Viernes, 08 Abril 2022 08:56

La Facultad de Filosofía y Letras conmemora su 50º aniversario con un concierto en el Palacio de Viana

Escrito por G.C.
Un momento del concierto ofrecido en el Palacio de Viana dentro de los actos conmemorativos del 50 aniversario de la Facultad de Filosofía y Letras. Un momento del concierto ofrecido en el Palacio de Viana dentro de los actos conmemorativos del 50 aniversario de la Facultad de Filosofía y Letras. G.C-Ch.M.

La Orquesta Joven de Córdoba ofreció un variado repertorio bajo el título ‘La Música de los Grados’, un homenaje a la relación de la música con las materias que se imparten en la Facultad.

 El Patio de Columnas del Palacio de Viana fue el escenario escogido este jueves para conmemorar musicalmente el cincuentenario de la Facultad de Filosofía y Letras. La Orquesta Joven de Córdoba, dirigida por David Fernández Caravaca, ofreció un variado repertorio bajo el título ‘La música de los grados’, que pretende poner de relieve la estrecha relación existente entre la música y las materias académicas que se imparten en la Facultad.

El concierto fue ofrecido por la Fundación Cajasur con motivo de la celebración del 50º aniversario del centro, con el objetivo de poner en valor la estrecha colaboración que, en materia cultural y editorial, han mantenido ambas instituciones a lo largo de estos 50 años.

‘La música de los grados’
La música se hace eco de sensibilidades históricas, se convierte en legado de inquietudes y demandas de la sociedad. Las creaciones musicales se inspiran en procesos sociales que marcan preferencias culturales e ideológicas para devenir en obras de valor histórico-artístico extraordinario.

La inspiración en fuentes literarias y movimientos artísticos de la Suite Burlesque de Quixotte (1716), de Georg Philipp Telemann, refleja la influencia internacional que la obra de Cervantes alcanzó en época temprana y sirvió de inspiración a compositores como Purcell, Salieri, Mendelssohn, Manuel de Falla, Óscar Esplá o Cristóbal Hallfter, como base para óperas, oberturas y poemas sinfónicos. Carmen (1875), del compositor francés Georges Bizet, basada en la novela homónima de Prosper Mérimée (1845), recrea una Andalucía misteriosa y exótica de la mano de una cigarrera gitana que transita por los escenarios costumbristas que la obra
musical reproduce.

La traducción a múltiples idiomas de los libretos de estas óperas ha permitido desdibujar fronteras, difundir las fuentes literarias, crear un mensaje que sirve como inspiración de creaciones musicales y genera un lenguaje universal sin fronteras lingüísticas ni ideológicas. Por su parte, la presencia de la música en el cine contribuye al desarrollo y comprensión del discurso audiovisual, al formar las “bandas sonoras” parte indisociable del vocabulario de la obra fílmica.

La música implica, pues, una traducción cultural de significados que no solo atañe a la letra de las canciones en la música popular o a lo recogido en un libreto de ópera, sino que afecta a lenguajes musicales que operan de forma diferenciada en cada cultura musical. Lejos del habitual cliché de la "música como lenguaje universal", lo sonoro requiere de un proceso comunicativo que está, en último término, mediado por los intérpretes diversos de la música, desde el instrumentista que lee una partitura a la compositora, desde el crítico musical a las audiencias pasadas y presentes.

Lengua, Historia, Arte, Música y Cultura, se fundieron ayer tarde para crear ‘La Música de los Grados’, piezas musicales que celebran el discurrir de 50 años de pensamiento humanístico en la Universidad de Córdoba.

 

Foto de familia de autoridades académicas asistentes al concierto

Vista general del Patio de Columnas durante el concierto

Información adicional

Visto 1323 veces Modificado por última vez en Viernes, 08 Abril 2022 09:20