Jueves, 27 Febrero 2020 09:45

¿Qué mensaje enviarías al pasado para frenar el desastre ecológico?

Escrito por UCC+i

La investigadora Chelo Brígido desgranó la novela ‘Cronopaisaje’ de Gregory Benford en la segunda sesión de Cienciaficcionados

La Tierra es un caos al borde de un desastre ecológico. En Inglaterra, un científico que trabaja con taquiones está intentando contactar con el pasado para advertirles sobre la miseria y la muerte que sus experimentos y acciones han causado. Esta es la premisa de la que parte ‘Cronopaisaje’ de Gregory Benford, la novela de ciencia ficción elegida para la segunda edición de Cienciaficcionados, que tuvo lugar ayer en el restaurante El Astronauta.

Chelo Brígido, investigadora del Departamento de Ingeniería Forestal de la Universidad de Córdoba, fue la encargada de comentar la novela en una conversación que desfiló entre temas ecológicos y morales y en la que salieron a relucir algunos de los problemas a los que se enfrenta el personal investigador en la actualidad en el ámbito académico.

La charla, guiada por la periodista Marta Jiménez, comenzó haciendo referencia al rigor científico que caracteriza a la obra de Gregory Benford y que le valió alzarse con el prestigioso Premio Nébula el año de su publicación, en 1980. Para la investigadora, las explicaciones científicas que da el autor para eludir las eternas paradojas de los viajes en el tiempo están especialmente bien resueltas e incluso resultan verosímiles.

En la novela, el mundo ha sobrepasado ese punto de no retorno a partir del cual el desastre ecológico es imposible de detener. ¿Es así en la realidad? Para Chelo Brígido, la humanidad se encuentra muy próximo a él aunque aún no se ha alcanzado. Esto ofrece un margen de actuación para revertirlo pero, en su opinión, es necesario un gran movimiento de concienciación y compromiso. Si ella tuviera que enviar un mensaje al pasado, les aconsejaría que ideasen un protocolo para detectar los efectos colaterales de sus acciones.

Durante la conversación se hicieron también referencia a las dificultades que tienen las investigadoras para acceder a puestos de alto cargo en la actualidad, algo que en la novela se ve reflejado a la perfección, así como la constancia de que son ellas las que suelen dejar de lado sus carreras, abandonándolas o reduciendo su jornada laboral, cuando tienen hijos.

La media hora de debate de la segunda sesión de Cienciaficcionados sirvió para abordar algunos de los problemas sistémicos de la I+D+i española, como los relacionados con la competitividad que existe en la Universidad. Para algunas personas, en la universidad triunfa la cooperación antes que la competencia. Sin embargo, otros reconocen que la falta de financiación y de recursos puede llegar a potenciar la hostilidad entre grupos de investigación y departamentos dentro de la propia universidad. Además, insitieron algunas de las personas asistentes, “en la convocatoria de proyectos, se valora más la cooperación con otros grupos de otros países que con los de tu propia universidad”.

Durante el debate también se destacó el papel de la divulgación científica a la hora de frenar la desinformación y de combatir las fakes news y la necesidad de que los medios de comunicación de masas dediquen más espacios a la ciencia.

En relación al medioambiente, las personas asistentes debatieron sobre la necesidad de que la ciudadanía conozca, no sólo las causas, sino también cómo se puede ayudar a mitigar los efectos de manera individual aunque para ello se exija empatía y compromiso para renunciar a algunos hábitos. En la realidad actual no se necesita enviar un mensaje al pasado, las soluciones ya están encima de la mesa y sólo hay que conocerlas y ser capaces de llevarlas a cabo.

 

Visto 189 veces