Jueves, 17 Septiembre 2015 17:58

Los volcanes moldean el suelo chileno y les proporcionan una mayor capacidad de retención de agua

Escrito por

El profesor de la Universidad de Concepción Marco Antonio Sandoval explica las características de los andosoles en el ciclo de conferencias de la UCO

Marco Antonio Sandoval, de la Universidad de Concepción

 

El profesor de la Universidad de Concepción Marco Antonio Sandoval explica las características de los andosoles en el ciclo de conferencias de la UCO

 

Chile es un país con gran actividad volcánica. Dispone de más de 2.000 volcanes de los que se cree que hay unos 500 activos. Entre ellos, los vulcanólogos disponen de registros centenarios de 60. Sin embargo, toda esta información no permite actualmente prever cuándo erupcionará el siguiente. La improvisada actividad de estas estructuras geológicas generan un tipo de suelo único en el mundo: los andosoles. El profesor de la Universidad de Concepción Marco Antonio Sandoval ha explicado en el ciclo de conferencias que organiza la Universidad de Córdoba con motivo del Año Internacional de los Suelos las características de los andosoles, presentes exclusivamente en la zona del planeta que se conoce como el Cinturón de Fuego del Pacífico, un anillo que circunda desde el área comprendida desde Indonesia y Japón a la costa occidental de América, pasando por el estrecho de Bering.

 

Según ha indicado Sandoval, “los andosoles son suelos profundos, que no ponen impedimento para el desarrollo de raíces, por lo que mantienen una gran masa boscosa”. Estos suelos generan “paisajes hermosos de gran frondosidad”. El dinamismo de los volcanes de la zona andina, por otra parte, modifica con rapidez el entorno: cambia los cursos de los ríos, crea nuevos lagos…, por lo que los suelos son geológicamente recientes.

 

Sandoval ha explicado que las cenizas de los volcanes, al precipitar, “produce estos suelos más productivos, especialmente para ganadería”. Los andosoles disponen de mayor altura de agua disponible que otros suelos. Esta diferencia, ha indicado el edafólogo chileno, “es útil para retener las lluvias tras el verano, aunque el cambio global está cambiando esta tendencia”. Sandoval ha calculado que los andosoles disponen de un 40% más de capacidad retentiva de agua que los suelos convencionales. Los andosoles representan el 1% de los suelos del planeta.

 

Desde su grupo de investigación, Sandoval trabaja en líneas de investigación relacionadas con la sostenibilidad, la productividad agrícola y el medio ambiente de estos suelos característicos de Chile. Desde el curso 2005-06, la Universidad de Córdoba envía alumnos a la sede de la Universidad de Concepción en Chillán para completar su formación.

Visto 1078 veces