Querido/a compañero/a:

Hoy, 23 de abril, día del libro, suele ser una jornada especial en nuestra Facultad. Todo el personal de biblioteca, capitaneado por Mari Carmen Fernández Jaén, prepara este día con el mimo y la ilusión que ponen siempre en las muchas y muy heterogéneas iniciativas que desarrollan a lo largo de cada curso académico.

En concreto, cada 23 de abril, se regalan libros y claveles, se escucha a la tuna con sus alegres cánticos universitarios, y el patio en el que está situada la blibliteca se convierte en un lugar muy transitado a lo largo de toda la mañana.

Día, por tanto, de júbilo académico y de celebración. La causa bien lo merece: el libro o, mejor aún, los libros, en plural. ¿Qué sería de nosotros, profesores y estudiantes, universitarios en suma, sin ellos? Posiblemente nada.

De hecho, en las paredes de nuestra Facultad hay paneles con grandes frases que nos recuerdan la relevancia de los libros. Como la que dice "los libros me enseñaron a pensar, y el pensamiento me hizo libre (Ricardo León) o la que insiste en que "cuanto más se lee, menos se imita" (Jules Renard).

Este año, sin embargo, no podemos celebrar este día del modo habitual. Las circunstancias derivadas de la emergencia sanitaria del Covid-19 no nos permiten si tan siquiera acceder a la Facultad. Pero ello no ha impedido al personal de nuestra biblioteca establecer fórmulas virtuales de celebración.

Entre ellas, destaca muy especialmente el video que tengo el placer de remitirte en el archivo adjunto. Estoy seguro que te va a gustar. Es una prueba evidente de que, pese a que las instalaciones de nuestra Facultad están cerradas, la actividad universitaria de Puerta Nueva sigue su curso.

No te entretengo más. Sólo dos cosas antes de despedirme. En primer lugar, mi sincero reconocimiento (en nombre de toda la Facultad) al personal de biblioteca por la excelencia con la que siempre realiza su labor.

En segundo lugar, mi deseo de que pronto podamos vernos personalmente. Será señal inequívoca de que vuelve a nuestra vida la tan hoy anhelada normalidad. Ojalá las circunstancias lo permitan cuanto antes.

Un afectuso saludo y con él mis deseos de todo lo mejor, para ti y los tuyos,

Luis María Miranda Serrano

Catedrático de Derecho Mercantil

DECANO