R e g i s t r a r s e
Imprimir
Lección 3. Análisis de los alimentos

Lección 3. Análisis químico de los alimentos. Toma de muestras. Sistema Weende. Los carbohidratos ante el análisis químico-nutricional. Sistema Van Soest. Estudio crítico de ambos sistemas. El análisis de los lípidos y las proteínas de los alimentos.

 

Análisis de los alimentos. Justificación.

 

Un alimento no contiene exclusivamente componentes nutricionales aun cuando éstos representen en algún caso hasta el 90% del extracto seco del mismo. Junto a las sustancias potencialmente nutritivas existen una serie de componentes que no poseen ese carácter. Como ejemplo se pueden citar los taninos de muchas frutas, el ácido fítico de los granos de cereales, el ácido oxálico de algunos vegetales, que siendo productos naturales presentes en el alimento tienen una actividad antinutricional. El ácido oxálico es una sustancia descalcificante y el ácido fítico forma unos compuestos insolubles que no pueden ser absorbidos.

 

Además en el alimento pueden aparecer otros componentes exógenos como sustancias contaminantes de distinta naturaleza, toxinas de mohos, fertilizantes, compuestos inórgánicos, metales pesados, u otras que se agreguen deliberadamente con unos fines concretos. Asimismo es frecuente que en los alimentos elaborados aparezcan residuos de algunas sustancias que han favorecido ese proceso tecnológico de elaboración.

 

Por todo ello es importante la realización de análisis para determinar la composición de los alimentos tanto desde el punto de vista nutricional como desde otros enfoques que ayuden a mejorar la producción del ganado o eventualmente prevenir o controlar cualquier situación perjudicial o anómala.

 

Determinación del valor nutritivo de los alimentos.

 

No existe un modelo único para abordar el análisis químico y nutricional de los alimentos. La naturaleza y la finalidad del producto servirán de guía para ver qué tipo de análisis se realizará. El objetivo del análisis puede ser la aptitud o capacidad de determinado alimento para producir determinado rendimiento (por ejemplo leche, carne,…) o bien cumplir con determinadas exigencias legales, higiénicas o nutricionales.

 

Toma de muestras.

 

Para cuantificar la composición química de un alimento es imprescindible obtener una muestra representativa de un todo, que en ocasiones puede ser muy heterogéneo. Dada la variedad de recursos alimenticios utilizados para alimentar a los animales domésticos, la dinámica seguida en la toma de muestras diferirá con el tipo de alimento.

 

En primer lugar hay que hacer un planteamiento para el muestreo, en el que se debe de tener en cuenta el número y el tamaño de las muestras.

 

Número de muestras que debe de ir en relación al tamaño. Todas las partes que constituyen el alimento a analizar deben de tener la misma probabilidad de ser seleccionadas.

 

En la preparación de una muestra sólida para análisis se han de tener en cuenta algunas indicaciones entre las que destacan:

 

a. La muestra global se mezcla cuidadosamente y se coloca sobre una superficie plana. Si hay que realizar una reducción del tamaño, se sigue el método de los cuartos: se toman porciones de dos cuartos opuestos, se mezclan de nuevo y se repite la operación las veces que sea necesario hasta obtener la cantidad deseada.

 

b. El peso final de la muestra para análisis dependerá de la naturaleza del alimento en cuestión y puede variar desde 1 kg en piensos concentrados, harinas o granos de cereales, hasta varios kg para forrajes, en particular si están en estado fresco.

 

c. Las muestras con un contenido en humedad inferior al 15% se muelen directamente en un molino de martillos. La muestra se recupera íntegramente, se homogeniza, se pone en un frasco  que se cierra herméticamente y se identifica. Las muestras que contienen más del 15% de humedad se mantienen a 60ºC durante el tiempo necesario hasta obtener un producto lo suficientemente desecado que permita una molienda adecuada. Posteriormente se procede de igual forma a las muestras anteriores.

 

El tamaño de molienda suele ser igual o inferior a 1,0 mm, si bien algunas técnicas pueden especificar tamaños concretos.

 

Análisis inmediato de los alimentos.

 

El análisis de Weende es, sin duda, el más conocido y, si bien posee una utilidad relativa, en algunos aspectos no ha podido ser mejorado. El método fue ideado por Henneberg y Stohmann (1867) en la estación experimental de Weende (Alemania) y consiste en separar, a partir de la MS de la muestra, una serie de fracciones que presentan unas ciertas características comunes de solubilidad o insolubilidad en diferentes reactivos. Con este método se obtienen cinco principios nutritivos brutos que incluyen los siguientes compuestos (Figura).

 

 

Fracciones del analisis inmediato de los alimentos.

 

 

 

1. Cenizas: Materiales inorgánicos en general

2. Proteína bruta (PB): Proteínas, péptidos, aminoácidos (Aas), bases nitrogenadas, amidas, nitrógeno vitamínico...

3. Extracto etéreo (EE) o Grasa bruta (GB): Grasas, ceras, resinas, lípidos complejos, pigmentos, vitaminas liposolubles...

4. Fibra bruta (FB): Celulosa, hemicelulosa, lignina insoluble, cutina...

5. Sustancias Extractivas Libres de Nitrógeno (SELN, MELN, ELN): Almidón, glucógeno, azúcares, celulosa, hemicelulosa, lignina, pectinas, pigmentos, ácidos grasos de bajo peso molecular, vitaminas hidrosolubles...

 

Las cuatro primeras fracciones (Cnz, PB, FB, EE) se obtienen a partir de análisis específicos, mientras que la quinta (ELN) se calcula restando al porcentaje de MS las cuatro fracciones (Cnz, PB, FB, EE).

 

Determinación del contenido de materia seca (MS).

 

La cantidad de materia seca (MS) que contiene un pienso o forraje destinado a la alimentación animal es un criterio esencial de apreciación tanto de su valor nutritivo como de su aptitud para la conservación.

 

a. Fundamento

La humedad es la pérdida de peso experimentada por un alimento o pienso cuando se le somete a desecación en estufa de aire, a una temperatura de 100-105ºC, hasta peso constante o durante 24 horas. La MS resulta de sustraer al total, el contenido en humedad.

 

b. Material (MS de laboratorio)

Pesasustancias (crisoles)

Estufa de desecación

Desecador

Balanza de precisión

 

c. Técnica

- Se toma un crisol vacío de la estufa (100-105ºC), se lleva al desecador (15-25 minutos mínimo). Se pesa el crisol vacío en una balanza de precisión (Tara, T), una vez tarada, se pone la balanza de precisión a 0 g con el crisol encima, y se colocan entre 3 y 5 g de muestra fresca (MF).

- Se coloca el crisol en la estufa a 100-105ºC y se mantiene hasta que alcance un peso constante (mínimo 4 horas) o durante 24 horas.

- Se retira el crisol de la estufa y se coloca en el desecador hasta que éste se enfríe (15-25 minutos)

- Se pesa de nuevo el crisol con la muestra seca (T + MS)

 

d. Cálculo

% MS = (((T + MS) – T)/ MF) x 100

% Humedad = 100 - % MS

 

e. Precauciones

Esta técnica, de validez general, no es apropiada para determinar correctamente el contenido en agua y materia seca de ciertos alimentos como ingredientes ricos en azúcar, ensilados, leche en polvo... Esto se debe  a que durante la desecación a 100-105ºC, además de agua, también se pierden otras sustancias volátiles (ácidos grasos y amoníaco libres, alcoholes, ácidos esenciales, etc.) o a que ciertas reacciones químicas que ocurren durante la desecación ocasionan variaciones de peso.

 

De hecho, la humedad de productos que contienen más del 5% de azúcares (melazas, cereales hidrolizados, garrofas, productos lácteos...) se recomienda obtenerla a 70ºC y 20 mm Hg de presión, en presencia de un deshidratante o con una corriente continua de aire seco. En el caso de los ensilados y productos fermentados en general, habría que determinar por separado el contenido en sustancias volátiles. No obstante, tratándose de análisis laboriosos, que no siempre sería justificable realizar, pueden emplearse factores de corrección sobre los valores de MS obtenidos a 80 o 100ºC.

 

Determinación de las diferentes fracciones del alimento por el método Weende.

 

Cenizas

 

a. Fundamento

Las cenizas están consideradas, de forma general, como el residuo inorgánico de una muestra que se obtiene al incinerar la muestra seca a 550ºC. Están constituidas por óxidos, carbonatos, fosfatos y sustancias minerales.

 

b. Material Crisoles de porcelana, mufla de incineración, desecador, balanza.

 

c. Técnica

- En un crisol de porcelana previamente calcinado y tarado (Tara, T) en la balanza de precisión (la cual se vuelve a colocar a 0 con él encima), se colocan entre 2 y 5 g de muestra fresca (MF).

- Se lleva a la mufla entre 2 y 6 h a 550 ºC.

- Se retiran los crisoles con las pinzas adecuadas y se llevan a la estufa de 100 ºC con objeto de regular la temperatura. Posteriormente se pasan al desecador y se pesa de nuevo (T + Czs). Las cenizas han de presentar un color blanquecino. De lo contrario, la muestra es sospechosa de contener todavía materia orgánica.

 

d. Cálculos

%CzsMF = ((T + Czs) - T/ MF) x 100

% Materia OrgánicaMF = % MS - % Czs

 

Proteína bruta (PB)

 

La Proteína Bruta o Materias Nitrogenadas Totales (MNT) se determinan mediante el método Kjeldahl que data de 1883. Como consecuencia de su estructura a base de aminoácidos individuales, el contenido de nitrógeno de las proteínas varía sólo entre unos límites muy estrechos (15 a 18% y como promedio 16%). Para la determinación analítica del contenido en proteína total o “proteína bruta”, se determina por lo general el contenido de nitrógeno tras eliminar la materia orgánica con ácido sulfúrico, calculándose finalmente el contenido de proteína con ayuda de un factor (en general 6,25)

 

En el tratamiento Kjeldahl de alimentos no se determinan sólo proteínas o aminoácidos libres, sino también ácidos nucleicos y sales de amonio. También se determina el nitrógeno ligado de compuestos aromáticos, como pirazina, ciclopentapirazina, pirrol y oxazol, así como el nitrógeno orgánico ligado de las vitaminas, tales como la B1 (tiamina), la B2 (riboflavina) y la nicotinamida.

 

No obstante, como por lo general los alimentos sólo contienen cantidades traza de compuestos aromáticos nitrogenados y de vitaminas, el error así cometido se considera despreciable. Además, por este método no se determinan el nitrógeno nítrico, el cianhídrico, el de la hidracina, ni el del grupo azo, por lo cual el método es particularmente interesante y relativamente específico para la determinación de las proteínas.

 

a. Fundamento

Al hervir una muestra con ácido sulfúrico concentrado en presencia de un catalizador, el nitrógeno se convierte en amoníaco, mientras que la materia orgánica se oxida hasta agua y CO2. El nitrógeno, en forma de sulfato amónico, se determina agregando un exceso de sosa (NaOH) y destilando el amoníaco producido. Este amoníaco es retenido por el ácido bórico y el borato amónico formado se neutraliza directamente con una disolución de ácido clorhídrico valorada y con la ayuda de un indicador de pH.

 

b. Material

Batería digestora y matraces Kjeldahl

Aparato Kjeldahl de destilación y valoración

Ácido sulfúrico concentrado

Catalizador

Solución de hidróxido sódico (30%)

Ácido bórico con indicador

Ácido clorhídrico valorado (0,1 N)

 

c. Técnica

- Digestión: Pesar alrededor de 1 g de muestra fresca (MF). Introducir en el matraz Kjeldahl, añadir el catalizador (0,5 g) y 10 ml de ácido sulfúrico concentrado.

Preparar simultáneamente un matraz con un blanco (sin muestra, pero con el mismo 0,5 g de catalizador y 10 ml de sulfúrico). Colocar los matraces en la batería de digestión bajo campana de extracción de humos. Digerir durante un mínimo de hora y media, hasta que la muestra quede del todo transparente.

- Destilación y valoración: Una vez enfriados los tubos, añadir unos 60 ml de agua destilada por tubo y proceder a la destilación y valoración automática. Anotar el gasto de ácido clorhídrico empleado (ml).

 

d. Cálculos

g de Nitrógeno x 6,25 x 100 = ml HCl  x NHCl (mol/l) x 14,01 (g/mol) /1000

% PBMF = (1,401 x N x f x g) / peso en MF de la muestra

NHCl = Normalidad del ácido clorhídrico

f = Factor de proteína          

General: 6,25

Carne y Derivados: 6,28

Leche y Derivados: 6,38

g = Gasto (en ml) de ácido clorhídrico en la valoración

 

Fibra bruta (FB).

 

a. Fundamento

La técnica determina el residuo que persiste después de dos hidrólisis sucesivas, una ácida y otra alcalina. En cierto modo, intenta simular el ataque gástrico e intestinal que se produce in vivo. Es una fracción que se encuentra únicamente en las muestras de origen vegetal; las de origen animal han de contener cantidades inferiores a un 2%.

 

b. Material

Crisoles de vidrio filtrantes (porosidad 2)

Aparato FiberTec

Ácido sulfúrico 0,26 N

Hidróxido Sódico 0,31 N

Acetona

Zelite (tierra de diatomeas)

Iso-octanol (antiespumante)

 

c. Método

- Se pesa alrededor de 1 g de muestra (MF) en un crisol  de vidrio filtrante precalcinado, identificado, y que contenga 0,3 - 0,5 g de Zelite. Si la muestra posee un alto contenido graso (EE o GB > 8%), se desengrasará previamente con éter etílico.

- Calentar el ácido sulfúrico. Colocar los crisoles en el FiberTech y ponerlo en funcionamiento. Cuando la solución ácida comience a hervir, añadir 150 ml a cada crisol junto con dos gotas de antiespumante. Ajustar la temperatura del aparato y mantener la ebullición durante 30 minutos.

- Calentar la solución de hidróxido sódico y agua destilada. Transcurrida la media hora de digestión ácida, parar la ebullición y lavar tres veces el residuo con agua destilada (50 ml/ lavado) y con ayuda de vacío. Una vez neutralizada la muestra, añadir 150 ml de hidróxido sódico caliente y dos gotas de antiespumante. Proceder de igual forma que con el ataque ácido y dejar hervir durante 30 minutos.

- Tras media hora, apagar la fuente de calor y lavar tres veces con agua destilada y una última con acetona. Sacar los crisoles del FiberTech y ponerlos a secar en la estufa a 100 – 105ºC durante más de 8 horas.

- Poner los crisoles en el desecador. Dejar enfriar. Pesarlos (Crisol + Residuo) y colocarlos en la mufla para obtener las cenizas.

- Introducir los crisoles en la estufa para regular su temperatura, llevarlos al desecador para enfriar y pesar de nuevo (Crisol + Czs.).

 

d. Cálculos

% FBMF = 100 x ((Crisol + Residuo) - (Crisol + Czs.))/ g MF muestra

 

Extracto etéreo (EE) o Grasa bruta (GB). Método Soxhlet

 

a. Fundamento

Extracción de los materiales liposolubles de la muestra con éter de petróleo con pesada posterior del extracto tras la evaporación del disolvente.

Con materias de origen vegetal se hace referencia siempre a EE y no a GB ya que, además de grasa, el éter extrae importantes cantidades de pigmentos vegetales, ceras, etc. Con muestras de origen animal, es conveniente preceder la extracción con una hidrólisis ácida.

 

b- Material

Aparato extractor Soxhlet.

Estufa de desecación.

Baño María con regulación de Tª.

Éter de petróleo 40-60 ºC.

Matraces.

 

c. Técnica

- Confeccionar un cartucho de papel de filtro. Introducir en él, aproximadamente, unos 2 - 3 g de muestra (MF). Tapar el cartucho con algodón e introducirlo en el cuerpo central del aparato Soxhlet.

- Tarar el matraz Soxhlet (T), sacado previamente de la estufa y puesto en desecador. Montar la columna y poner el aparato en marcha poniendo en funcionamiento el sistema de refrigeración y el Baño María a 60 ºC. Poner éter en el cuerpo central del aparato Soxhlet hasta que sifone una vez. Añadir más éter sin que llegue a sifonar.

 

- Se deja sifonar repetidas veces hasta que el éter circule totalmente transparente (6 h mínimo) Transcurrido este período, se recupera todo el éter del cuerpo central. Tras dejar airear durante 30 – 60 minutos, el éter residual del matraz se evapora en estufa (entre 1-4 horas) a 75 ºC. Posteriormente se enfría el matraz en el desecador y se pesa (Matraz + Grasa).

 

d. Cálculos

% EEMF = 100 x ((Matraz + Grasa) - T)/ g MF Muestra

 

 

Resultados.

 

Generalmente, la composición de los alimentos se expresa en materia seca (MS), ya que facilita la comparación nutritiva. Una vez obtenidos los resultados de los diferentes análisis (expresados sobre materia fresca (MF), se deben de calcular sobre materia seca (MS).

 

 Muestra:

Resultados expresados en MF

Resultados expresados en MS

% Agua

 

 

% MATERIA SECA (MS)

 

 

% CENIZAS (Cnz)

 

 

% MATERIA ORGÁNICA (MO)

 

 

% PROTEÍNA BRUTA (PB)

 

 

% FIBRA BRUTA (FB)

 

 

% EXTRACTo ETEREO (EE)

 

 

% ELN

 

 

 

 

Sistema Van Soest.

 

Los nutrólogos consideran el análisis inmediato de los alimentos arcaico y poco exacto. Las críticas más duras recaen sobre la fracción hidrocarbonada (Fibra bruta y Extractivos libres de Nitrógeno). Precisamente para tratar de obviar el inconveniente que supone el saber que parte de la fracción de fibra es potencialmente aprovechable por los rumiantes y que los no rumiantes pueden encontrarse con alimentos aparentemente poco fibrosos pero que resultan de muy difícil digestión Van Soest en 1967 propuso una analítica que dividía a los componentes del alimento en tres grupos o fracciones:

 

·         Fracción muy utilizable

·         Fracción parcialmente utilizable

·         Fracción no utilizable

 

Hirviendo la muestra de alimento en una solución detergente neutra se divide en una fracción muy utilizable que incluye al contenido celular y la pectina que son Solubles en detergente neutro (SND), y una fracción parcialmente utilizable constituida por componentes de la pared celular insolubles denominada Fibra neutro detergente (FDN). Los SND contienen lípidos, azúcares, almidón, proteína y ácidos orgánicos así como pectina componente normal de la pared celular que tiene una alta utilización nutritiva.

 

La FDN se hierve en detergente ácido con lo que la hemicelulosa se hidroliza y se obtiene un residuo denominado Fibra ácido detergente (FAD) que contiene celulosa y la fracción menos digestible (lignina, cutina, sílice y nitrógeno no proteico).

 

Otros sistemas de análisis.

 

Como se puede comprender, el proceso químico de un análisis bromatológico es largo, complejo y costoso. Por eso, en las últimas décadas se utiliza cada vez más la técnica denominada NIRS (Near Infra Red System), consistente en utilizar radiaciones del infrarrojo cercano para determinar la composición química de una sustancia. En Bromatología, convenientemente calibrado con análisis realizados por procedimientos tradicionales, en húmedo, permite analizar números muy elevados de muestras en muy poco tiempo, con una aceptable precisión y un coste mucho más reducido.

 R e g i s t r a r s e
   ©  F r a n c i s c o  U r e ñ a  (Grupo CIM)