Jueves, 21 Febrero 2019 09:20

La carrera científica de las mujeres y la pseudociencia centran un nuevo debate en el ciclo Cienciaficcionados Destacado

Escrito por

La investigadora Mónica Sánchez del Grupo HIBRO comentó ayer la novela ‘El cuento de la criada’ en la segunda sesión del ciclo organizado por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación

Un mundo dirigido por una élite tiránica y fundamentalista sin espacio para las mujeres. Ese universo imaginado por Margaret Atwood en 1985 y popularizado por la serie televisiva ‘El cuento de la criada’ sirvió ayer de excusa para discutir sobre la carrera científica de las mujeres investigadoras en el transcurso de la segunda sesión del ciclo ‘Cienciaficcionados’, organizado por la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación dentro del VI Plan Anual de Divulgación Científica de la Universidad de Córdoba.  

En esta ocasión fue una joven investigadora, Mónica Sánchez, del grupo HIBRO especializado en Tecnología de los Alimentos, la encargada de abrir el debate moderado por la periodista Marta Jiménez. La discusión, en la que participaron activamente las casi 40 personas asistentes, partió de la referencia a estudios que vienen constatando un descenso de la fertilidad masculina y femenina relacionado con la contaminación ambiental y derivó en los efectos que la maternidad y la crianza tienen sobre el ascenso profesional de las científicas. En este sentido fueron muchas las intervenciones que trataron de poner el acento en la falta de medidas que palien los problemas derivados de la interrupción temporal de la actividad que puede suponer tener hijos para las investigadoras, especialmente para aquellas que requieren evitar el paso por el laboratorio por una razón estrictamente relacionada con la salud laboral. Se abogó por demandar una legislación que favorezca la conciliación, pero también y fundamentalmente por una educación de toda la sociedad que facilite la eliminación de los prejuicios personales y familiares que en ocasiones frenan el desarrollo profesional de las mujeres investigadoras a las que se les adjudica el papel de cuidadoras y anima a renunciar a sus ambiciones profesionales. Además se subrayó el papel que los hombres investigadores pueden jugar en el establecimiento de un modelo de trabajo en equipo basado en la colaboración y no sólo en la competencia permanente.

Por otro lado y, como en buena parte de las distopías, el análisis de la novela de Atwood sirvió para plantear la eterna pregunta ¿realmente la organización social de un mundo científica y tecnológicamente hiperavanzado deriva irremediablemente en un regreso a lo primitivo? Recursos literarios aparte, el debate de los “cienciaficcionados” advirtió sobre el paralelismo entre este tipo de ficciones distópicas y la proliferación de discursos pseudocientíficos que abogan por la vuelta a “lo natural” y reniegan de las evidencias científicas.

 

Visto 833 veces