Un estudio de la Universidad de Córdoba y la Universidad de Cambridge analiza qué factores en la infancia y la adolescencia aumentan la probabilidad de tener comportamientos violentos en la etapa adulta