ESP ENG
Universidad de Córdoba

Facultad de Medicina y Enfermería

Inicio

Presentación

Distinguido visitante

Desde aquí deseamos darte la bienvenida a la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba,institución en la que se imparte el título de licenciado en Medicina, el Master de Urgencias y varios programas de doctorado. Si te introduces en cada una de nuestras páginas, podrás conocernos mejor a través nuestros Departamentos, la Biblioteca, el Servicio de medios audiovisuales y el resto de nuestras ofertas. También te permitirá acceder al Hospital Universitario Reina Sofía y recoger información de los programas de formación de médicos especialistas, sobre la Tuna de Medicina y sobre la Asociación de Antiguos alumnos.

Como podrás constatar, nuestra institución tiene una gran potencial docente e investigador y, en conjunto, nos hemos preparado para asumir la formación de los profesionales del futuro, adaptándonos a los cambios de la sociedad en la que estamos integrados. Nuestro trabajo se basa en la confianza en el potencial modernizador del hombre, a través de la enseñanza y de la investigación.

Si decides contactar con nosotros, para desarrollar algún periodo formativo en nuestra Facultad, nos esforzaremos porque no quedes defraudado.

Historia

La enseñanza de la Medicina no inició su andadura en Córdoba hasta las primeras décadas del siglo XIX, con independencia de las noticias inciertas y no contrastadas que sitúan su comienzo el Al-Andalus durante el Califato. Bajo la dominación francesa, se creó una Escuela de Cirugía que tuvo como sede el Hospital Mayor de San Sebastián. Su existencia fue fugaz, apenas unos años, como lo fuese también la de la Universidad Libre cordobesa. Creada en 1870, incluyó entre sus centros una Facultad de Medicina. Instalada en el Hospital de Agudos, centro benéfico del que dependían las casas de Maternidad y Dementes, su efímera trayectoria docente culminó en 1874.

Un nuevo intento de instaurar estudios de Medicina en nuestra ciudad, se produce en los años veinte del pasado siglo. Promovido por colectivos y médicos locales, como Manuel Ruiz Maya, el propósito no pasó de ser un desideratum que nunca tuvo posibilidades materiales de hacerse realidad. Esta conjunción de intentos y proyectos frustrados, culminará en la creación en 1972 de la actual Facultad de Medicina cordobesa.

Como sucediera cien años atrás, la Diputación cordobesa jugó un importantísimo papel en el establecimiento de los estudios médicos en la ciudad: las clases se iniciarían "de manera provisional" en los sótanos y almacenes del Hospital Provincial en unas precarias instalaciones habilitadas apresuradamente como aulas por dicha Corporación.

Apenas existente más allá del decreto de creación de la misma, puesta en marcha sin profesorado suficiente y sin edificio propio y adecuado a su número de alumnos, (a modo de ejemplo: la biblioteca disponía de 30 puestos para 1200 alumnos) tampoco se previó administrativamente en su diseño la necesidad de disponer de un centro asistencial que respondiese al concepto de hospital clínico universitario.

La difícil coyuntura por la que pasa el Centro en los primeros meses del año 1976, era la consecuencia natural de los problemas derivados de su creación. Una creación llevada a cabo careciendo de instalaciones adecuadas en extensión y características, y de la imposibilidad de llevar realmente a cabo una necesaria docencia clínica, por la ausencia de conciertos con las instituciones sanitarias locales o por la inaplicación de éstos total o parcialmente. Ambas cuestiones fueron más o menos resignadamente soportadas por las sucesivas promociones de alumnos y sobrellevadas por un, en general, profesorado voluntarioso y entusiasta, que prefirió apostar por su continuidad en la institución o se incorporó a la misma en el curso de los años.

Por fin en diciembre de 1984, cuando la docencia teórica se importe, ya desde tres años antes a caballo entre el Anexo y la sede actual del centro inaugurado en 1981, se firma un Convenio entre el Ministerio y la Consejería de Educación y Ciencia, la Diputación Provincial, la Consejería de Salud y Consumo y la Universidad para la utilización docente de la Ciudad Sanitaria "Reina Sofía" y el Hospital General Clínico.

En realidad, el Convenio fue un acuerdo de mínimos que no contentó a nadie, pues carecía de mecanismos efectivos que garantizasen su aplicabilidad.

Antes de seis años, ¡su vigencia había sido establecida en 50!, dicho Convenio fue derogado por el suscrito en marzo del 90 en el marco establecido por el R. D. 1558/86, que establecía, a nivel del Estado, las bases generales del Régimen de Conciertos entre las Universidades y las Instituciones Sanitarias.

En la práctica, los conciertos suscritos en el marco del R. D. 1558/86, resultaron conflictivos. Por otro lado, el crecimiento natural de la Facultad hacía patente la insuficiencia y aún la inadecuación parcial de las instalaciones inauguradas en 1981. Por ello, desde 1989 se elaboraron diferentes proyectos para ampliar y adecuar las mismas, sin que ninguno llegara a materializarse.

El desarrollo real de una enseñanza clínica sobre la base de unas prácticas hospitalarias y el contar con una infraestructura adecuada en extensión y medios a sus necesidades materiales, fueron, como se ha visto, problemas endémicos en el primer cuarto de siglo de andadura de la Facultad de Medicina cordobesa. Ambos asuntos tuvieron una notable proyección mediática, que el lector interesado puede rastrear en las hemerotecas. La solución de dichas cuestiones era vista como la condición sine qua non para la definitiva consolidación de los afanes materializados en octubre de 1972, evitando así un final de éstos como el que tuviese la experiencia decimonónica. Aprobado por fin el proyecto de ampliación del centro en 1995, su diseño incluía tres módulos de nueva creación a espaldas de las aulas ya existentes, cada uno de ellos de dos plantas, en las que se distribuían aulas, seminarios, laboratorios, despachos, etc., con un espacio útil de más de 1000 metros cuadrados. Una acción cuanto más necesaria tras los requerimientos derivados del nuevo plan de estudios de la Licenciatura. El proyecto partía de la idea de, en base al Concierto con las instituciones sanitarias, disponer por fin de áreas docentes en el Hospital Universitario Reina Sofía. La ampliación se convirtió en realidad en 1997, mientras que el plan director del Hospital Universitario "Reina Sofía", permitió por fin disponer de espacios docentes y aulas para los cursos clínicos en el centro asistencial a partir del curso 2002/2003. Ambas acciones han resuelto satisfactoriamente las demandas históricas de espacios docentes y anejos.

De otra parte, conscientes Hospital y Universidad de la necesidad de una relación estrecha y fluida para la formación, la docencia práctica y la investigación en las titulaciones de la Salud, en especial, la de Medicina, el Concierto actualmente en vigor, constituye una realidad consolidada desde su firma el 6 de marzo de 2000. Si bien no ha resuelto todas las cuestiones que entorpecían el cumplimiento de su objetivo principal (el uso de las instituciones sanitarias para la investigación y la docencia) se desenvuelve hasta hoy sin sobresaltos y con unos niveles de aceptación y satisfacción por ambas partes muy superiores a cualesquiera precedentes. Ello ha permitido la puesta en marcha de proyectos que buscan consolidar y mejorar el modelo.

Puede decirse en definitiva, que la Facultad de Medicina cordobesa, hoy una espléndida realidad plenamente consolidada que conforman sus profesores, sus alumnos, además del PAS y los profesionales de Hospital Universitario "Reina Sofía". Su producción científica y en colaboración con el Hospital Universitario ha merecido numerosos reconocimientos nacionales e internacionales a los miembros de su claustro, mostrando siempre un elevado rendimiento en las pruebas de acceso a la formación de postgrado.

© Facultad de Medicina