Búsqueda avanzada

			
Con todas las palabras
Con la frase exacta
Con alguna de las palabras   
calendar calendar
Actualidad Universitaria

La UCO valida una metodologa ms precisa para el estudio cientfico de la enmienda

El biocarbn es una enmienda que puede ayudar a una mejor fertilizacin de los campos de cultivo. Sin embargo, cuando los cientficos estudian las capacidades de este producto, se encuentran con datos no concluyentes. Esta falta de resultados positivos juega en contra de su popularizacin en el sector agrario. Para mejorar el estudio de las propiedades de los terrenos abonados con biocarbn, un equipo de la Universidad de Crdoba (UCO) ha validado un sistema fotogrfico que permite conocer con precisin la presencia del biocarbn y los efectos sobre el cereal.

Muchos estudios cientficos en torno a los efectos del biocarbn no encuentran efectos significativos y pudiera ser porque la medicin de estos efectos no es del todo precisa, indica Rafael Villar, investigador principal de la lnea perteneciente al Departamento de Botnica, Ecologa y Fisiologa Vegetal de la UCO. Para paliar este efecto, el grupo al que pertenece ide un sistema sencillo: sobre un soporte trapezoidal se mont una cmara fotogrfica, que registraba la presencia de biocarbn en un rea pequea: 0,5 x 0,4 metros.

En un campo de cultivo convencional prximo a la ciudad de Crdoba, se reparti biocarbn en parcelas de 6 x 2,8 metros junto a otras de las mismas dimensiones de control, separadas ambas por una franja de tres metros y distribuidas en ajedrezado. Ese ao se sembr girasol y, al ao siguiente, trigo. Dado que entre un cultivo y otro hay unas labores agrcolas de removimiento de tierras (con arados con vertedera, fundamentalmente), la distribucin original del biocarbn cambi. El equipo cientfico emple entonces el sistema fotogrfico para observar en detalle las modificaciones y lo evaluaron en el laboratorio. En las parcelas de control, el terreno no adquiri ningn aporte de la enmienda, gracias a la franja de separacin. En cambio, debido al removimiento de tierras, el biocarbn se haba distribuido de forma irregular por las parcelas originales.

Se estableci una gradacin de la cantidad de biocarbn presente en la superficie, gracias a las fotografas. Para crear la escala, el equipo de edafologa de la UCO aport un espectrofotmetro. La tcnica ha permitido evaluar la presencia de la enmienda un ao despus de su distribucin, y puede servir tambin para campaas posteriores, aade Manuel Olmo, del equipo investigador.

Mejora con una mayor cantidad de biocarbn

En la campaa cerealista, las reas que contenan mayor presencia de biocarbn el rendimiento del trigo se incrementaba en torno a un 20%. En cambio, en las otras reas, el incremento no era significativo. Si se hubiera observado de forma global, podramos haber concluido que el uso del biocarbn no era efectivo, pero, en cambio, con la nueva herramienta, podemos precisar estos datos y comprobar el aporte realizado, aade Olmo. Los resultados han sido publicados en la revista cientfica Science of the Total Environment.

Entre esos efectos positivos se ha documentado un incremento a la adquisicin de nutrientes bsicos para el trigo como el calcio, el fsforo, el potasio y el manganeso. Adems, el terreno enmendado con biocarbn presentaba menor compactacin, algo positivo para la planta, ya que permite a sus races explorar mayor espacio bajo la superficie y mejorar su adquisicin de agua. Finalmente, se constat mayor hidratacin del suelo de forma global.

El biocarbn

El biocarbn se produce por el calentamiento de materia vegetal en una atmsfera pobre en oxgeno. Por este procedimiento, denominado pirolisis, alrededor del 50% del carbono de la biomasa queda almacenado en el biocarbn, por lo que resulta un material muy interesante como sumidero de CO2. El uso del biocarbn no es nuevo, y el estudio de los suelos amaznicos conocidos como terra preta revela que es un material muy estable que puede permanecer en el suelo entre 500 y 1.000 aos. Se conocen beneficios del biocarbn como enmienda relacionados con la mejora de la humedad y de la compactacin del terreno, y de la fertilidad en general. Tambin puede ser til en terrenos cidos, puesto que incrementa el pH del terreno. El reto actual es conseguir que la produccin de biocarbn sea econmicamente viable.

Olmo M, Lozano AM, Barrn V, Villar R. Spatial heterogeneity of soil biochar content affects soil quality and wheat growth and yield. Sci Total Environ. 2016 Aug 15; 562:690-700. doi: 10.1016/j.scitotenv.2016.04.089. Epub 2016 Apr 22. 

Fotointerpretacin del suelo para conocer con precisin los efectos del biocarbn en los cultivos

La UCO valida una metodologa ms precisa para el estudio cientfico de la enmienda

 

El biocarbn es una enmienda que puede ayudar a una mejor fertilizacin de los campos de cultivo. Sin embargo, cuando los cientficos estudian las capacidades de este producto, se encuentran con datos no concluyentes. Esta falta de resultados positivos juega en contra de su popularizacin en el sector agrario. Para mejorar el estudio de las propiedades de los terrenos abonados con biocarbn, un equipo de la Universidad de Crdoba (UCO) ha validado un sistema fotogrfico que permite conocer con precisin la presencia del biocarbn y los efectos sobre el cereal.

 

Muchos estudios cientficos en torno a los efectos del biocarbn no encuentran efectos significativos y pudiera ser porque la medicin de estos efectos no es del todo precisa, indica Rafael Villar, investigador principal de la lnea perteneciente al Departamento de Botnica, Ecologa y Fisiologa Vegetal de la UCO. Para paliar este efecto, el grupo al que pertenece ide un sistema sencillo: sobre un soporte trapezoidal se mont una cmara fotogrfica, que registraba la presencia de biocarbn en un rea pequea: 0,5 x 0,4 metros.

 

En un campo de cultivo convencional prximo a la ciudad de Crdoba, se reparti biocarbn en parcelas de 6 x 2,8 metros junto a otras de las mismas dimensiones de control, separadas ambas por una franja de tres metros y distribuidas en ajedrezado. Ese ao se sembr girasol y, al ao siguiente, trigo. Dado que entre un cultivo y otro hay unas labores agrcolas de removimiento de tierras (con arados con vertedera, fundamentalmente), la distribucin original del biocarbn cambi. El equipo cientfico emple entonces el sistema fotogrfico para observar en detalle las modificaciones y lo evaluaron en el laboratorio. En las parcelas de control, el terreno no adquiri ningn aporte de la enmienda, gracias a la franja de separacin. En cambio, debido al removimiento de tierras, el biocarbn se haba distribuido de forma irregular por las parcelas originales.

 

Se estableci una gradacin de la cantidad de biocarbn presente en la superficie, gracias a las fotografas. Para crear la escala, el equipo de edafologa de la UCO aport un espectrofotmetro. La tcnica ha permitido evaluar la presencia de la enmienda un ao despus de su distribucin, y puede servir tambin para campaas posteriores, aade Manuel Olmo, del equipo investigador.

 

Mejora con una mayor cantidad de biocarbn

En la campaa cerealista, las reas que contenan mayor presencia de biocarbn el rendimiento del trigo se incrementaba en torno a un 20%. En cambio, en las otras reas, el incremento no era significativo. Si se hubiera observado de forma global, podramos haber concluido que el uso del biocarbn no era efectivo, pero, en cambio, con la nueva herramienta, podemos precisar estos datos y comprobar el aporte realizado, aade Olmo. Los resultados han sido publicados en la revista cientfica Science of the Total Environment.

 

Entre esos efectos positivos se ha documentado un incremento a la adquisicin de nutrientes bsicos para el trigo como el calcio, el fsforo, el potasio y el manganeso. Adems, el terreno enmendado con biocarbn presentaba menor compactacin, algo positivo para la planta, ya que permite a sus races explorar mayor espacio bajo la superficie y mejorar su adquisicin de agua. Finalmente, se constat mayor hidratacin del suelo de forma global.

 

El biocarbn

El biocarbn se produce por el calentamiento de materia vegetal en una atmsfera pobre en oxgeno. Por este procedimiento, denominado pirolisis, alrededor del 50% del carbono de la biomasa queda almacenado en el biocarbn, por lo que resulta un material muy interesante como sumidero de CO2. El uso del biocarbn no es nuevo, y el estudio de los suelos amaznicos conocidos como terra preta revela que es un material muy estable que puede permanecer en el suelo entre 500 y 1.000 aos. Se conocen beneficios del biocarbn como enmienda relacionados con la mejora de la humedad y de la compactacin del terreno, y de la fertilidad en general. Tambin puede ser til en terrenos cidos, puesto que incrementa el pH del terreno. El reto actual es conseguir que la produccin de biocarbn sea econmicamente viable.

 

Olmo M, Lozano AM, Barrn V, Villar R. Spatial heterogeneity of soil biochar content affects soil quality and wheat growth and yield. Sci Total Environ. 2016 Aug 15; 562:690-700. doi: 10.1016/j.scitotenv.2016.04.089. Epub 2016 Apr 22. 

Publicado en Ciencia

Investigadores de la Universidad de Crdoba identifican cambios en el cultivo donde el material de origen vegetal se ha empleado como complemento para el abono

El biocarbn es un material similar al carbn vegetal convencional en aspecto y propiedades, pero que tiene unas caractersticas aadidas interesantes para la comunidad cientfica. Se puede emplear para la captura de CO2, que de otra manera terminara en la atmsfera contribuyendo al efecto invernadero. Adems, su uso, combinado con fertilizantes, puede aumentar su eficiencia. Un equipo de la Universidad de Crdoba (UCO) ha observado ahora cmo ayuda al trigo a captar mejor los nutrientes de los abonos. La planta adapta sus races, las estiliza, para absorber mejor los elementos necesarios para su crecimiento, en especial el nitrgeno.

Publicado en Ciencia

La bitcora, coordinada por el investigador de la Universidad de Crdoba Jess Cebrino, competir con otras pginas de divulgacin como El Biocultural, PACMA Catalua o rioMoros

Los Porqus de la Naturaleza se presenta en la dcima edicin de Premios 20blogs como candidata al mejor blog de Medio Ambiente de Espaa. Es una web de divulgacin cientfica con vocacin de acercar la naturaleza y sus misterios a las personas, explican los responsables. Fue creada por un grupo de jvenes de diferentes disciplinas universitarias en 2011, y actualmente aspira a ser una referencia en la blogosfera en el mbito de la divulgacin. Est coordinada por Jess Cebrino, doctorando en el grupo de Aerobiologa, de Botnica, Ecologa y Fisiologa Vegetal en la Universidad de Crdoba.

Publicado en Ciencia

La Universidad de Crdoba observa que estas plantas de secano avanzan en primavera sus fases de aparicin de la hoja bandera y floracin

Los cereales de secano que se cultivan en Espaa han adelantado en las tres ltimas dcadas etapas de crecimiento que desarrollan en primavera como consecuencia de los efectos del cambio global, que en la Pennsula se han manifestado con un incremento de la temperatura media y una ligera disminucin, pero mayor intensidad de las precipitaciones. El avance en sus estados fenolgicos ms significativo ha sido registrado en el trigo y en la avena, cuyas fases de aparicin de la hoja bandera y de floracin se han adelantado una media de tres y un da por ao, respectivamente. Un estudio de la Universidad de Crdoba y el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario ceiA3 con datos fenolgicos y meteorolgicos de la Agencia Estatal de Meteorologa (Aemet) concluye que el cambio climtico est provocando claramente variaciones en la fenologa de los cereales cultivados y sus consecuencias podran ser ms marcadas. Este estudio ha sido publicado en la revista cientfica Climatic Change, una de las mayor impacto en este rea.

Las variaciones meteorolgicas tienen efecto directo en las plantas, ya que pueden adelantar o retrasar etapas, tanto en su nacimiento en las anuales o la floracin. Si estas variaciones persisten en el tiempo, pueden pasar de ser un hecho aislado a una tendencia. Para discernir entre un cambio puntual y una tendencia que se prolonga en el tiempo, los botnicos estudian los desarrollos fenolgicos de las plantas. En el caso de plantas herbceas anuales, el ciclo va desde la semilla hasta su madurez y cosecha. En los ltimos aos, la Pennsula Ibrica ha sido testigo de un incremento tanto de la temperatura media como de la intensidad en las precipitaciones, aunque stas hayan disminuido ligeramente, especialmente en el rea mediterrnea. Con el fin de analizar si estos cambios han tenido efecto en los cinco principales cultivos de cereales del pas, investigadores de la Universidad de Crdoba han analizado las muestras de 26 puntos diferentes de la Espaa pennsular y Baleares desde 1986 hasta 2012. El investigador Jos Antonio Oteros (actualmente en estancia postdoctoral en la Universidad Tcnica de Mnich) y las profesoras Carmen Galn y Herminia Garca Mozo estudiaron, cribaron y estandarizaron los datos de fases fenolgicas observadas por este organismo estatal en los cereales de secano mayoritarios (avena, cebada, centeno y trigo), adems del maz, para posteriormente analizarlos mediante tcnicas estadsticas novedosas con el fin de determinar si durante las ltimas tres dcadas se haba producido algn cambio en el comportamiento fenolgico de estas plantas. Este trabajo se ha realizado en colaboracin con los investigadores de la Aemet Antonio Mestre y Roser Botey.


Muestras de toda Espaa
Las muestras fueron tomadas en diferentes localizaciones en Espaa: desde varios puntos de recogida en la regin biogeogrfica atlntica (Asturias) a datos de la zona mediterrnea (Catalua, Baleares, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andaluca). La Aemet no slo dispone en sus registros de datos del tiempo como la temperatura o las precipitaciones, sino que tambin observa datos biolgicos como los estados de crecimiento de plantas silvestres y cultivadas o el comportamiento anual de los animales, como es el caso de la fecha de llegada de las aves migratorias. Muchos de estos datos son proporcionados por voluntarios que registran esta informacin con minuciosidad y durante aos.

A partir de estos registros, los investigadores del Departamento de Botnica, Ecologa y Fisiologa Vegetal de la Universidad de Crdoba compararon las fechas de la siembra, la nascencia de la planta, el aparicin de la hoja bandera, la floracin, el granado y la cosecha de los cereales mayoritariamente cultivados en Espaa con las temperaturas y precipitaciones de aquellos das. Los cientficos lograron correlacionar cambios significativos en la fenologa de los cultivos de estos cereales de invierno, especialmente durante la primavera, que es cuando se desarrolla la hoja bandera y la floracin, con los cambios meteorolgicos producidos de forma sostenida durante las tres dcadas de estudio. Las variaciones que observamos pueden tener efectos econmicos, puesto que, entre otras adaptaciones, requerir que los trabajos agrcolas se adecuen al adelantamiento de las etapas de los cultivos, han explicado los investigadores de la UCO participantes en el estudio. Tambin advierten que las variaciones fenolgicas pueden llegar a tener impacto sobre la produccin final de cultivo.

El adelantamiento en los ciclos vitales de las plantas fue llamativo en el trigo (Triticum vulgare) y en la avena (Avena sativa), en los que se observaron una ganancia de fechas de tres y un da al ao en sus fases de crecimiento primaveral. No obstante, tambin se observ este avance de fechas de forma significativa en la cebada (Hordeum vulgare) y el centeno (Secale cereal), pero no en el maz (Zea mays). El maz es generalmente un cultivo de regado y su ciclo es diferente al de los cultivos de invierno, es decir, se siembra en primavera y se recoge a finales de otoo. Por lo tanto, el incremento observado de las temperaturas y el cambio en el rgimen de lluvias ha afectado ms a los cultivos de secano, que se siembran en invierno, que al de regado. Estas cinco especies comprenden el 90% de la produccin nacional de cereales, por lo que su contribucin econmica y agrcola es importante.


Jos Antonio Oteros, Herminia Garca Mozo, Roser Botey, Antonio Mestre y Carmen Galn. Variations in cereal crop phenology in Spain over the last twenty-six years (1986-2012). Climatic Change. Fecha de publicacin: 8 de marzo de 2015. DOI 10.1007/s105584-015-1363-9

Publicado en Ciencia

Se trata de una segunda edicin de la obra ocho aos despus de publicada por primera vez. Como su propio nombre indica  "Resmenes de Fisiologa Vegetal" es un conjunto de temas que tienen como objetivo servir de gua prctica y manejable para seguir las clases tericas de un curso general de Fisiologa Vegetal  y que no pretenden sustituir los textos existentes pero si los  multiples defectos de los apuntes tomados en clase. En definitiva se trata de un material complementario estructurado en capitulos de cuatro-cinco pginas cada uno que comienzan indicando los puntos principales a tratar y que finalizan con un nmero tambin limitado de lecturas complementarias.

Esta nueva edicin aparece tras los cambios derivados de la incorporacin al Espacio Europeo de Educacin Superior y consiste bsicamente en una actualizacipn de conocimientos y en la adaptacin del temario a los acuerdos alcanzados por los profesores de Fisiologa Vegetal andaluces. Para realizar el texto, editado, por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Crdoba, su autor Manuel Pineda, ha contado con la colaboracin de varios compaeros del rea ( Pedro Piedras, Elosa Agera, Purificacin de la Haba y Gregorio Glvez) consiguiendo clarificar y simplificar cuestiones cuya comprensin dificulta a veces la gran densidad de  la informacin existente

Publicado en Publicaciones