Desde el SEPA te facilitamos los siguientes consejos para evitar el robo de tu bicicleta personal o de préstamo:

  • Sitúa la bicicleta en un lugar visible y por el que transiten peatones (siempre sin obstruir el paso).
  • Une entre ellos, y con el objeto rígido al que vas a atar la bicicleta, los cuatro elementos más importantes ante un robo: rueda delantera, cuadro, sillín y rueda trasera (opcionalmente puedes llevarte contigo el sillín).

colocacion candados

  • Átala siempre con candados que garanticen un mínimo nivel de seguridad. Los más seguros son las horquillas o “U” rígidas seguidas por los articulados o pitón. La certificación ART garantizaría la seguridad concreta de cada uno de estos productos (desde una estrella: menos seguro pero recomendable, a tres estrellas: lo más seguro del mercado). Las espirales sólo deben considerarse elementos disuasorios para situaciones en las que la bicicleta está al alcance de nuestra vista o asegurar algunas piezas como el sillín (El tiempo que pueden tardar en romperlas, con una herramienta adecuada, se mide en segundos).

tipos candado

  • Átala lo más alto que puedas, un candado cerca del suelo es más fácil y discreto de romper.
  • Retira los pequeños elementos propicios de robar: cuentakilómetros, luces obligatorias de circulación nocturna, etc.
  • Apuntar el número de serie de la bicicleta, útil para su posterior identificación por la policía.

Y si te han robado la bicicleta…

  • Formula la correspondiente denuncia ante las autoridades, facilitando toda la información importante y necesaria a cerca del robo.
 
Consulta también el siguiente vídeo que muestra cómo se deben usar los candados que se inlcuyen en el kit de seguridad para evitar el robo de tu bici de préstamo:

Para contactar con nosotros: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.