La Universidad de Córdoba contribuye a facilitar el trabajo de manejo de los animales

Internet de las Cosas está cambiando nuestra concepción de las actividades humanas tal y como las conocemos. Así, la ganadería de precisión proporciona una serie de herramientas que permiten la automatización de las labores ganaderas. En un contexto mundial donde las expectativas son de crecimiento de la población, lo cual implica un aumento de la demanda de alimentos, el uso de estos instrumentos adquiere un papel relevante para el logro de este desafío.

A tal propósito han contribuido los investigadores de la Universidad de Córdoba, José Emilio Guerrero y Francisco Maroto (AGR-128), junto a Digitanimal S.L., dentro del reto Fiware Zone (lanzado por la Junta de Andalucía y Telefónica), que consiste en la monitorización en remoto de la ganadería extensiva, con objeto de recoger automáticamente información sobre el estado de los animales, que permita optimizar las decisiones de los ganaderos respecto a su manejo reproductivo o sanitario.

En primer lugar, se han tomado datos en 15 explotaciones andaluzas (situación, tamaño, sistema de manejo, etc.). Seguidamente, se ha procedido al desarrollo de un sistema de monitorización y manejo de animales individuales mediante dispositivos adaptados a los distintos tipos de ganadería extensiva, obteniendo datos como la posición GPS de los animales monitorizados, nivel de actividad con un acelerómetro y temperatura por medio de sensores. Éstos han servido para analizar diferentes aspectos del comportamiento animal como distancias recorridas a diario, áreas ocupadas, selección de hábitats. Sobre todo, se ha estudiado el comportamiento alrededor del parto para diseñar un algoritmo de detección automática del mismo.

Concretamente, las soluciones puestas en marcha han sido un collar GPS para conocer la posición exacta y actividad de los animales en el campo y un crotal Bluetooth, que se comunica con el anterior y permite obtener una posición aproximada de una gran parte del rebaño a un coste menor.

A lo largo del proyecto se ha trabajado en varios aspectos relativos al hardware (resistencia del dispositivo en distintas condiciones de campo), firmware (optimización de la frecuencia de muestreo de datos) y software de las soluciones (desarrollo de algoritmos y apps para mostrar los datos a los ganaderos en tiempo real). Además, se ha tratado la integración de los datos de gestión de la explotación (datos reproductivos, partos, destetes, altas, bajas, etc) y aquellos de la gestión económica (compras y ventas); con los procedentes de los sensores (localización, actividad), mediante el desarrollo de una app de gestión ganadera, que se ofrece como un plus junto a los dispositivos. Del mismo modo, se ha incluido información sobre la heterogeneidad de la vegetación disponible en un momento dado a partir de las imágenes satelitales proporcionadas por Sentinel 2 (ESA).

Los resultados procedentes de la optimización del hardware y firmware y los nuevos algoritmos desarrollados del proyecto se están aplicando a todos los dispositivos comercializados (collares GPS y crotales y apps) por la empresa Digitanimal SL, de los que se han vendido aproximadamente 10.000 en todo el mundo.

Durante 24 meses, esta iniciativa gestionada por la OTRI mediante un artículo 83 de la LOU, ha impulsado la monitorización y el manejo de animales a través de dispositivos IoT en ganadería extensiva. Sin embargo, para Francisco Maroto la clave es “adaptar estas tecnologías al día a día del ganadero, un reto tecnológico y también desde el punto de vista del uso de la información recopilada”.