El curso Arquitecturas donde habita el arte. Nuevos contenedores para nuevos contenidos se convirtió hoy, desde su comienzo, en escenario de un debate sobre el papel de las infraestructuras culturales en las ciudades modernas.

"Los edificios, además de cumplir una función determinada, tienen que ser una aportación más a la trama urbana", señaló Rafael Obrero, decano del Colegio Oficial de Arquitectos, cuya sede acoge el curso hasta el viernes.

La Universidad de Córdoba, que promueve el curso a través de su Consejo Social, estuvo representada hoy en la inauguración por José Carlos Gómez Villamandos, vicerrector de Estudios de Postgrado y Formación Continua, que celebró el "éxito de participación" de esta actividad, en la que se han matriculado 68 alumnos, el 70 por ciento de ellos profesionales de la arquitectura, la sociología, el urbanismo y el paisajismo, entre otros ámbitos. Anabel Carrillo, presidenta del Consejo Social, celebró la dimensión del curso como platea desde la que asistir a una "creación y conexión de saberes", y mostró su satisfacción por la colaboración entre el Consejo Social y el Colegio de Arquitectos, al que definió como "uno de los centros más activos de la ciudad, con mayor prestigio e influencia en su vida cultural".

Arquitecturas donde habita el arte. Nuevos contenedores para nuevos contenidos se plantea como un punto de encuentro para la reflexión sobre las mutaciones de la ciudad en función de sus infraestructuras culturales, así como sobre el papel que desempeñan los nuevos museos y la relación de éstos con las obras que acogen en su interior. Este debate no escapa al contexto concreto de Córdoba, que tiene actualmente previstas varias infraestructuras culturales, como el Centro de Interpretación de Medina Azahara, el Palacio del Sur, el Centro de Arte Contemporáneo, el Cine Góngora y el Museo Taurino, entre otras.

En este sentido, Rafael Blanco, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, dijo hoy durante la inauguración que el curso lanza al aire la siguiente pregunta: "¿Cómo integrar en la ciudad un nuevo concepto de cultura que una lo antiguo con las nuevas maneras de entender el arte?". Blanco expresó su deseo de que Córdoba se sirva de la cultura como agente transformador, y para ello puso como ejemplo a Bilbao. El concejal de Cultura resaltó también que algunos de los ponentes del curso son "referentes en España por sus proyectos innovadores, que integran la cultura en el ámbito urbano".

La jornada de hoy se corresponde con el área temática El museo y la nueva sociedad, y sirvió como introducción. Antonio Urquízar Herrera, profesor titular de Historia del Arte de la UNED, dio paso a la conferencia de apertura, El museo como espacio urbano y escenario estético, del arquitecto Antonio Fernández Alba. Tendencias y retos del siglo XXI. Ciudades y cultura, a cargo de Luis Rodríguez, profesor titular de la Universidad de Córdoba, fue la siguiente conferencia.

Esta tarde, el orden es el siguiente:
17.00 horas: Nuevas funciones y nuevos espacios para el arte contemporáneo. Jesús Pedro Lorente, profesor titular de la Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza.
17.45 horas: Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo. Manuel Blanco, director del Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo.
18.30 horas: Mesa redonda. Exhibición y espacios. Manuel Blanco, Jesús Pedro Lorente, Luis Rodríguez y Ángel Luis Pérez Villén, crítico de arte.

Las áreas temáticas hasta el próximo viernes son, correspondiéndose cada una de ellas con un día, las siguientes: Continente: Patrimonio y Territorio; Contenido: Llenando las cajas de juguetes; Continente y Contenido: El proceso creativo y sus intereses; Contenido y Continente: ¿Hay un protagonista? Participarán en el curso, entre otros, los creadores Rogelio López Cuenca y Bahk Seonghi; los fotógrafos Mikel Asensio y Elena Pol; Fuensanta García de la Torre, directora del Museo de Bellas Artes de Córdoba; Fernando Francés, director del CAC de Málaga; Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, arquitectos del edificio C4 de Córdoba; José Guirao, director de La Casa Encendida de Madrid; y Rafael Obrero, decano del Colegio de Arquitectos.

Gabinete de Comunicación / A.M.
Lunes, 17 de septiembre de 2007

0
0
0
s2sdefault