La Unidad de Cultura Científica y de la Innovación defiende los logros del plan de comunicación que dirige y la creación de la comunidad agrícola que replica estas prácticas sostenibles

El proyecto Diverfarming logra reducir el uso de fertilizantes en el cultivo del brócoli asociándolo a habas en uno de sus terrenos experimentales en Murcia

El proyecto SustainFARM busca aumentar el rendimiento agronómico, ambiental y económico de los sistemas integrados de producción alimenticia o no alimenticia (IFNS)

El equipo de Diverfarming desarrolla un manual de indicadores para evaluar los efectos de la diversificación de cultivos en suelo y plantas

¿Qué indicadores son los que revelan si un sistema agrícola está siendo sostenible? ¿Y qué métodos serían los más fiables para medirlos? Un equipo integrado por personal técnico e investigador, en colaboración con propietarios de empresas agrarias, ha publicado el ‘Manual de análisis de planta y suelo para sistemas agrícolas’  (Handbook of plant and soil analysis for agricultural systems) con el objetivo de responder a estas preguntas. Esta publicación se convierte así, en uno de los primeros resultados prácticos del proyecto Diverfarming, financiado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea y centrado en la propagación de la diversificación de cultivos y el uso de prácticas de bajos insumos como estrategias básicas de una agricultura sostenible en Europa. 

La junta asesora cuenta con personal de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Agricultura de Finlandia o representantes de sindicatos agrarios europeos

El cambio de paradigma que en la agricultura europea supondrá la apuesta por un modelo basado en la diversificación de cultivo, el uso consciente de los recursos naturales mediante técnicas de manejos adecuadas a este fin y la participación de agricultores y usuarios finales en la construcción de dicho modelo cuenta también con un plantel de personal experto en el sector agrícola que guiará los objetivos del proyecto con el fin de que lleguen a cristalizar como medidas dentro de las políticas agrarias europeas.

 El proyecto europeo Diverfarming ensaya la diversificación de cultivos en cinco terrenos experimentales en Italia

 

Aquellas personas que se dedican a la agricultura en Italia tienen que afrontar cada vez más problemas medioambientales como las bajas concentraciones en materia orgánica en sus suelos o la erosión y compactación de los mismos. Todo ello sin olvidar la contaminación de tierra y agua. Para tratar de buscar soluciones a esta situación, el Consejo de Agricultura y Economía (CREA) y la Universidad de Tuscia junto con agricultores y expertos de la cadena agroalimentaria como Barilla y Casalasco evaluarán durante tres años los sistemas de diversificación implementados en dos zonas con condiciones climáticas diferentes: el Valle del Po (norte) y la región de Apulia (sur).

El proyecto Diverfarming mapea las prácticas más eficaces económica, social y medioambientalmente e inicia una fase de experimentación para ofrecer soluciones a los agricultores europeos

El olivar, protagonista principal de los paisajes andaluces, será más rentable y sufrirá menos problemas de erosión si comparte su protagonismo con otros cultivos. Intercalando oleaginosas para ganado, plantas aromáticas, medicinales o incluso aloe vera entre las calles del olivar crecerá su rendimiento. El empleo que este tipo de sistema de cultivo generará será clave para facilitar el anclaje de la población en zonas rurales y el relevo generacional, sobre todo en zonas de olivar de montaña o pendiente donde el abandono de la tierra suele ser más acusado.