en que “sus literaturas” es una expresión que busca reflejar además la riqueza de las literaturas de los países hispanoamericanos. Y éste es un componente al que se debe prestar una particular atención en la formación de los futuros titulados.

En el ámbito profesional ya tradicional de la docencia hay que considerar tanto la centrada en el español como primera lengua, como –más recientemente- en su condición de lengua para extranjeros, atendiendo a la realidad de las nuevas poblaciones de inmigrantes, y de demanda en otros países. Junto a ello, y con una importancia creciente, hay que contemplar el ámbito del asesoramiento lingüístico, empresarial e institucional, gestión cultural, turismo, administraciones públicas, planificación lingüística, ámbito editorial, traducción, bibliotecas, centros de investigación, etc. Los cambios operados en el sistema educativo han separado las formas tradicionales de la filología del nuevo modelo de enseñanza y de los intereses de las aulas, más orientados hacia un modelo de capacidades desarrolladas en torno a la metodología pedagógica en la base del Máster de Secundaria. Al mismo tiempo, el interés profesional de los potenciales estudiantes y egresados de la titulación puede y debe abrir el abanico a un amplio campo de actividades relacionadas con el estudio y la producción de los lenguajes, los discursos y los textos, tanto lo de valor funcional como los de efecto estético. En el mundo de la comunicación, la publicidad, el texto audiovisual y el hipertexto, el periodismo, la crítica de arte y cultura, el ocio y la creación... resultan de aplicación e interés las líneas de trabajo desarrolladas en el ámbito de distintas filologías y de su renovación: los estudios textuales, la cultura del libro, la lingüística aplicada, los estudios culturales..., en una línea que resultará potenciada de su combinación con algunos de los principios irrenunciables de la herencia filológica: la atención al texto, el rigor, la base lingüística, el sentido histórico, etc.

Con tales principios, se propone un perfil actualizado para la titulación y una orientación del egresado hacia un abanico más amplio de salidas profesionales, sin menoscabo de la tradicional vinculación al mundo de la enseñanza:

  • editoriales
  • asesoramiento lingüístico
  • lenguajes especializados
  • crítica
  • publicidad
  • empresas culturales
  • español para extranjeros
  • artes audiovisuales

El plan de estudios deberá fomentar las competencias necesarias a través de una orientación del proceso de enseñanza y aprendizaje hacia el ámbito de los estudios textuales, el análisis de los discursos y la producción de enunciados.

La presencia del Máster de Capacitación Docente y la definición del proyecto de Máster (en “Textos, documentos e intervención cultural”, presentado a aprobación por la AGAE en enero de 2009 recientemente aprobado para su impartición en el curso 2009-2010) que responde a las necesidades formativas de especialización y de inicio en la investigación (conducente a la obtención del título de doctor), apunta en la dirección señalada, como alternativa al modelo tradicional de especialización en conocimientos de uno de los ámbitos de la disciplina filológica, que ahora comparten su espacio con una profundización en la formación de carácter esencialmente profesionalizador en ámbitos relacionados con la conservación, gestión y dinamización con valor social del patrimonio lingüístico, literario y cultural, lo que implica un elemento de coherencia y un camino apropiado para la proyección de los estudios de Grado.

Para la estructura formativa del Grado, de acuerdo con la definición establecida, se pueden tomar en cuenta, a título de referencia, las propuestas establecidas en el Libro Blanco de las antiguas licenciaturas, en concreto las relativas a la propuesta de Lengua Española y sus Literaturas. En ella se establecían como contenidos específicos de las disciplinas lingüístico-filológicas y, en concreto, de la hispánica las siguientes (con porcentajes orientativos):

Lengua española y su(s) literatura(s) (40%): formación en la descripción de la lengua española; teoría y práctica, norma y uso, sincronía y diacronía de la lengua; estudio histórico y filológico de las principales etapas, movimientos, autores y obras de la literatura en español.

Segunda lengua y su(s) literatura(s) (20%): formación básica en una segunda lengua y su literatura de entre las ofertadas por la universidad, conocimiento instrumental avanzado de esa lengua cuando proceda; teoría y práctica, norma y uso, sincronía y diacronía de la lengua; estudio histórico y filológico de las principales etapas, movimientos, autores y obras de su literatura.

Comunes (25%): introducción a los estudios lingüísticos (10 %), teoría literaria (10 %), adquisición y aprendizaje de la lengua española (5%).

Contenidos instrumentales (15%): dadas las carencias formativas denunciadas por los titulados y la frecuencia con que aparecen en los planes de estudios de las universidades europeas, resulta necesario que los estudiantes hayan de adquirir obligatoriamente algunas de las siguientes competencias: conocimiento instrumental básico de una lengua extranjera distinta de la(s) cursada(s) como obligatoria(s) en la titulación, conocimiento instrumental básico de alguna de las lenguas del Estado, conocimiento básico de la lengua latina, conocimiento básico de la lingüística/literatura románicas, formación básica en las nuevas tecnologías y acceso a la información, formación en estrategias comunicativas orales y escritas, e inserción laboral.

Los datos recogidos por el Libro Blanco y su análisis no permiten concluir un valor positivo de la reducción de la oferta de segundas lenguas con valor instrumental, constatándose la existencia de una oferta amplia y variada, que permite la flexibilidad y la adecuación al proyecto formativo individual de cada estudiante en función de sus intereses y perspectivas profesionales. Por esta razón, se elige la opción de no restringir inicialmente la oferta y estudiar su mantenimiento en función de la demanda existente.

Criterios indicadores de calidad

En el doble plano de constituir orientaciones para la definición y puesta en marcha del Grado y como elementos para su seguimiento y evaluación, el Libro Blanco recogió una serie de indicadores de calidad, que resultan asumibles en su conjunto para articular en torno a ellos la propuesta de Grado y su puesta en marcha. Son los siguientes:

  1. Existencia de una información clara y veraz del programa formativo, puesta a disposición del estudiante. En ella se hará constar:
    1. Establecimiento de mecanismos para conocer los niveles reales de conocimientos con que ingresan los estudiantes y posibilidad de establecer los medios oportunos a lo largo de los estudios para compensar y homogeneizar la preparación de origen.
    2. Los objetivos, en este caso, de cada uno de los títulos.
    3. Las competencias y conocimientos que se han de desarrollar y adquirir.
    4. La estructura de los estudios.
    5. La organización de las asignaturas con los métodos de enseñanza y los sistemas de evaluación.
    6. La organización administrativa y docente del centro, con especificación de las instancias en las que deben participar los estudiantes.
    7. La normativa que regula la actividad académica durante todo el periodo de formación.
    8. El perfil de los titulados y los distintos procedimientos para continuar la formación o informar sobre el acceso al mercado laboral.
    9. Relacionada con la disponibilidad de esta información, la existencia de un programa de acogida que oriente a los estudiantes de nuevo ingreso, tanto en el cumplimiento de los requisitos administrativos como en una época de la vida académica.
  2. La adecuación de los recursos docentes a las exigencias de cada una de las titulaciones, resumible en:
    1. Un cuerpo docente caracterizado por una elevada tasa de estabilidad.
    2. Una ratio profesor/estudiante adecuada a la metodología de determinados contenidos que contribuya a incentivar el trabajo personal del estudiante guiado por el profesor y que permita un mayor grado de experimentalidad de los estudios.
    3. La existencia de mecanismos que favorezcan la formación continua del profesorado.
    4. La existencia de mecanismos que propicien la participación real del profesorado en programas y proyectos de innovación docente.
    5. Existencia de mecanismos que fomenten la participación real del profesorado en programas de movilidad interuniversitaria.
    6. La existencia de mecanismos institucionales para prever la renovación del profesorado.
  3. Correspondencia entre el número, la estabilidad y la formación del personal administrativo, implicado en el programa formativo con las necesidades que exija la implantación de éste.
  4. Adecuación de los recursos materiales e infraestructuras, que pueden resumirse en:
    1. La correspondencia del espacio docente a las necesidades de la enseñanza, con la adecuación del número y de la capacidad de las aulas al tamaño idóneo de los grupos y el establecimiento de horarios lectivos racionales.
    2. Existencia de laboratorios de idiomas, aulas de informática, aulas multimedia, laboratorios de fonética experimental y espacios de trabajo para grupos de alumnos correspondientes en número con las exigencias del programa formativo.
    3. Disponibilidad de bibliotecas con fondos bibliográficos especializados, de los que los manuales básicos debe haber suficientes ejemplares a disposición de los estudiantes y puestos de consulta en sala proporcionados al número total de estudiantes de cada una de las titulaciones impartidas por centro.
    4. Existencia y mantenimiento de una infraestructura docente (ordenadores, proyectores digitales, televisiones y antenas parabólicas, vídeos, lectores de DVD, etc.) adecuada a la metodología de enseñanza y aprendizaje establecida.
    5. Existencia de espacios comunes (comedores, jardines, etc.) requeridos para garantizar una mínima calidad en la vida universitaria.
  5. La aplicación de un programa formativo cuyo proceso de enseñanza debería caracterizarse por:
    1. La existencia de un programa de estudios claro y eficaz, que guíe al estudiante en la elección de las asignaturas con el fin de configurar adecuadamente su currículo.
    2. La existencia de un programa de tutorías que aconseje al alumno en la toma de decisiones y en la resolución de problemas.
    3. La concreción y divulgación de los mecanismos de coordinación y supervisión interna (por ejemplo: departamentos o comisiones académicas de titulaciones o comisión académica del centro, etc.) que velen por la correcta coordinación de la docencia, ya sea entre varios grupos de una misma asignatura o entre los distintos profesores de un mismo grupo, en caso de asignaturas compartidas, en caso de que distintos profesores atiendan la parte teórica y la práctica, etc.
    4. La existencia de programas y guías docentes para cada asignatura donde se hagan explícitos los objetivos, los contenidos, el sistema de evaluación, etc.
    5. La disponibilidad de programas de movilidad interuniversitaria nacional e internacional para los estudiantes.
    6. La proporcionalidad entre clases teóricas, prácticas y prácticas externas adecuada para la adquisición de las competencias y habilidades marcadas en el plan de estudio.
  6. Establecer los mecanismos adecuados para el seguimiento de la inserción laboral de los titulados.
    1. Establecimiento de mecanismos para conocer el grado de satisfacción de los titulados.
    2. Establecimiento de mecanismos para conocer el grado de satisfacción de los empleadores.
    3. Establecimiento de procedimientos para la mejora del programa formativo en función de los datos obtenidos en los apartados anteriores.

Competencias

Básicas

  • Capacidad para afianzar e incrementar, a partir de los aprendizajes adquiridos previamente, los contenidos básicos de las materias del Grado.
  • Dominio de los recursos básicos de la comunicación oral y escrita.
  • Capacidad para resolver los problemas que se plantean en esta área de estudio mediante el análisis y síntesis de la información y la construcción de discursos argumentados.
  • Capacidad suficiente para identificar, clasificar y explicar cuestiones relevantes (sociales, científicas o éticas) que posibiliten emitir juicios sobre los temas analizados.
  • Dominio de los conocimientos necesarios para ampliar las posibilidades de aprendizaje de manera autónoma.
  • Capacidad para aplicar en el ámbito profesional los conocimientos adquiridos.
  • Capacidad para el diseño y la gestión de proyectos.
  • Capacidad para el trabajo en equipo y la toma de decisiones.
  • Capacidad para reconocer y asumir la diversidad de género y la multiculturalidad, y para actuar de acuerdo con los valores propios de una cultura de paz y de valores democráticos.
  • Capacidad para la evaluación y mejora de los niveles de calidad

De la Universidad

  • Acreditar el uso y dominio de una lengua extranjera
  • Conocer y perfeccionar el nivel de usuario en el ámbito de las TIC
  • Potenciar los hábitos de búsqueda activa de empleo y la capacidad emprendedora

Específicas

  • Conocimiento de los contextos histórico-culturales y artísticos en que cristaliza y se desarrolla tanto la lengua española como las literaturas hispánicas, capacidad para interrelacionar las producciones lingüísticas y literarias con dichos contextos, y valoración de la lengua y la literatura como medios de expresión de las inquietudes y la cosmovisión humanas.
  • Conocimiento de la naturaleza del lenguaje y de sus funciones, y capacidad para la organización y transmisión de conocimientos, ideas e informaciones complejas sobre las materias y asignaturas del programa de manera coherente, y para la elaboración de exposiciones, comentarios bibliográficos y recensiones.
  • Conocimiento e interpretación de manera crítica de las corrientes teóricas y metodológicas de la lingüística, así como de la función instrumental de los diferentes elementos lingüísticos que constituyen el español actual, y capacidad para aplicar los conocimientos instrumentales a la explicación de los diferentes tipos de textos, especialmente a los literarios, como construcciones lingüísticas.
  • Conocimiento de la evolución interna y externa del español, así como las variedades del español actual con especial atención a la variedad diatópica.
  • Conocimiento de las características, autores y obras más relevantes de los distintos periodos y géneros de las literaturas hispánicas, y capacidad para buscar y sistematizar información, con rigor y coherencia, sobre distintas épocas, tendencias, géneros, autores y obras a través de fuentes tradicionales y de tecnologías específicas.
  • Conocimiento de los métodos e instrumentos de la crítica textual y de la edición de textos en español, y capacidad para identificar temas y problemas de investigación, discriminando su relevancia.
  • Conocimiento de los métodos y técnicas del análisis literario y capacidad para analizar críticamente discursos literarios y no literarios con el uso apropiado de las técnicas de análisis.
  • Capacidad para interrelacionar los distintos aspectos de la filología y para relacionar el conocimiento filológico con otras áreas y disciplinas.
  • Conocimiento de las fuentes culturales clásicas y de las tendencias principales de las literaturas europeas, y valoración de la cultura y el conocimiento como adquisiciones que favorecen las actitudes críticas y autónomas respecto de los saberes, los valores y las instituciones públicas y privadas.
  • Conocimiento de los convenios y colaboraciones en la relación con otros centros extranjeros para el intercambio de experiencias y aprendizajes, y fomento del espíritu participativo.
  • Capacidad para realizar trabajos de asesoramiento y de corrección lingüística, así como gestión del libro y orientación de la lectura en bibliotecas.
  • Capacidad para fomentar el compromiso docente, el ejercicio tutorial y el asesoramiento académico como dimensiones de la proyección profesional.

© Facultad de Filosofía y Letras