Viernes, 28 Octubre 2022 13:16

El II Congreso de Patrimonio Filosófico se celebrará del 15 al 19 de noviembre

Escrito por G.C.
Valora este artículo
(0 votos)
Cartel del congreso. Cartel del congreso.

La Facultad de Filosofía y Letras y la Casa Góngora serán los dos escenarios donde se celebrará el II Congreso de Patrimonio Filosófico que tendrá lugar del 15 al 19 de noviembre, organizado por la Universidad de Córdoba y el Ayuntamiento, con la colaboración del grupo de investigación HUM-364 (Historia de la Filosofía).

Desde hace años, la UNESCO celebra el tercer jueves de noviembre el Día Internacional de la Filosofía. Aprovechando esta situación, el II Congreso Internacional de Patrimonio Filosófico pretende difundir entre los distintos sectores de la sociedad los conocimientos adquiridos en el ámbito académico. Para ello, la intención del comité organizador es convertir este congreso en la primera semana de la filosofía de Córdoba, siguiendo el impulso de otras ciudades con proyectos similares, "pues pocas ciudades del mundo tienen el pasado, la historia y la trayectoria que tiene Córdoba en lo que a historia de la filosofía se refiere. Esta ciudad ha sido, durante milenios, un referente cultural e intelectual y es nuestro propósito tratar de recuperar ese símbolo a través de este congreso", apunta el profesor Manuel Bermúdez, organizador del congreso.

Las democracias de medio mundo afrontan, a lo largo de este siglo XXI, multitud de desafíos que pueden resultar realmente demoledores: demagogia, populismo, crisis energética, agotamiento de recursos, cambio climático, guerra, etc. Una de las herramientas más poderosas que ha creado la humanidad para avanzar en progreso y civilización ha sido la filosofía. Córdoba ocupa un lugar preponderante en lo que a reivindicación de pasado filosófico se refiere, de ahí que pretendamos, con este segundo congreso internacional, tratar de poner en valor la herencia filosófica recibida, sobre todo en un momento como el actual, cuando la racionalidad está tan minusvalorada o cuando la mentira no encuentra un adecuado pensamiento crítico que la combata. La filosofía forma parte de los cimientos de las sociedades democráticas contemporáneas. La UNESCO lleva defendiendo la necesidad de la filosofía, entendida esta como actitud y como método, para poder reforzar los mimbres básicos sobre los que se sustentan nuestras sociedades. El pensamiento filosófico, como medio para la reflexión y la tolerancia intercultural, puede resultar una auténtica panacea para muchos de los males que aquejan a nuestro mundo. El legado de pensamiento que nos ha llegado puede proporcionarnos apoyos desde los que encauzar nuestras soluciones a temas que nos atañen como sociedad, siendo este un extraordinario motivo para que la filosofía sea divulgada por diferentes vías, llegando más allá del entorno académico y la enseñanza reglada. La universidad tiene una obligación de difundir, de transferir los conocimientos que se crean en ella y la filosofía no puede quedarse atrás. En un momento en que la filosofía aparece capitidisminuida en los distintos niveles del sistema educativo, el reconocimiento y la reivindicación de esta herencia debe ser fundamental.

La filosofía no puede considerarse solamente como la disciplina que engloba distintas corrientes de pensamiento que han ido surgiendo a lo largo de la historia, sino que, traída al presente, puede aplicarse a nuestra cotidianidad.

Córdoba como caso paradigmático
A lo largo de los siglos, en Córdoba han ido surgiendo filósofos que han gozado de gran relevancia. Lucio Anneo Séneca (Córdoba; 4 a. C. – Roma; 65 d. C.), referente de la política romana durante la era imperial, estructuró una obra que lo encumbró como representante del estoicismo y del moralismo. Osio (Córdoba; 256 – Sirmio, Serbia; 357), padre de la Iglesia y consejero del emperador Constantino I, está considerado como pionero al teorizar sobre la separación entre autoridad eclesiástica y autoridad civil. Ibn Hazm (Córdoba; 994 – Huelva; 1064), polemista y sabio errante, reflexionó, en El collar de la paloma, sobre la verdadera esencia del amor, indagando en lo inmutable de este; lo que engarza con su esfuerzo por distinguir entre lo verdadero y lo falso. Abraham ibn Daud (Córdoba; 1110 – Toledo; 1180) fue el introductor del pensamiento racionalista aristotélico en la tradición del judaísmo. Fátima de Córdoba (Córdoba; siglo XII), mística sufí, ejerció como maestra del ilustre Ibn Arabi. Averroes (Córdoba; 1126 – Marrakech; 1198), que defendió la formulación de verdades universales por parte de los seres mortales, fue determinante a la hora de plantear la relación entre la fe religiosa y la razón filosófica, lo que supuso que su pensamiento tuviera una notable influencia en la Europa renacentista. Maimónides (Córdoba; 1135 – El Cairo, Egipto; 1204), figura controvertida entre los judíos, desde sus detractores hasta los que lo consideran el pensador más determinante posterior a la Biblia, también teorizó sobre la conciliación entre fe y razón. Fernando de Córdoba (Córdoba; 1422 – Roma; 1480) es considerado como uno de los autores más relevantes del neoplatonismo español. Y los ejemplos podrían continuar.

No es sencillo encontrar un lugar con tantos referentes del pensamiento de tan diferentes períodos y culturas; y tal hecho hace que Córdoba pueda presumir de ser cuna de un rico patrimonio filosófico. Y si bien no hay una conciencia formada al respecto, tampoco podemos decir que la ciudad sea totalmente ajena a su fértil pasado, ya que es algo que se puede constatar mientras paseamos por su entramado de callejuelas, donde encontramos esculturas que rinden homenaje a los pensadores locales más célebres. La filosofía también está de algún modo presente en el acervo popular, con esa definición de senequismo que el pueblo ha ido modelando, aunque este término sea bastante impreciso.

Este singular legado filosófico, que en algún caso ha llegado a trascender hasta alcanzar lo universal, se suma a ese sello que marca a Córdoba como lugar de convivencia entre culturas. Una filosofía de la tolerancia que, como concepto, ya tendría suficiente peso para articular el argumentario de un espacio de interpretación filosófica.
Teniendo en cuenta la repercusión que podría generar en nuestro entorno, el Área de Filosofía de la UCO viene articulando una investigación que busca poner en marcha proyectos que miren hacia dentro, desde un carácter divulgativo, y hacia afuera, como potenciación de la imagen de la ciudad. 

Más información en: www.uco.es/patrimoniofilosofico

Programa del congreso: https://www.uco.es/servicios/actualidad/agenda/eventodetalle/15250/-/15-19-11-22-ii-congreso-internacional-de-patrimonio-filosofico-cordoba-15-19-noviembre-de-2022

 

 

Información adicional

Visto 611 veces Modificado por última vez en Viernes, 28 Octubre 2022 13:31