Búsqueda avanzada

			
Con todas las palabras
Con la frase exacta
Con alguna de las palabras   
calendar calendar
Viernes, 06 de Octubre de 2017 12:35

Inauguración de las Jornadas “Malas, malvadas, buenas, invisibles y peligrosas”

G.C.
Califica este artículo
(0 votos)
Un momento de la inauguración de la jornada Un momento de la inauguración de la jornada

En la tarde de ayer se inauguraron las Jornadas “Malas, malvadas, buenas, invisibles y peligrosas” con las conferencias “Estereotipos sexistas en la publicidad” y “El honor de las mujeres en la sociedad patriarcal”, organizadas por la Cátedra de Estudios de las Mujeres 'Leonor de Guzmán' de la Universidad de Córdoba, dentro del convenio con la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba y con la colaboración de la Concejalía de la Mujer del Ayuntamiento de Fernán Núñez.

El acto contó con la asistencia de numeroso público, así como del delegado de la Mujer, Juan Manuel Losada González; de la diputada delegada de Igualdad y Cooperación al Desarrollo, Ana María Guijarro Carmona y de la directora de la Cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor de Guzmán, María Rosal Nadales.
Las conferencias fueron impartidas por Francisco José Sánchez García, profesor titular de la Universidad de Granada y Alicia Vara López, profesora de la Universidad de Córdoba.

El profesor Sánchez hizo un repaso diacrónico de los roles tradicionales femeninos y masculinos en las campañas de publicidad, deteniéndose en algunos de los anuncios claramente representativos de los arquetipos de una sociedad patriarcal como la nuestra que, afortunadamente, ya muestra algunos signos de transformación en los últimos años.

La profesora Vara trató sobre los conceptos de la honra y el honor, creados y difundidos por la cultura patriarcal, han servido para justificar la subordinación de las mujeres a sus padres, esposos o hermanos a lo largo de la historia. Nada mejor que la fama, el ojo que todo lo ve, para asegurar el control y la reclusión en el ámbito doméstico, lejos de las miradas acusadoras de una comunidad que acepta y normaliza la desigualdad. El teatro clásico español ofrece múltiples ejemplos de personajes femeninos como Rosaura (La vida es sueño), Doña Mencía (El médico de su honra), Cristerna (Afectos de odio y amor) o doña Ángela (La dama duende), que sufrieron en sus carnes la falta de libertad, fueron señaladas o castigadas por incumplir las reglas, o –en los mejores casos– aprendieron a burlar la vigilancia, ayudadas por otras mujeres. A partir de sus historias se explorarán las raíces culturales de la opresión y la violencia de género, pero también se vislumbrarán cuáles son las claves del empoderamiento.

Todos estos temas fueron abordados durante el posterior coloquio.

Añadir comentario