Yahweh, Dios de la tempestad, Dios de la historia

Contenido principal del artículo

Gregorio del Olmo Lete

Resumen

La mitología cananea presenta a su dios principal, Baal, como ‘dios de la tempestad’, que actúa como tal tanto en la naturaleza como en la sociedad. El rayo y el trueno son sus armas, que aseguran su poder sin rival y pregonan a la vez su bendición: la lluvia, que aporta la vida y la fertilidad. Los hebreos asumieron esa imagen divina y la aplicaron a su propio Dios, Yahweh, que suplantó a Baal en todas sus funciones. Pero además de proporcionar la fertilidad, el Dios de Israel proporciona a su pueblo su palabraa lo largo de su historia, que se escucha en la callada y atenta recepción del mensaje profético, no en el fragor del trueno, en el que resonó la revelación del Sinaí según el modelo cananeo.

Detalles del artículo

Sección
Artículos