ESP ENG
Mapa del Sitio
Universidad de Córdoba

Facultad de Filosofía y Letras

Grado de Historia del Arte

Descripción

Información General

Nombre de la Titulación Graduado/a en Historia del Arte
Número de créditos ECTS 240
Duración en años Cuatro
Tipo de enseñanza de que se trata Enseñanza presencial
Número de plazas de nuevo ingreso ofertadas 50
Número mínimo de créditos de matriculación 24
Centro y lugar en el que se imparte Facultad de Filosofía y Letras (Plaza Cardenal Salazar, 3  14003 Córdoba)
Fecha de publicación del título en el BOE BOE 11 de noviembre de 2010 - Descargar Documento PDF
Plan de estudios - Descargar Documento PDF
Curso académico de implantación del título 2010/2011
Número de cursos en fase de implantación
Rama de conocimiento Arte y Humanidades
Lenguas utilizadas en la impartición del título Español
Normas de permanencia Ver Información (Título IV) bouco
Reglamento de Régimen Académico Ver Información bouco
Tríptico informativo Descargar Documento PDF

Justificación

Desde antes, incluso, que como tal existiera la Universidad de Córdoba, en el Colegio Universitario de Filosofía y Letras, comenzó a impartirse en el curso 1972/1973 la Licenciatura de Geografía e Historia en cuyos estudios estaba integrado un itinerario de Historia del Arte compuesto por tres asignaturas troncales y otras tres optativas. Este plan posibilitó la formación de un Departamento de Historia del Arte, el año 1975, en la recién creada Universidad de Córdoba. Desde esas fechas la demanda de estudios de Historia del Arte fue creciente en nuestra Universidad así como el incremento de la investigación sobre el abundante patrimonio artístico andaluz y especialmente el más próximo del entorno cordobés.

El interés despertado por los estudios de Historia del Arte, llevó a la consideración de las autoridades académicas la conveniencia de solicitar un título específico de Historia del Arte para nuestra Universidad, habida cuenta de los excepcionales potenciales del patrimonio histórico-artístico con el que contaba nuestra provincia. Baste recordar que desde 1984 la Mezquita de Córdoba fue proclamada por la UNESCO como un bien inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial y una década después, todo el Casco Histórico de Córdoba también fue registrado en dicha lista, convirtiéndose en la más extensa Ciudad Patrimonio de la Humanidad de España (UNESCO. World Heritage Centre.). Aunque el interés del patrimonio histórico artístico no se agota en estos reconocimientos, pues a ellos se unen gran cantidad de bienes de interés cultural que Córdoba tiene reconocidos, y todavía se siguen hallando restos de nuestro pasado y aumentando la relación. No se olvide que fue capital de la Bética Romana y del Califato andalusí, importante sede episcopal y cuna de la nobleza hispana.

Además, la provincia de Córdoba cuenta con un notable número de Conjuntos Históricos (Aguilar de la Frontera, Bujalance, Cabra, Dos Torres, Fernán Núñez, La Carlota, Lucena, Montoro, Palma del Río, Pedroche, Priego de Córdoba y Zuheros) y un todavía mayor número de bienes de interés cultural singulares de todas las épocas históricas, necesitados de profesionales que puedan encargarse de su protección y puesta en valor (Véase Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz).

Este abundante patrimonio de interés artístico necesitado de investigación y tutela fue argumento más que suficiente para iniciar un proceso que culminó con la aprobación de la Licenciatura de Historia del Arte que comenzó su andadura en el curso 1995-1996 (Resolución de 18 de octubre de 1995. B.O.E. del 14 de noviembre), registrando una fuerte demanda en el alumnado, siendo desde entonces, junto con la Licenciatura de Filología Inglesa, los estudios más solicitados de los ofertados por nuestra Facultad de Filosofía y Letras.

Pero, coincidiendo con la reforma del Plan de Estudios de 1999 (Resolución de 9 de diciembre de 1999, B.O.E. nº 10 de 12/01/2000), por el que se aumentaban los contenidos teóricos de las enseñanzas histórico-artísticas y la duración de la Licenciatura pasaba de 4 a 5 cursos, se inició un ligero pero progresivo descenso de alumnado de nuevo ingreso, correspondiendo a un descenso generalizado del alumnado universitario, especialmente sensible en los de estudios humanísticos, causado en gran parte por la implantación de nuevas modalidades de bachillerato en las que los conocimientos histórico-artísticos perdían peso curricular. Así, durante los últimos años la evolución de matriculaciones de alumnado de nuevo ingreso en esta Titulación ha sido la siguiente: curso 2004-05, 34 alumnos; curso 2005-06, 40; curso 2006-07, 38; curso 2007-08, 22; y curso 2008-09, 25. Iniciándose una progresiva recuperación en los últimos cursos, confirmada con los datos del presente 2009-10 en el que continúa la tendencia ascendente, con 28 matriculaciones.

No obstante, tomando conciencia de esta situación de crisis y analizando sus causas, tras los procesos de evaluación interna iniciados, pero no concluidos, considerando también los resultados de las encuestas realizadas, se ha visto la conveniencia de ir reformando los estudios de Historia del Arte tendiendo hacia una mayor aproximación a las necesidades que demandaba el mercado laboral para nuestros egresados, especialmente relacionadas con la gestión del patrimonio artístico, debiendo ofrecerse una formación más coordinada, práctica y orientada a salidas profesionales más diversas que la enseñanza, sin descuidar la importancia de ésta, no sólo por ser una oportunidad de empleo habitual, también para contribuir a la rectificación de la tendencia a la deshumanización en las Enseñanzas Medias, lo cual deberá redundar en la creación de conciencia respecto a las necesidades de conservación de los bienes de interés cultural y reavivará el interés por los estudios patrimoniales en el alumnado (Véase Petición de Florencia. Por una enseñanza europea de la Historia del Arte)

Así pues, coincidente con la implantación del Espacio Europeo de Enseñanza Superior, y por propia iniciativa, el Departamento de Historia del Arte, Arqueología y Música comenzó un proceso de adaptación y reformas iniciándose la realización de experiencias-piloto, a la vez que se comenzaban proyectos de Mejora de la Calidad Docente para la formación del profesorado conducentes a la reforma de nuestras enseñanzas y de los métodos para su impartición.

Siguiendo con los avances hacia dichas reformas, en el curso 2002/2003 comenzaron a impartirse asignaturas con el apoyo de las TICs, mediante las que nuestros alumnos podían trabajar con los recursos del Aula Virtual de la UCO, a la vez que el profesorado fue paulatinamente incorporándose a los proyectos de reforma del EEES. Igualmente buscando un sentido más profesionalizante y de contacto con el mundo laboral, desde el curso 2007/2008 se imparte, como asignatura optativa de segundo ciclo, el Prácticum de hasta 12 créditos, mediante el cual nuestro alumnado entra en contacto con el mundo empresarial e institucional facilitando así su conciencia de empleabilidad.

De hecho, el alumnado que ha cursado en los últimos años los actuales estudios de Licenciatura en Historia del Arte son los que mejores índices presentan con respecto a otras titulaciones de nuestra Facultad, e incluso por encima de carreras experimentales, según los datos con que contamos de egresados con un año en la búsqueda de trabajo, para los años 2005[1] y 2008[2]. En el primero de los estudios, los resultados de tasa de ocupación era del 71,88% mientras que la media de las carreras del área de Arte y Humanidades era sólo del 56,64% y la media de la Universidad de Córdoba alcanzaba el 79,71%.

Si recurrimos al más reciente estudio sobre la inserción laboral de nuestros egresados y egresadas en 2007, tomando como referencia 2008, a un año de acabados los estudios, la tasa de paro de los licenciados y licenciadas en Historia del Arte era de 22,58%, siendo la media de 28,13% para el conjunto de las carreras de la rama de Arte y Humanidades, mientras que la media de nuestra Universidad ofrecía una tasa de paro del 11%.

Consecuencia de esto es que el título de Grado en Historia del Arte que propone la Universidad de Córdoba supone una importante modificación del anterior título de Licenciatura en Historia del Arte, el de 1999, pues éste necesitaba actualizarse al Espacio Europeo de Enseñanza Superior, tomar referencias de otras universidades europeas, y enfocar su plan de estudios a las demandas profesionales del mercado laboral. Para lo cual, además de la propia reflexión que nos ha llevado a corregir ciertos cambios que no dieron buenos resultados, como se detallará más adelante, hemos tomado referencias de las directrices marcadas por el Libro Blanco auspiciado por la ANECA, las recomendaciones del CEHA, las disposiciones de las Comisiones de Rama del CAU, y referencias de planes de estudios de otras universidades españolas y europeas, adaptándolas a las particularidades de nuestro entorno patrimonial y a las demandas laborales del sector.

Así, como se hiciera en el primer plan de estudios de Historia del Arte en la Universidad de Córdoba, se incorporan al nuevo Grado materias de Historia, con un relieve especial para la Arqueología dentro de esta rama, además de Filosofía, Geografía, Literatura y Antropología como ramas afines señaladas en el Real Decreto 1393/2007 y en consonancia con los estudios histórico-artísticos de las principales universidades europeas que incluyen a la Arqueología como disciplina fundamental para aquellos periodos históricos con escasez de documentos pero con gran presencia de restos en nuestro ámbito geográfico (Antigüedad y Alta Edad Media). También se incide especialmente en un perfil profesional centrado en la Gestión y Difusión del Patrimonio. Y, para la coyuntura de los próximos años, se favorece una especial dedicación en la optatividad a materias histórico-artísticas de nuestra contemporaneidad, dado el interés de las instituciones públicas en dotar a Córdoba de centros de arte contemporáneo, como el C4 (Centro de Creación Contemporánea de Córdoba) en construcción, además de los ya existentes como el Centro Andaluz de Diseño, la Fundación Rafael Botí, o la Filmoteca de Andalucía, lo que nos hace pensar también que los estudios de cine tendrán una demanda inmediata. Sin olvidar el importante yacimiento de empleo que podrá suponer para nuestros egresados la rica oferta cultural que va creándose en nuestro entorno propiciada por la candidatura de Córdoba como Capital Cultural Europea en 2016, que tanto se logre o no, está aumentando el interés del público por las manifestaciones artísticas y culturales en general.

También con este nuevo enfoque para la Convergencia Europea en el EEES, ya vienen realizándose varias ediciones de másteres oficiales (Máster en Arqueología y Patrimonio: ciencia y profesión, y Máster en Gestión del Patrimonio desde el Municipio) en el seno del Departamento de Historia del Arte, Arqueología y Música con una importante respuesta de nuestros egresados, lo que hace previsible el éxito de un grado que prepare al alumnado hacia esas enseñanzas de postgrado y hacia el ejercicio profesional orientado a la gestión patrimonial.

Al respecto, hemos reflexionado sobre el Libro Blanco que, analizando los perfiles profesionales del historiador de arte y considerando los datos derivados de la encuesta realizada el año 2005 en colaboración con el equipo de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona, bajo la dirección del Dr. Cosculluela.

Consultados licenciados, profesores universitarios y, sobre todo, a empleadores privados e instituciones empleadoras de historiadores del arte de toda España, el resultado del estudio, el primero de esta índole en el país, lleva a establecer cinco claros perfiles profesionales:

“Tradicionalmente se viene comprobando cómo la enseñanza y la investigación han sido las principales salidas laborables de los historiadores del arte. Sin embargo, en las últimas décadas, el creciente interés social por la cultura y el patrimonio, ha ofrecido y ofrece otros interesantísimos campos profesionales al historiador del arte”. Éstos son los siguientes:

1- Protección y gestión del patrimonio histórico-artístico y cultural en el ámbito institucional y empresarial: catalogación de conjuntos monumentales, planeamientos urbanísticos, asesorías técnicas y dictámenes histórico-artísticos, gestión de programas y recursos humanos.

2- Conservación, exposición y mercado de obras de arte: museos, centros de arte y cultura, archivos y centros de imagen (fototecas, filmotecas, etc.), subastas y expertizaje, anticuarios y peritaje, comisariado artístico.

3- Difusión del patrimonio artístico: interpretación, turismo cultural, programas didácticos.

4- Investigación y enseñanza: universidad, institutos científicos, escuelas de artes y oficios, escuelas de turismo, escuelas de diseño y enseñanzas medias.

5- Producción, documentación y divulgación de contenidos de la Historia del Arte: trabajo especializado en editoriales, medios de comunicación, nuevas tecnologías audiovisuales y de soporte electrónico.

“En efecto, en la citada encuesta de 2005, el 88 % de los egresados consultados, que declaran trabajar en tareas relacionadas con la Historia del Arte, se identifican con alguno de estos cinco perfiles propuestos. Así, el 26 % de ellos trabaja en el perfil “Conservación, Exposición y Mercado de obras de arte”, el 25 % en la “Investigación y/o la Enseñanza”, el 20 % en la “Difusión del Patrimonio Artístico”, el 12 % en la “Protección y/o gestión del patrimonio Histórico-Artístico”, el 5 % en la “Producción, Documentación y Divulgación de Contenidos” y el 12 % en otros campos.

“De tales datos se deduce que la principal actividad en la que se encuadran nuestros profesionales (el 26 %) es en actividades profesionales en museos, centros de exposiciones, galerías, anticuarios, entre otras. Estos, junto con los perfiles relacionados con el patrimonio, constituyen en conjunto el 58 % de las salidas profesionales.

“Igualmente, se constata que un 25 % de los egresados recientes trabaja en cuestiones relacionadas con la investigación y sobre todo con la enseñanza, presumiendo que en gran parte lo hace en la enseñanza media. Aquí se ve como nuestros titulados son claramente competitivos con otros profesionales en otras disciplinas del área de Humanidades”.

Confirmando estos datos de la encuesta del Libro Blanco, en un reciente encuentro en Abril de 2009, con motivo de la celebración del décimo aniversario de la conclusión de sus estudios de la primera promoción de la Licenciatura de Historia del Arte, pudimos comprobar que de los 23 egresados participantes, todos se hallaban trabajando. De entre ellos un 76% lo hacía en actividades relacionadas con la Gestión del Patrimonio y la Educación, en sus distintos niveles, otro 11 % lo hacía en tareas relacionadas con la Producción, Documentación y Divulgación de Contenidos, mientras que sólo un 13 % lo hacía en campos que no guardan relación con la Historia del Arte.

Atendiendo a estas demandas y a las expectativas de futuro que ya hemos descrito, es por lo que creemos justificado el perfil profesional que define nuestro proyecto de Grado de Historia del Arte. Éste va enfocado hacia la formación en Gestión del Patrimonio y Difusión del mismo, pensando también en la preparación necesaria que ha de tenerse para optar a la Docencia en Enseñanzas Medias, y para ello se tenderá, especialmente en la optatividad, a la complementación de estos perfiles buscando el apoyo de otras materias afines, como Historia y Arqueología, Geografía, Filosofía y Antropología. Y como también se ha indicado, coyunturalmente se ofrecerá un itinerario de asignaturas optativas enfocadas a trabajar en la gestión y divulgación del arte contemporáneo para adecuar la formación final de nuestros egresados a la demanda que se está haciendo actualmente en nuestro contexto próximo.


1. Nuria Ceular Villamandos, José María Caridad Ocerín, Manuel Alcaide Castro, “El perfil del egresado universitario desempleado” en Juan Carlos Ayala Calvo (coordinador), Conocimiento, innovación y emprendedores: camino al futuro, Universidad de la Rioja, Servicio de Publicaciones, 2007. ISBN: 84-690-3573-8. (Ver informe)

2. Informe de la situación laboral de los/as egresados/as de la Universidad de Córdoba. Abril 2009. (Ver informe)

Competencias

Básicas

  • Poseer capacidad de análisis y síntesis para la elaboración y defensa de argumentos.
  • Dominar la comunicación oral y escrita.
  • Gestionar adecuadamente la información adaptándola a la resolución de problemas profesionales y a los posibles tipos de públicos.
  • Adaptarse al trabajo en equipo o multidisciplinar.
  • Usar el razonamiento crítico al reflexionar sobre temas relevantes de índole social, científica o ética.
  • Reconocer y asumir la diversidad y la multiculturalidad atendiendo también a los fenómenos minoritarios o marginales.

De Universidad

  • Manejar una lengua extranjera superando el nivel B1 o equivalente.
  • Usar con solvencia las TICs apropiadas a la formación del Grado.
  • Aplicar sus conocimientos al trabajo o a los estudios posteriores y adquirir hábitos de búsqueda activa de empleo y la capacidad de emprendimiento.

Específicas

  • Reconocer, comprender y analizar el fenómeno del arte en la historia.
  • Identificar las distintas técnicas artísticas.
  • Analizar los diferentes lenguajes artísticos.
  • Manejar los principios, estructura y conceptos de la historiografía artística en sus diferentes modalidades, tendencias y metodologías.
  • Emplear las fuentes documentales y literarias idóneas para el análisis de la obra artística.
  • Reconocer formas, temas y motivos iconográficos.
  • Organizar la información histórico-artística de manera coherente en correspondencia con los espacios y periodos históricos y según el nivel de estudios alcanzado.
  • Adquirir conceptos básicos de museografía y museología.
  • Comprender los mecanismos y factores del coleccionismo y del mercado del arte.
  • Conocer, desarrollar y valorar las acciones de tutela y difusión del patrimonio.
  • Adquirir conocimientos básicos de geografía que permitan a alumnos y alumnas poder analizar los factores socioeconómicos en la configuración urbana y territorial del espacio y su relación con la práctica artística.
  • Manejar fundamentos y conocimientos básicos de la estructura general de la historia.
  • Establecer relaciones entre la historia general y la del arte.
  • Leer, analizar e interpretar el registro arqueológico.
  • Establecer relaciones entre la historia del pensamiento filosófico y la historia del arte.
  • Leer de manera comprensiva y analítica textos históricos, filosóficos y literarios.
  • Establecer relaciones entre la literatura y el arte.
  • Establecer relaciones entre el arte, la naturaleza humana y su variación cultural.
  • Adquirir habilidades en la localización de la bibliografía y en las formas de citar y argumentar con ella según las diversas materias, actividades o proyectos en que se utilice.

© Facultad de Filosofía y Letras