Los relieves asirios como fuente de documentación equinotécnica

Contenido principal del artículo

José C. Martín de la Cruz
Eduardo Agüera Carmona

Resumen

Los équidos que sustituyeron en la Edad del Bronce a los existentes en el Próximo Oriente (onagros, asnos e híbridos), procedían de emigraciones de pueblos nómadas euroasiáticos que cruzaron el Cáucaso y se establecieron en Anatolia, Mesopotamia y otras regiones de la zona, constituyendo animales de monta o tracción de los nuevos centros de poder: hititas, mitannios, hurritas, asirios e hicsos, entre otros. La representación de estos animales en los relieves asirios del imperio medio, en tiempos de Salmanasar III, Senaquerib y Asurbanipal, nos permite reconocer un tipo de locomoción, la ambladura, que actualmente los ganaderos consideran como un defecto a erradicar. En otro caso, con motivo de una entrega de tributos a Salmanasar III, en el Obelisco Negro de Nimrud, se observa la posición y morfología de un caballo que presenta los rasgos definitorios del que actualmente reconocemos en el pura raza árabe (AA).

Detalles del artículo

Sección
Artículos