Autor Tema: "Jane Eyre", de Charlotte Brontë  (Leído 2721 veces)

Esperanza

  • Administrador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 155
    • Ver Perfil
    • Club de Lectura UCO
"Jane Eyre", de Charlotte Brontë
« en: 19 de Enero de 2017, 09:46:29 am »
Jane Eyre es de esos libros que apenas necesitan presentación. ¿Quién no lo ha leído, o mejor, pongámoslo más fácil, quién no ha visto alguna de sus múltiples adaptaciones, bien para el cine o para la televisión?
El pasado 13 de enero tuvo lugar en la Biblioteca Pública Provincial de Córdoba un nuevo encuentro del maxi-club Lecturas Redondas en el que, tras una magnífica introducción de la investigadora de la UCO y especialista en la materia María Valero, tuvo lugar un extenso debate sobre la novela de Charlotte Brontë. Lo primero que me llamó la atención fue la cantidad de público asistente, más que en otras ocasiones, lo que de entrada demuestra que  es una novela que se sigue leyendo mucho y que sigue enganchando al público lector desde su publicación en 1847. La discusión versó sobre varios aspectos de la novela:
-   El feminismo (individual y salvando las distancias) que destila y que a día de hoy hace que ciertas actitudes de su protagonista nos sigan sorprendiendo, sobre todo teniendo en cuenta que vivió en la pacata época victoriana
-   La importancia de la educación y la lectura en las personas, y, sobre todo, en las mujeres, como única tabla de salvación para ciertas clases sociales de aquella época
-   El retrato y la crítica a la sociedad de entonces
-   Todo lo que Charlotte Brontë puso de su vida en su personaje y todo lo que el personaje le aportó a ella misma
-   La vigencia de la novela en la actualidad, que se sigue editando y adaptando al cine (la última adaptación, y una de las mejores, es de 2011), además de ser inspiración para algunos libros, como Todo ese fuego, la biografía novelada de las hermanas Brontë que ha escrito recientemente Ángeles Caso
Si bien es cierto que todo esto la convierten en un clásico, ¿por qué, a diferencia de otros clásicos, se sigue leyendo generación tras generación, y no ha perdido ni un ápice de su atractivo inicial? Por un lado, el halo de misterio que rodea la vida de su autora y la de sus hermanos (Emily y Anne, también escritoras, y Patrick, escritor frustrado), sobre los que se ha especulado y escrito mucho, contribuye a que sigamos aún hoy hablando de ellos. Pero la respuesta puede estar en la fuerza de la historia y cómo no, en la fuerza de la protagonista, que, como una nueva cenicienta, lucha contra los elementos y consigue que el príncipe, en este caso Mr. Rochester, se enamore de ella, siendo a priori la candidata con menos papeletas. También aparece por ahí un hada madrina en forma de herencia, que hace que Jane pueda hablar por fin de tú a tú a su enamorado y disponer, como luego diría Virginia Woolf, de “una habitación propia y 500 libras al año”.
Al igual que hicimos el año pasado con La Regenta, os proponemos, además de la lectura completa de la novela, fácilmente accesible desde internet, una selección de la misma (en pdf y txt sólo si estáis registrados) con fragmentos en los que se pone de manifiesto el carácter de Jane Eyre, testaruda, rebelde, orgullosa y tímida a la vez (como la propia Charlotte), y sobre todo, ansiosa de independencia, lo que la lleva a tomar, la  mayor parte de las veces, las decisiones que toma. Es verdad que al final sucumbe al matrimonio, pero no olvidemos que lo hace por amor y por nada más.
Por supuesto, que también está en la Biblioteca
« última modificación: 19 de Enero de 2017, 09:50:46 am por Esperanza »

Grego

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 2
    • Ver Perfil
Re:"Jane Eyre", de Charlotte Brontë
« Respuesta #1 en: 19 de Enero de 2017, 11:58:33 am »
Lo buscaré en la biblioteca de Huelva.
Lo leí hace mucho y me apetece volver a leerlo

María V

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 1
    • Ver Perfil
Re:"Jane Eyre", de Charlotte Brontë
« Respuesta #2 en: 23 de Enero de 2017, 11:00:21 pm »
Hola, soy María Valero y quiero hablar aquí sobre el más allá de Jane Eyre, es decir, sobre los diferentes hipertextos que ha originado la novela de Charlotte Brontë, tema que ya traté en el maxi-club de lectura en la Biblioteca Provincial. Jane Eyre se ha convertido sin duda en un clásico de escritura de mujeres y del siglo diecinueve en general. El hecho de que la novela sea incluida en gran cantidad de cursos académicos es señal de su estatus canónico. Sin embargo, Jane Eyre no es sólo una novela perteneciente a la institución universitaria; Jane Eyre es una novela que resuena en lectores de diversas edades y diferentes culturas. De este modo, quiero hacer un análisis de algunas de las respuestas más populares y originales sobre la novela desde su publicación.
Resulta difícil pensar en otra novela del siglo diecinueve, excepto quizás Cumbres Borrascosas, que haya inspirado a tantos autores y que haya originado nuevas historias tanto como Jane Eyre. Diversos autores se han aproximado a los silencios que la novela deja sin responder y han imaginado nuevas y subversivas historias en el trasfondo de Jane Eyre, como es el caso de la precuela de Jean Rhys, Wide Sargasso Sea (1966).
Wide Sargasso Sea es una obra lo suficientemente inteligente y evocativa como para haberse convertido en un clásico de escritura femenina y postcolonial por derecho propio. La novela cuenta la historia de Bertha, o, mejor dicho Antoinette, el verdadero nombre de Bertha antes de que Rochester la bautizara con un nombre inglés. Rhys emplea la famosa técnica postcolonial conocida como “writing back,” que en español se traduciría algo así como “responder” o “contestar,” a la autora original. Rhys sitúa a Bertha en el centro de la historia y narra los hechos desde su punto de vista. Al narrar el proceso de colonización desde la perspectiva del colonizado, Rhys desviste la historia de la retórica civilizadora que se empleaba frecuentemente para justificar la misión imperial y expone el trasfondo económico y las violentas consecuencias que derivan de este proyecto imperial. Según Gayatri Spivak, no sería posible leer la literatura inglesa del siglo XIX sin recordar que el imperialismo, entendido como la misión social de Inglaterra, era una parte crucial de la representación de Inglaterra a los ingleses, y Bertha Mason es una figura producida por el imperialismo. La actitud de Charlotte Brontë hacia el colonialismo refleja la de su época, mientras que Jean Rhys da la vuelta al punto de vista del colonialismo. En esta novela, Rhys narra los acontecimientos que podrían haber tenido lugar en la niñez y juventud de Bertha, así como los primeros años de matrimonio con Rochester.
Wide Sargasso Sea está dividido en tres partes. La primera está narrada por Antoinette y trata sobre su infancia. Antoinette no es ni un personaje colonizado ni colonizador sino una figura liminal, es decir, la hija empobrecida de un ex tratante de esclavos que no pertenece ni a la comunidad negra ni a la sociedad blanca adinerada. Rhys implícitamente desvela las similitudes entre Antoinette y Jane en términos de su soledad y su deseo de amor y aceptación. La segunda parte de la historia está narrada por un joven e ingenuo Rochester, atraído a las Indias Occidentales por el padrastro de Antoinette y por la promesa de una fortuna. Aunque no es un personaje malvado, Rochester nunca a llega a comprender a Antoinette o a su isla y gradualmente llega a encontrarlos extraños y opresivos. Rochester se convierte en un ser cada vez más resentido y comienza a usar su poder patriarcal para castigar a Antoinette, etiquetándola de loca y llevándosela a Inglaterra.
La última parte abarca el período que Antoinette pasa en Thornfield. Su narración está fragmentada en recuerdos ambiguos sobre cómo y por qué está encerrada. La novela de Rhys hace explícito el hecho de que son aquellos que tienen poder, esto es, hombres blancos y ricos como Rochester, los que deciden en qué consiste un comportamiento irracional. Rhys sitúa al espacio doméstico como una potencial prisión o asilo para sus habitantes femeninos, y expone los valores conservadores e imperiales de Charlotte Brontë. Rhys deja también muy claro que no es sólo el sexo de Antoinette sino también su otredad racial lo que le confiere la etiqueta de mujer loca.
La representación que Rhys hace de Antoinette es tan empática que para muchos lectores ha cambiado irrevocablemente la manera en que ven a Jane Eyre o a Rochester. La novela de Rhys ha sido adaptada a película en 1993, dirigida por John Duigan, es una fiel representación de la novela, que evoca la amenaza del paisaje y la energía sexual de Antoinette, que Rochester nunca llega a comprender. Pero Wide Sargasso Sea no es la única reescritura de la novela de Charlotte Brontë. La secuela de Hilary Bailey, Mrs. Rochester: A Sequel to Jane Eyre (1997), representa a Jane como un personaje que teme volverse loca debido a las misteriosas ausencias de Rochester y a los celos que le ocasiona la reaparición de Céline Varens, la madre de Adèle. Esta autora se aprovecha de la ambigüedad del superficial “final feliz” de la novela de Brontë para enfatizar en la crueldad de Rochester hacia las mujeres y para acentuar su participación en el encarcelamiento de Bertha y su responsabilidad en la posible locura de ésta. La escritora Emma Tennant también escribe una secuela titulada Adèle (2002) que refleja otra historia ausente en Jane Eyre, centrándose en la vida de Adèle antes y después de Thornfield y dotándola de más sensibilidad y fuego que el que se le atribuye en la novela de Brontë.
Si nos vamos al siglo veinte, la revisión más moderna y popular de Jane Eyre es posiblemente el romance gótico Rebecca (1938) de Daphne du Maurier. La novela comienza con la mítica frase, “Anoche soñé que volvía a Manderley,” cuando la narradora regresa a las ruinas de su vieja casa que ha sido destruida por el fuego y que instantáneamente la conecta con Jane y su regreso a un calcinado Thornfield. Ambas novelas están enmarcadas en un escenario muy “barbazulesco” en el que una chica joven, en ambos casos la narradora de la historia, se ve envuelta en una relación con un hombre mayor y más rico que esconde un oscuro secreto.
Ambas poseen una doppelgänger, o una doble que las perturba, ya que la anónima narradora de Rebecca está obsesionada con Rebecca, la primera mujer de su marido Maxim. Como Bertha antes que ella, Rebecca es representada como una mujer muy segura sexualmente cuyo marido la considera loca debido a su apetito sexual y su lado pasional. Maxim no puede declarar públicamente a Rebecca como una mujer demente, ya que ésta tiene una presencia muy visible en la comunidad social, pero tras su muerte accidental, destruye cualquier recuerdo que queda de ella y esconde a su segunda mujer cualquier dato sobre su verdadera identidad.
Éstas son algunas de las respuestas más originales de Jane Eyre y demuestran cómo la novela de Charlotte Brontë sigue y seguirá vigente por mucho tiempo.

Esperanza

  • Administrador
  • Usuario Completo
  • *****
  • Mensajes: 155
    • Ver Perfil
    • Club de Lectura UCO
Re:"Jane Eyre", de Charlotte Brontë
« Respuesta #3 en: 25 de Enero de 2017, 12:21:07 pm »
Muchas gracias, María, por tu interesante aportación y por las lecturas propuestas. Como queda demostrado, tu conocimiento del tema es amplio, y la sombra de Jane Eyre es muy pero que muy alargada.
Grego, por supuesto es una novela a la que siempre gusta volver, por lo que te animo a que, si no te apetece leerla en pantalla, vayas a tu biblioteca y la saques en préstamo, que para eso estamos. ;)
« última modificación: 25 de Enero de 2017, 12:26:39 pm por Esperanza »