Versión en EspañolEnglish version
Facebook de la Facultad de Ciencias de la Universidad de CórdobaTwitter de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Córdoba
Mapa del Sitio
Universidad de Córdoba

Facultad de Ciencias

Grado de Ciencias Ambientales

Datos de título

Denominación del título Graduado/a en Ciencias Ambientales
Centro responsable del título Facultad de Ciencias
Centros en los que se imparte el título Facultad de Ciencias (Campus de Rabanales)
Fecha de publicación del título en el BOE BOE 11/11/2010 Documento PDF
Primer curso académico de implanatación del título 2010-2011
Rama de conocimiento
Duración del programa formativo 240 créditos / Cuatro años
Tipo de enseñanza Enseñanza presencial
Lenguas utilizadas en la impartición del título Español
Normas de permanencia Descargar Documento PDF
Salidas académicas en relación con otros estudios. Más información
Salidas profesionales. Más información
Profesión regulada para la que capacita el título (en su caso) Más información

Resolución de 21 de enero de 2011, de la Universidad de Córdoba,
por la que se publica el plan de estudios de Graduado en Ciencias Ambientales.

BOE 11/02/2011 Documento PDF





Número de cursos en fase de implantación 1.º, 2.º y 3.º
Número de plazas de nuevo ingreso ofertadas 65
Número mínimo de créditos de matriculación 24

Más Información sobre el título:


Justificación

La Universidad de Córdoba, viene impartiendo el título de Licenciado en Ciencias Ambientales desde 1994 primero como Título propio (curso 94-95) y posteriormente como Título oficial desde 1995/96, por lo que se trata de la implantación del Grado en Ciencias Ambientales como continuación de la actual Licenciatura.

Para cumplir este objetivo, de implantación del Grado, se ha realizado una experiencia piloto entre los años 2003 a 2009, en todos y cada uno de los cursos de la Licenciatura, por lo que creemos firmemente que contamos con las infraestructuras necesarias, así como con los recursos económicos y personales para su puesta en funcionamiento. Dicha programación se ha realizado con los criterios de racionalización de los recursos disponibles, así como con proyección estratégica (Plan Estratégico de la UCO) tanto de la Universidad, como del contexto social, siendo de gran interés la apuesta por un modelo de calidad, que contribuye a la proyección de nuestra Universidad en la Comunidad Autónoma y en el resto del país, ya que el integrarnos en un Campus Universitario Agroalimentario y en la Facultad de Ciencias con cinco titulaciones la agrupación por Departamentos y por áreas, facilita y vertebra la interconexión didáctica, experimental e investigadora de los miembros implicados.

El título de Grado en Ciencias Ambientales responde por una parte para dar continuidad a la Licenciatura y soporte científico a los ambientólogos que están desarrollando su trabajo y por otra, hay que continuar desarrollando metodologías y herramientas que protejan nuestro entorno. Gracias al trabajo de estos profesionales, se está creando una cultura de protección ambiental, que cada vez va haciéndose más social.

Los problemas ambientales (o distorsiones) surgen como consecuencia de las interacciones entre el medio humano y el medio natural. Por un lado, los procesos naturales que generan efectos negativos sobre el medio humano dan lugar a los riesgos naturales. Por otro lado, aquellas actividades humanas que causan deterioro del medio ambiente son responsables de los impactos. Uno de los cometidos de los graduados en Ciencias Ambientales deberá ser el análisis de dichas interacciones, así como el diseño de medidas, tanto de carácter preventivo como correctivo, encaminadas a mitigar los efectos negativos que puedan derivarse de las mismas.

La multiplicidad de actividades humanas que inciden sobre el medio y los diversos efectos que pueden originar requieren una “ordenación” de actividades en el territorio, donde es imprescindible disponer de herramientas y conocimientos para valorar la situación ambiental y los posibles impactos. Esto es particularmente importante en un entorno tan vulnerable como las zonas áridas y semiáridas ampliamente representadas en todo el arco mediterráneo.

Hoy más que nunca necesitamos investigar y saber, para formar en una materia multidisciplinar en la que convergen especialidades científicas muy diversas. Cada día son más las actividades que están sujetas a cumplimento de normas de carácter legal para su establecimiento o desarrollo, también aumenta el interés de empresas en múltiples actividades en disponer de certificados o acreditaciones sobre normas ambientales. La formación que se requiere para cubrir la demanda de “auditores” o “inspectores” ambientales no está actualmente cubierta, y es imprescindible que aumente en el corto plazo. Esos puestos se están cubriendo hoy con formaciones diversas que tienen una formación parcial y que se especializan en el propio trabajo.

La actividad agraria es en sí misma susceptible de provocar grandes impactos con implicaciones sobre el suelo y el agua que pueden ser muy negativas. Pero también, en sentido contrario, puede participar en la recuperación de suelos o convertirse en un sumidero de CO2 atmosférico. El suelo usado en agricultura es el punto de retorno a los ciclos naturales de gran número de sustancias generadas en otras actividades (ganadería, industria, poblaciones, etc.) cuya adecuada gestión determina el beneficio para el conjunto de los actores implicados y para la sociedad, o el riesgo potencial para el suelo, las aguas o la atmósfera.

La sociedad precisa del trabajo de profesionales que sean capaces de abordar las cuestiones medioambientales desde una perspectiva multidisciplinar, conjugando acciones de ámbito natural, social e industrial, con un compromiso basado en la sostenibilidad de nuestro planeta, como respuesta a las exigencias legales propuestas desde los distintos gobiernos e instituciones a nivel mundial. El graduado en Ciencias Ambientales debe ser un profesional versátil preparado para hacer frente a un amplio abanico de funciones, destacando el conocimiento de los recursos naturales, la gestión de la calidad ambiental en la empresa y organizaciones, así como la realización de estudios ambiéntales sobre aspectos relacionados con la ecología, el medio agrario, urbano e industrial. Esta es la razón de ser de una Titulación que, intentando dar respuesta a los interrogantes científicos, técnicos y educativos sobre el medio ambiente, la sociedad nos demanda.

En lo que respecta a la demanda e Interés del título de Ciencias Ambientales, en el capítulo 2 (pag. 63-75) del “libro blanco de Ciencias Ambientales”, se realiza un estudio exhaustivo de plazas ofertadas y demandadas del título de primera y segunda opción, para ello, se han utilizado fuentes de información directas (de las propias universidades participantes en la red: 26 públicas y 6 privadas) y del Instituto Nacional de Estadística utilizando el horizonte temporal indicado por la ANECA y ampliándolo en un curso académico suplementario para aumentar la precisión y determinación del análisis debido a la juventud de la Titulación.

El número de plazas ofertadas (en el periodo de estudio) se mantiene estabilizado en torno a las 2800 con una media de 101, si bien, en las universidades públicas la media es de 120 y en las privadas de 30. A pesar de la disminución de la tendencia creciente del número de estudiantes matriculados, es una de las pocas titulaciones que ha mantenido un crecimiento positivo vigoroso en los últimos cinco años con una tendencia a la estabilización.

En la Universidad de Córdoba, la Licenciatura en Ciencias Ambientales siempre ha tenido una gran aceptación social con una media de ingreso de 110 nuevos alumnos en los primeros años de esta década, si bien actualmente ha descendido, tal y como se ha observado en el resto de universidades españolas y europeas.

Por otra parte, la titulación de Ciencias Ambientales de la Universidad de Córdoba fue evaluada a través del “Plan Nacional de Evaluación de la Calidad de las Universidades” (Unidad para la Calidad de las Universidades Andaluzas) en su 4ª convocatoria y cuyo informe final fue emitido en mayo de 2002. En dicho informe, se valoran los siguientes puntos fuertes de la enseñanza:

  1. Profesorado bien preparado, dedicado y con ilusión. Tiene interés por la innovación didáctica, al menos en cuanto al uso de técnicas audiovisuales e informáticas.
  2. Buenas instalaciones de aulas, biblioteca, laboratorios y Campus en general.
  3. La elección de asignaturas optativas se sitúa en Segundo Ciclo.
  4. La elaboración de los horarios y planificación de exámenes, que es competencia de la Facultad, se realiza y se conoce por el alumno, incluso antes de matriculación, lo que es un importante paso en la organización de la Licenciatura.
  5. Se han establecido acuerdos y convenios específicos con empresas y organismos y se fomenta la participación de los estudiantes en Programas Europeos e Iberoamericanos.
  6. El perfil del profesorado es muy adecuado a las materias del Plan de Estudios.
  7. Alto nivel de satisfacción del alumnado por la Licenciatura, homogéneo en los distintos cursos y asignaturas y con tendencia ascendente.
  8. La Titulación se enmarca en una Facultad de Ciencias con 5 Licenciaturas lo que le aporta una complementariedad, al intervenir en ella profesores de origen diverso.
  9. Existe una demanda creciente e importante por parte del alumno en solicitar estancias en el extranjero y en la realización de prácticas de empresas.
  10. Existe una alta participación en el control del Profesorado mediante encuestas.

Como es lógico, también fueron puestos de manifiesto algunos puntos débiles. Es de señalar, no obstante, que de la aplicación del Plan de Mejora diseñado como consecuencia de este proceso, la totalidad de estos problemas han sido solventados.

 

© Facultad de Ciencias