Lunes, 09 de Octubre de 2017 21:03

El genoma del olivo silvestre explica el porqué de la concentración de ácido oleico en la aceituna

UCC+i
Califica este artículo
(1 voto)
Imagen de un ejemplar de este olivo Imagen de un ejemplar de este olivo

Un equipo internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, secuencia el genoma del acebuche y encuentra las singularidades genéticas que explican las altas concentraciones de ácido oleico en la aceituna, lo que podría servir a la mejora vegetal con interés productivo


Existe en Roma un monte hecho de restos de vasijas de aceite. El Monte Testaccio es la prueba física de la relevancia que la producción de aceite de oliva alcanzó hace unos 2300 años. Los restos de aquellos recipientes cuentan la historia de la que podría considerarse una de las industrias más antiguas de la Humanidad. Pero existen otras historias mucho más antiguas relacionadas con el aceite. Fueron reveladas al mismo tiempo que las del Monte Testaccio, cuando en el siglo XIX la fiebre arqueológica puso a los científicos a intentar explicarlo todo y por supuesto, el pasado. Por las mismas fechas, pero unos kilómetros más al Este, en el paso entre la Europa mediterránea y Oriente Próximo, en la Isla de Creta, aparecieron unas tablillas con anotaciones sobre el cultivo del olivo con unos 4500 años de antigüedad, unos mil años antes de que apareciera contado por primera vez el mito del diluvio universal, aquel donde una paloma trajo en su pico una rama de olivo como prueba de la existencia de tierra.


A juzgar por esos datos, parece que el olivo lleva tiempo siendo un cultivo fundamental para el ser humano. Es más que probable que este árbol que puede alcanzar edades milenarias fuese uno de los primeros en ser domesticado en la revolución neolítica, el momento en el que comenzó a ser clara la diferencia entre el olivo doméstico y el silvestre, conocido como acebuche. Hace tres años se anunciaba la secuenciación del genoma del olivo a partir de un ejemplar de 1200 años propiedad de Emilio Botín. Un trabajo que, excentricidades aparte, tendría un enorme valor biotecnológico para el desarrollo de variedades resistentes a diferentes climas o enfermedades.
Esta semana, la prestigiosa revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS), que edita la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, publica el genoma completo de la subespecie silvestre, obtenido por un equipo internacional de investigadores coordinados por el turco Turgay Unver en el “International Olive (Olea europaea) Genome Consortium” (IOGC) y en el que ha participado Gabriel Dorado Pérez, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Córdoba, como miembro del comité gestor, junto a la investigadora Pilar Hernández del Instituto de Agricultura Sostenible del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Este trabajo que, como en el caso de otros genomas, constituye una base de datos fundamental para futuros desarrollos biotecnológicos, ha servido además para encontrar la explicación genética a una de las peculiaridades más relevantes de los olivos domésticos y silvestres.
Lo que han encontrado Gabriel Dorado y sus compañeros es la base genética responsable de las altas concentraciones de ácido oléico en el fruto del olivo, en comparación con otras especies vegetales. Según describen los autores del trabajo de PNAS, esa concentración se debe a una duplicación de los genes que codifican las enzimas que intervienen en el mecanismo bioquímico que permite obtener este tipo de ácido, así como eventos de represión e inducción de determinados genes. Estos sucesos ocurrieron hace la friolera de 28 y 59 millones de años. Es imposible no pensar en aquellos arqueólogos del siglo XIX que probablemente asistirían ojipláticos a semejante datación molecular.
Aparte de describir al detalle cómo estos eventos moleculares han favorecido que el aceite de oliva sea el de mayor concentración de ácido oléico y, por tanto, de mayor rendimiento frente a otros aceites de origen vegetal, los investigadores han identificado un total de 50.684 genes. Se trata de un minucioso y complejo trabajo que va a permitir poner a disposición de la mejora genética vegetal una información fundamental para el desarrollo de variedades capaces de producir más aceite en diversidad de condiciones ambientales.
Genome of wild olive and the evolution of oil biosynthesisby Turgay Unver et al.
PNAS, October, 2017

Artículos relacionados (por etiqueta)

ir arriba