El proyecto, que surge a partir de una práctica de clase, revela que la mayor parte la ciudadanía ha incrementado su empatía hacia los animales y ve con buenos ojos el acercamiento de la fauna