Miércoles, 27 Febrero 2019 07:56

El alumnado cordobés se inicia en la paleontología con ‘la cazadora de fósiles’

Escrito por UCC+i
El alumnado durante la experiencia El alumnado durante la experiencia

El proyecto Infacienciade la Universidad de Córdoba divulga la figura de la paleontóloga Mary Anning entre el alumnado infantil del centro Luis de Góngora de Almodóvar del Río

La imagen de un paleontólogo ataviado con ropas de explorador buscando indicios de la presencia de dinosaurios en cuevas y destinos remotos dista bastante de la que ofrece la que fue la madre de la paleontología. Mary Anning comenzó a recolectar fósiles con su padre en su pequeño pueblo de la costa inglesa para vendérselos a los turistas. Aunque del comercio de fósiles pasó a identificar los primeros esqueletos de ictiosaurio, no se le permitió publicar sus descubrimientos por su condición femenina.


El alumnado durante la actividadDos siglos después, la ‘cazadora de fósiles’ ha sido la encargada de descubrir la teoría de la extinción, los grandes reptiles marinos y los dinosaurios voladores al alumnado de Educación Infantil del centro educativo Luis de Góngora de Almodóvar del Río.

De la mano de los estudiantes del Grado de Educación Infantil de la UCO, el alumnado de 5 años pudo identificar dinosaurios, clasificar grandes reptiles según su hábitat y alimentación y ser paleontólogos por un día en esta experiencia educativa organizada por el proyecto ‘Infaciencia, de las niñas de hoy a las científicas de mañana’. 

Este proyecto, coordinado por el grupo de investigación INCIDE de la Universidad de Córdoba en colaboración con la Fundación Española de la Ciencia y la Tecnología (FECYT) busca visibilizar el papel de la mujer en la ciencia y recuperar la memoria de científicas que tuvieron un importante papel en la historia, con el objetivo de ofrecer referentes a las más pequeñas. 

De ahí que, uno de los descubrimientos que el alumnado obtuvo a través de fósiles y grandes dinosaurios fue el de la propia Mary Anning y la dificultad de acceder a la ciencia y al reconocimiento en un tiempo en el que ser mujer y pobre suponía un gran problema para ello. Ahora, al igual que Anning, los más pequeños se convierten en ‘descubridores de referentes ocultos.

 

Visto 946 veces