122 personas formadas, 15 desfibriladores, 4 campus. Esas son las cifras que hacen de la UCO la primera Universidad cardioasegurada. La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha reconocido hoy a la Universidad de Córdoba como el primer campus universitario que obtiene esta acreditación. La totalidad de sus centros cumplen con los requisitos en materia formativa y de dotación de desfibriladores externos semiautomáticos.

El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha entregado esta mañana a la Universidad de Córdoba la acreditación como Zona Cardioasegurada, siendo la primera universidad andaluza que obtiene esta distinción. El rector de la UCO, José Carlos Gómez Villamandos, ha manifestado que es “muy importante” para la UCO y para cualquier espacio público y privado, tener esta protección, con unos sistemas “que permitan a las personas que trabajen con nosotros tener ciertas garantías de seguridad”. Según el rector, “este era un compromiso que teníamos desde que llegamos a la Universidad” y ahora se ha materializado.

Después de una resucitación exitosa, los reanimadores pueden aumentar las posibilidades de recuperación. Para profanos esto puede incluir colocar una persona insconsciente en la posición de recuperación. Los profesionales sanitarios pueden utilizar técnicas avanzadas para mejorar la recuperación.

El desfibrilador externo semiautomático (DESA) es un aparato electrónico portátil (producto sanitario) que diagnostica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular (en que el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o a una taquicardia ventricular sin pulso (en que hay actividad eléctrica y en este caso el bombeo sanguíneo es ineficaz), restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente. La desfibrilación consiste en emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando simultáneamente todas las células miocárdicas, pudiendo retomar su ritmo eléctrico normal u otro eficaz. La fibrilación ventricular es la causa más frecuente de muerte súbita.

Página 2 de 2