Búsqueda avanzada

			
Con todas las palabras
Con la frase exacta
Con alguna de las palabras   
calendar calendar
Jueves, 03 de Diciembre de 2015 11:08

El catedrático emérito de la UCO Rafael Manuel Jiménez Díaz ingresa en la Real Academia Luis Vélez de Guevara

G.C. - E.L
Califica este artículo
(7 votos)
Rafael Manuel Jiménez Díaz Rafael Manuel Jiménez Díaz


En 2002 recibió el Premio Jaime I a la Protección del Medio Ambiente


Rafael Manuel Jiménez Díaz, catedrático emérito de Patología Vegetal en el Departamento de Agronomía de la ETSIAM de la Universidad de Córdoba y profesor de investigación en excedencia en el Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC, ingresó el pasado 26 de noviembre como académico correspondiente de la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letra ‘Luis Vélez de Guevara’. Su elección unánime se produjo a propuesta de académicos Concepción Boy Martínez, Francisco Fernández-Pro Ledesma y Mariano Oñoro López.

El profesor Jiménez Díaz ha sido vicerrector de Investigación de la UCO y presidente de la Sociedad Española de Fitopatología (SEF). Actualmente es académico correspondiente de la Real Academia de Doctores de España, presidente de la Asociación Española de Sanidad Vegetal (AESaVe), miembro del Alto Consejo Consultivo en Investigación y Desarrollo de la Presidencia de la Generalitat Valenciana, y vocal del Consejo Rector del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA). En sus distinciones destaca como socio de Honor de la SEF y socio distinguido (fellow) de la Sociedad Americana de Fitopatología (APS). Ha recibido el Premio Rey Jaime I a la Protección del Medio Ambiente en 2002 y el Premio de Investigación Finucosa XXV Aniversario de la Universidad de Córdoba en la modalidad agroganadera y alimentación.

Su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias, Bellas Artes y Buenas Letra Luis Vélez de Guevara se ha titulado ‘La sanidad de las plantas y el mundo microbiano: un apasionante escenario con repercusiones sobre la producción agrícola’. En dicho discurso refirió la reducción en la productividad agrícola ocasionado por las enfermedades de las plantas y el impacto negativo que pueden tener sobre la salubridad de los productos cosechados y destacó el incremento de ellas durante las dos últimas décadas como consecuencia de la emergencia de nuevas enfermedades y la re-emergencia de otras que habían sido controladas eficientemente, que tienen lugar con las introducciones de patógenos exóticos, el desarrollo de nuevas estirpes de ellos de superior virulencia, la homogeneidad genética de los cultivos y los cambios que tienen lugar en las tecnologías de producción agrícola.

En particular, Jiménez Díaz resaltó la profusión de introducciones de patógenos exóticos en países miembros de la Unión Europea, propiciadas por la intensificación en el intercambio internacional de material vegetal, la desaparición de barreras fitosanitarias entre dichos países y la ineficiente certificación de material vegetal libre de infección. Ejemplos de ellas son la reciente introducción de la bacteria Xylella fastidiosa subespecie pauca asociada con la muerte súbita del olivo en Italia, y la sospecha de que se haya introducido en Portugal la bacteria Candidatus Liberibacter asiaticus causante del huanglongbing de los cítricos, que han originado, respectivamente, alarmas en los sectores oleícola y citrícola españoles por las devastaciones que se han producido asociadas con ellas en olivo en el sur de Italia, y en cítricos de Brasil y Florida.

Asimismo, Jiménez Díaz resaltó los avances que se están produciendo en el desarrollo de innovaciones y tecnologías para el control de enfermedades y la protección de las producciones agrícolas, basados en la investigación científico-técnica y los progresos en biología molecular, biotecnología, tecnologías de sensores ópticos remotos, entre otras muchas disciplinas, que han propiciado mejoras sin precedentes en las posibilidades de detección y cuantificación de los patógenos en planta y en suelo, caracterización de la estructura genética y pautas evolutivas de sus poblaciones, caracterización de los mecanismos defensivos en la planta contra los patógenos y desarrollo de variedades resistentes, y caracterización de los microorganismos beneficiosos adaptados al nicho reizosférico eficientes en el control biológico de las enfermedades.

No obstante dichos avances, Jiménez Díaz insistió en que para su traslación práctica y eficiente al control de enfermedades y protección de las producciones agrícolas deben ir acompañados de mejoras inaplazables en la formación superior especializada en las disciplinas de la Sanidad Vegetal, y la adaptación técnica y transferencia a los sectores usuarios técnicos y profesionales.

Añadir comentario