Un grupo de investigación internacional ha probado la eficacia de un método estadístico para estimar las emisiones de óxido nitroso de los fertilizantes nitrogenados