R e g i s t r a r s e
Imprimir
Lección 14. Agua.

Lección 14.- El agua. Funciones fisiológicas. Distribución en el organismo. Balance hídrico y factores que lo afectan.

 

El agua.

 

El agua es el componente molecular más abundante en los seres vivos. Químicamente es una molécula neutra con dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, pero los electrones del oxígeno están más cerca de él que del hidrógeno por lo que se crean dentro de la molécula dos zonas con cargas distintas. Esto hace que el agua tenga unas propiedades peculiares.

 

  • Líquida a temperatura ambiente.
  • Elevado calor específico que sirve de amortiguador frente a los cambios de temperatura.
  • Elevado calor de vaporización que permite a los seres vivos disminuir su temperatura por evaporación en los pulmones o por el sudor a través de la piel.
  • Buen disolvente tanto para sales minerales como para compuestos orgánicos.

 

El agua en los animales.

 

Como se ha dicho anteriormente es el componente mayoritario en el organismo. Varía con la edad de los animales: Por ejemplo en el embrión el porcentaje aproximado es del 95%, en el animal joven desciende al 75-80% para caer a niveles de 50-70% en el animal adulto. Paralelamente a este descenso se incrementa el contenido de grasa del animal, es decir se asiste a una especie de sustitución del agua por la grasa.

 

También varía según los tejidos y órganos. Por ejemplo el contenido acuoso de sangre, leche, orina o saliva está próximo al 100%, mientras que otros tejidos como el músculo su contenido aproximado es del 70%.

 

El agua en los vegetales.

 

Los contenidos en agua de los vegetales también son variables. Si se tiene en cuenta los alimentos más frecuentes del ganado se observa que el forraje verde tiene un contenido en agua superior al 80%. Contenido que es superior en la hierba joven y que desciende hasta la floración. Con la madurez se pierde también agua, y con la marchitez el descenso es aun más acusado. Los sistemas de conservación de la hierba también contemplan un descenso del contenido en agua con respecto a la cantidad inicial de la hierba. En el caso de los ensilados el descenso en contenido acuoso es mínimo ya que es un método de conservación en húmedo. La henificación supone la desecación de la planta por lo que su humedad desciende a niveles inferiores al 18%.

 

Los concentrados, que es el otro alimento usual del ganado, tienen bajos contenidos en agua. Los niveles para una buena conservación deben estar en torno al 10%. Lo mismo ocurre con algunos subproductos como la paja o el salvado.

 

Determinación del agua en los alimentos.

 

La determinación del agua se realiza en el Análisis inmediato de los alimentos por desecación en estufa a 105ºC hasta obtener peso constante. La cifra de la humedad es complementaria de la materia seca del alimento.

 

Funciones fisiológicas.

 

Las principales funciones del agua en relación con la nutrición son las siguientes:

 

  • Es solvente de numerosos compuestos.
  • En la digestión participa en la hidrólisis de los principios inmediatos: proteínas, grasas, carbohidratos.
  • Interviene en la absorción de los nutrientes.
  • Participa en el transporte de metabolitos.
  • Sirve de vehículo para la excreción de productos de desecho.
  • Regula la temperatura corporal en base a la gran cantidad de agua que tienen los organismos, el elevado calor específico y el elevado calor de vaporización del agua.

 

Balance hídrico.

 

Las pérdidas de agua que se producen en los organismos son:

 

  • En el aire espirado en forma de vapor de agua.
  • Evaporación a través de la piel con el sudor.
  • Excreción en la orina acompañada de sales minerales y urea como componente más importante procedente de la degradación de las proteínas.
  • Excreción con las heces. La cantidad de agua de las heces depende principalmente del régimen alimenticio del ganado y de la especie animal así las heces de vacuno tienen por término medio más agua (80%) que las de los pequeños rumiantes (50%).

 

En los rumiantes la pérdida fecal es aproximadamente igual a la pérdida por la orina, mientras que en monogástricos las pérdidas de agua con las heces supone un 10-20% frente a la salida de agua en la orina que es del 80-90%. Una pérdida importante de agua es en los animales enfermos que presentan síntomas de diarrea.

 

Necesidades de agua.

 

Los animales son más sensibles a la falta de agua que a la falta de alimento. Una pérdida del 10% de agua del organismo supone una deshidratación grave, la pérdida del 20% supone la muerte.

 

Las restricciones de agua a los animales implican que se produzcan también descensos en la ingestión de alimentos. El consumo de agua debe de estar en relación al contenido de materia seca de la ración así por ejemplo el vacuno adulto necesita consumir de 3 a 5 l de agua por kg de materia seca y los terneros de 6 a 8 l por kg de materia seca. Las necesidades de agua también aumentan cuando aumenta la temperatura ambiental, cuando la ración es rica en proteína o tiene un elevado contenido en sal.

 

Fuentes de agua.

  

El agua necesaria para la vida animal procede de tres fuentes: Agua de bebida, agua que entra en la composición de los alimentos y el agua metabólica que es la que se genera en el propio organismo como consecuencia de la reacciones que se producen en la oxidación de los principios inmediatos. Por término general la oxidación de 1 g de proteína genera 0,4 g de agua, la de 1g de hidratos de carbono generaría 0,6 g de agua y la de 1 g de lípidos genera 1,1 g de agua. En ocasiones es la fuente de agua para los animales.

 

 

 R e g i s t r a r s e
   ©  F r a n c i s c o  U r e ñ a  (Grupo CIM)