La iniciativa, en la que participan jóvenes en riesgo de exclusión, pretende fomentar valores como la empatía o la tolerancia mediante un programa educativo de 60 horas que incluye sesiones de hockey, baloncesto y fútbol