Desde que el hombre y la mujer tienen recuerdos de su existencia, siempre ha tratado de comunicarse con todo aquello que le rodea. Este deseo de mantener una relación con los demás congéneres, fundamentalmente, ha ido propiciando a lo largo de los siglos que sus procesos de codificación y descodificación de los mensajes enviados reclamaran de un lado una vinculación con los medios increíble, y de otro el desarrollo de una formación para el consumo crítico de estos, de cara a su incorporación a las dinámicas en las que su vida se imbrica.

DOI: https://doi.org/10.21071/edmetic.v2i2

Publicado: 2015-01-04