Viernes, 30 Octubre 2020 11:15

La Cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor de Guzmán celebra sus Jornadas de Formación en Igualdad

Escrito por G.C.
Momento de las jornadas virtuales Momento de las jornadas virtuales

Ayer se celebraron, en formato virtual, las Jornadas Formación en Igualdad, organizadas por la Cátedra de Estudios de las Mujeres Leonor de Guzmán, dentro del convenio con la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba. La inauguración de las jornadas contó con la participación de la diputada delegada de Igualdad y Cooperación al Desarrollo, Alba Doblas Miranda; la vicerrectora de Políticas Inclusivas y Vida Universitaria, Rosario Mérida Serrano, y de María Rosal Nadales, directora de la Cátedra de Estudios de las Mujeres “Leonor de Guzmán”.

En las jornadas participaron Lina Gálvez Muñoz, catedrática de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pablo de Olavide, y Miguel Lorente Acosta, profesor titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada.

El profesor Lorente explicó cómo las circunstancias del confinamiento potencian los factores de riesgo de violencia de género a escala individual y social, al aumentar el aislamiento y las barreras que dificultan la solicitud de ayuda y la denuncia, lo cual hace de esta asociación una “amistad muy peligrosa". La consecuencia directa es el aumento de esta violencia. Sin embargo, destacó que una primera aproximación puede llevar al error al entender que la violencia de género disminuye debido al descenso de las denuncias y del número de homicidios. El estudio de la violencia de género bajo el confinamiento debe tener un sentido evolutivo que contemple las consecuencias en sus dos fases: durante el confinamiento, con el aumento en todas sus formas (física, psicológica y sexual), y tras el confinamiento, centrándose en la valoración del riesgo de letalidad, el cual se incrementa debido la percepción de pérdida de control por parte del agresor. "El final del confinamiento no es una solución en sí mismo, sino un cambio de circunstancias aún bajo el riesgo que conlleva la situación social y la crisis económica creada. Todo ello debe ser tenido en cuenta para desarrollar medidas eficaces de prevención y protección", indicó.

La doctora Gálvez expuso el efecto desigual que produce la Covid en mujeres y hombres, con el incremento de la violencia de género, el impacto en los cuidados, los efectos económicos vinculados con la segregación ocupacional y precariedad, así como los espacios de la toma de decisiones. Insistió en que el recorte del sector público "nos afecta a las mujeres, porque somos las usuarias y las principales empleadas". Por tanto, planteó la necesidad de cambio y de avanzar hacia una mayor democratización económica, basada en el bienestar de las personas: hacia una económica feminista. Para Lina Gálvez, es imprescindible revalorizar el cuidado y situarlo en el centro, por lo que entiende que "debemos pensar en una tercera transición, la del cuidado, un acuerdo de cuidados, una ética del cuidado si queremos hacer de esta situación un espacio más humano".

Las jornadas han contado con la participación de más de cuarenta personas, con una presencia del 85% de mujeres y un 15% de hombres, entre personal técnico de Diputación, ayuntamientos, universidades y asociaciones.

 

Información adicional

Visto 217 veces Modificado por última vez en Viernes, 30 Octubre 2020 11:13