Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 ... 10
1
Lectura semanal / Re:27 libros para este verano
« Último mensaje por Billie en 09 de Julio de 2018, 01:45:13 pm »
No tengo palabras suficientes para agradecer a Esperanza este pedazo de ramo de sugerencias.

Es, en primer lugar, son su fina sensibilidad y su talento lo que se manifiestan, pero también una dilatada labor de consultas y documentación. Para tus nenas  ;D.

Gracias por Edith Pearlman, Mary Lavin, Penélope Fitzgerald, Maggie O’Farrell y Francisco Bescós, a los que no conocía y a los que ahora voy a investigar.

Con este tu extraordinario empujón, y después de mantenerme tontamente apartada de buenas críticas, voy a leerme lo antes posible Ordesa. Y ya tenía en cartera Los perros duros no bailan y Que nadie duerma.

En cuanto a la novela de Viviane Gormick, no la recomiendo.  Apegos feroces no retrata de más que de una manera muy superficial la relación de la escritora con su madre. Eso sí, se dedican a pasear y a hacer comentarios sobre cualquier cosa: lo que se le pasa por la mente viendo las tiendas o recuerdos de su vida en el barrio cuando era chica que a mí no llegaron a importarme nada. Yo esperaba eso, un análisis racional o emocional de las relaciones materno-filiales, profundo, controvertido, esclarecedor. Nada de esto sucede. Por lo menos hasta la página 100 en que dejé la novela.Pero es sólo mi opinión :(

(¿Continuará?)
2
Lectura semanal / Re:27 libros para este verano
« Último mensaje por Esperanza en 25 de Junio de 2018, 08:07:16 am »
Muchas gracias Inma. Magnífica elección la de "El cuento de la criada", y también la de "Cumbres borrascosas". ¿Sabes que yo la tengo también pendiente para este verano? Coincidencias de la vida y de las lecturas. ;)
3
Lectura semanal / Re:27 libros para este verano
« Último mensaje por Inma en 22 de Junio de 2018, 10:32:09 am »
Magnífica selección, me apunto casi todos para ir leyéndolos a lo largo del año.

De momento voy con un poco de retraso respecto a tus sabias recomendaciones y acabo de empezar "El cuento de la criada" . Pero bueno, poquito a poco.

Y además de todas estas interesantes novedades tampoco está de más recurrir de vez en cuando a los clásicos. Yo este verano me he propuesto leer también "Cumbres borrascosas" de Emily Brontë.

Feliz verano a todos y felices lecturas.
4
Lectura semanal / 27 libros para este verano
« Último mensaje por Esperanza en 21 de Junio de 2018, 08:00:12 am »
Como otros años por estas fechas, la Biblioteca ha adquirido una serie de títulos cuidadosamente seleccionados entre las novedades literarias aparecidas en lo que llevamos de año, y, cómo no, el Club de Lectura UCO te los presenta acto seguido. Y todo esto para que no te quedes sin leer este verano.
Hemos intentado que haya un poco de todo y, para ello, nuestra selección consta de 16 libros escritos por autores españoles y 11 por autores extranjeros.
Empezamos con estos últimos, donde hay muchas mujeres (nueve frente a dos hombres); la mayoría de ellas publicaron sus libros hace un tiempo, pero es ahora cuando se han traducido y publicado en España gracias a la labor de pequeñas editoriales, lo que es muy de agradecer. Así, tenemos volúmenes de cuentos, como Visión binocular, de la estadounidense Edith Pearlman, o En un café, de la irlandesa Mary Lavin. También irlandesa es Edna O’Brien, de la que sí se han publicado más libros en nuestro país, y que ahora nos llega con sus fantásticas memorias a las que ha llamado Chica de campo. Siguiendo con autoras recuperadas, nos quedamos con Hombres, de la alemana Angélika Schrobsdorff, a la que conocimos con Tú no eres como otras madres, su magnífico debut en nuestro país, ambas en una fructífera colaboración entre las editoriales Errata Naturae y Periférica. Otra conocida de este Club es Penélope Fitzgerald, de la que leímos hace poco La librería, y que ahora publica de nuevo en Impedimenta una novela con tintes autobiográficos, A la deriva, en la que nos cuenta los años que vivió junto a sus dos hijas en una barcaza anclada en el Támesis. Para terminar con autoras recuperadas, lo hacemos con la también estadounidense Vivian Gornick, que en Apegos feroces retrata de manera humana, vital y honesta la relación con su madre mientras pasea de su brazo por las calles de Manhattan. Terminamos este bloque con dos escritoras más jóvenes, ambas nacidas en 1972: Maggie O’Farrell, también irlandesa, y su novela La primera mano que sostuvo la mía, en la que dos mujeres a las que separan varias décadas, resultarán unidas por extraños paralelismos; y Hagar Peeters, escritora holandesa que en Malva nos cuenta la historia de Malva Marina, la hija que Pablo Neruda rechazó por nacer con hidrocefalia. Una historia que quizá nos desmonte más de un mito.
Los dos hombres de este grupo de autores extranjeros son el premio Nobel Orhan Pamuk y su última novela, La mujer del pelo rojo y André Aciman, con Llámame por tu nombre, ya publicada en 2008 pero que conoce ahora una nueva edición gracias a su reciente adaptación cinematográfica.
Pasamos a territorio nacional (esta vez tenemos más hombres que mujeres, por lo que la cosa queda compensada) con lo último publicado por algunos pesos pesados de nuestra literatura: Antonio Muñoz Molina y su inclasificable Un andar solitario entre la gente; Arturo Pérez Reverte, con Los perros duros no bailan; Juan José Millás y su historia de una programadora informática que se mete a taxista en Que nadie duerma o Fernando Aramburu, que, después de su exitosa Patria, vuelve con uno de sus libros más personales: Autorretrato sin mí. Un autor recuperado es el periodista Manuel Chaves Nogales y su libro de relatos A sangre y fuego, una lectura imprescindible si se quiere conocer de primera mano lo ocurrido en la Guerra Civil española.
Pasamos a otros autores menos  reconocidos pero sí muy conocidos, como la última y exitosa novela de María Dueñas, Las hijas del capitán, el último premio Nadal, Un amor, de Alejandro Palomas o Mi pecado, de Javier Moro, quien recrea la azarosa vida de la actriz Conchita Montenegro que, con solo 19 años, desembarcó en el Hollywood de los años 30.
Viejos conocidos de este Club son Marta Sanz, de la que Anagrama recupera uno de sus libros más premonitorios y con una vida editorial más extraña, Amor fou, y Andrés Neuman, que con Fractura regresa a la novela extensa que ya lo consagró en El viajero del tiempo.
Seguimos con otros escritores que quizá os suenen menos pero igualmente interesantes: La República luminosa, de Andrés Barba , una distopía en la que los niños y la violencia son los protagonistas, y El asesino tímido, de Clara Usón, que recrea la transición española con la excusa de la oscura muerte de Sandra Mozarovski, una jovencísima actriz del cine de destape supuestamente relacionada con las más altas esferas de España. Y, cómo no, Manuel Vilas y Ordesa, verdadero bombazo editorial de este año, el libro que todo el mundo está leyendo, el libro del que todo el mundo habla.
Terminamos con dos autores noveles: Francisco Bescós y un thriller rural ambientado en La Rioja, El porqué del color rojo, y No sabes lo que me cuesta escribir esto, la historia real y autobiográfica de Olivia Rueda, una montadora de documentales que, tras sufrir un ictus, tuvo que volver a aprender a hablar y escribir.
Ahora sí llegamos al final con el cómic de Lola Vendetta ¿Qué pacha, mama?, un libro divertido y real como la vida misma en el que la autora revisa la relación con su madre en clave feminista.
Como ya os he dicho, todos están en la Biblioteca esperando a que vayáis a por ellos aprovechando que hoy mismo comienza el préstamo de verano. También los tenemos en la web de la Biblioteca ("novedades en literatura") y si no tenéis suficientes con estos, podéis revisar los que recomendamos en Navidad.
Felices vacaciones llenas de estupendas lecturas como las que aquí os proponemos, y nos vemos a la vuelta
5
Lectura semanal / Re:Tres autores cordobeses: Octavio Salazar, María Sánchez y Remedios Zafra
« Último mensaje por Esperanza en 31 de Mayo de 2018, 08:48:51 am »
Muchas gracias, Octavio, por tus palabras y las de Angelo Nestore y Laura Freixas, que explican bastante bien lo que es tu Autorretrato. Por cierto, los comentarios de El Confidencial a tu entrevista, no tienen desperdicio y nos dan una idea del punto en que estamos y de lo mucho que queda todavía por hacer, sobre todo entre el sector masculino de la población
6
Lectura semanal / Re:Tres autores cordobeses: Octavio Salazar, María Sánchez y Remedios Zafra
« Último mensaje por Octavio en 30 de Mayo de 2018, 06:40:04 pm »
Muchísimas gracias a las responsables del Club de Lectura por incluir mi AUTORRETRATO en las lecturas de este mes. Como bien lo ha explicado Esperanza, es un libro muy especial para mí porque es el resultado de colocarme delante del espejo - gracias, principalmente, a la fuerza del feminismo y de las feministas - y de "deconstruir" mi propia subjetividad masculina. Es un libro incalificable desde el punto de vista formal, sincero al máximo y en el que yo he pretendido que otros muchos se miren también como en un espejo. Espero haberlo conseguido.

Aquí os paso lo que el poeta Angelo Nestore - el último premio Hiperión de poesía - ha escrito sobre el libro, porque creo que lo explica mucho mejor que lo podría hacer yo:
"Podría hablar de Octavio Salazar como el hombre feminista, el padre queer o el jurista heterodoxo. Podría hablar de sus ensayos o de sus artículos sobre la igualdad de género. Podría hablar de la lucha que late en su pecho de igual forma desde las redes o desde la academia. Sin embargo, pienso en Octavio y hay un hombre que amanece siempre en la playa de Cádiz, un hombre que dice «luz» y en el universo se apagan todas las estrellas. Está a oscuras. Él es faro en un océano que ya ha olvidado su nombre, en la oscuridad dibuja las líneas de su cuerpo y despacio deshace el contorno de su pecho, resquebraja la fibra, el músculo, escribe otra tensión en el brazo que se alza, otra historia en la garganta que levanta una voz coral de todas las mujeres que han sido hogar, fruto y árbol en su vida. Se refleja en el temblor de la marea la quietud de un ser nuevo, un animal jadeante que se limpia las heridas, que abandona la coraza prehistórica, un ser inacabado porque inacabable, capaz de cuestionar el porqué de la nuez de su cuello, de arrancarse los ojos del hombre y mirar el mundo a ciegas, tan tiernamente, porque vivir a tientas, al fin y al cabo, es la manera de evitar la caída, de no tropezar con una piedra milenaria que carga en su cuerpo desde hace siglos.

Él, traidor de una herencia que le guiña el ojo, rey que abdica al trono de los tronos, se ofrece en estas páginas con la honestidad de quien se levanta de un escombro porque no pudo aguantar el peso de las torres que le enseñaron a elevar, porque torció la mirada hacia lugares prohibidos, pero se levanta siempre y tiene el valor de salir de un hogar cálido, de la comida caliente para desafiar la ley del patriarca. No es macho ni es alfa, señores, él habla otra lengua: se inventa un idioma nuevo para deshacer todas las promesas que de pequeño le obligaron a sellar: serás el hombre de la casa, serás la fuerza de este hogar, serás azul y serás de acero. Porque creció sabiendo que Dios era un hombre y que el hombre era Dios. Sin embargo, algo dentro de él aún duele y aún bulle. Él es el hombre que se torció hasta hacerse pregunta, que apuntó el dedo hacia el tablero y reventó las reglas del juego. Él, y cuando digo él digo solo él, es quien en este país nos entrega la imagen de un hombre nuevo, perdón, debería decir de un ser nuevo que lleva en secreto bajo la piel toda la sabiduría y la ternura de quien emprende, sin saberlo, algo grande y algo nuevo y aún tiembla." (http://www.culturamas.es/blog/2018/04/25/autorretrato-de-un-macho-disidente-de-octavio-salazar/)

Os dejo el enlace a lo que la escritora Laura Freixas escribió sobre el libro: http://www.clasicasymodernas.org/tag/autorretrato-de-un-macho-disidente/

Y, finalmente, una entrevista que me hicieron justo cuando se publicó el libro a finales del pasado año:
https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-12-17/autorretrato-macho-disidente-octavio-salazar-huso_1491562/
7
Lectura semanal / Tres autores cordobeses: Octavio Salazar, María Sánchez y Remedios Zafra
« Último mensaje por Esperanza en 22 de Mayo de 2018, 08:21:28 am »
Como en cursos anteriores, traemos este mes de mayo al Club de Lectura UCO a autores cordobeses (dos de ellos además, Escritor@s UCO), aunque en este caso no se trate de novedades propiamente dichas, sino de una novela, un poemario y un ensayo publicados en 2017, que están teniendo un largo recorrido editorial y de los que a día de hoy se sigue hablando, y mucho.
Comenzamos con Autorretrato de un macho disidente (Huso), autobiografía de Octavio Salazar (Cabra, 1969), al que tuvimos el gusto de acompañar en su presentación el pasado día 19 de abril en la Biblioteca de la Facultad de Derecho, y conocido por todos por ser catedrático de Derecho Constitucional de la UCO, pero que es muchas cosas más. Ese Autorretrato, del que el propio autor dice en la introducción: “me cuesta explicar qué tipo de libro es este que tienes en tus manos”, es un libro ambicioso, tanto en el número de páginas (unas cuatrocientas cincuenta) como en el espacio vital que abarca: desde su infancia en Cabra hasta la actualidad (casi cincuenta años). Con un formato que es un acierto - capítulos bastante cortos (con algunas excepciones), noventa y siete en total, y títulos de una sola palabra que resumen ese capítulo a la perfección y que pueden ser ciudades, personas, nombres concretos o abstractos (sentimientos) - al principio parece un poco caótico, pero, como no podía ser de otra manera en una persona tan metódica como es él, está perfectamente estructurado y es lineal en el tiempo (con algunos saltos del pasado al presente). Esa ambición se ve completada por otras dos características del texto: la honradez y la valentía, muy de agradecer en esta época de hipocresías y posverdades, por no decir directamente de mentiras.
El libro empieza y termina en el mar, y aunque es muy recurrente en este Autorretrato el pensamiento de Heráclito de que no nos bañamos dos veces en el mismo río, parece que en el mismo mar sí, “el mismo mar de todos los veranos”, que diría Esther Tusquets, el Mediterráneo para ella, el Atlántico para Octavio, lo que nos lleva a pensar que, en el fondo, no es tan diferente el Octavio del principio al del final, aunque él se empeñe en hacernos creer lo contrario. Quizá sólo hay que rascar un poco para encontrarlo, quitarle ese escudo protector y hacerlo transparente: “Supongo que me dice que soy transparente porque ya no puedo ocultar el animal herido que habita bajo mi coraza. Lo que no tengo claro es si esa transparencia es solo para Él o también para los demás”. Una catarsis y un ajuste de cuentas consigo mismo que le ha salido redonda. Es interesante completar la lectura de este libro con otro suyo publicado casi a la vez: El hombre que no deberíamos ser (Planeta, 2018). Sería algo así como la teoría, que en el Autorretrato ha sido personalmente llevada a la práctica.
Seguimos con María Sánchez y su primer poemario Cuaderno de campo (La Bella Varsovia), cuya primera edición se agotó en quince días y que lleva vendidos más de dos mil quinientos ejemplares en nueve ediciones. Y aunque las cifras no nos importan mucho, en este caso sí, quizá por tratarse de un libro de poesía, a la que ya sabemos que cuesta acercarse un poco más. María Sánchez (Córdoba, 1989), estudió Veterinaria en la UCO y en la actualidad ejerce como tal. En este libro recoge, con una madurez y una belleza increíbles, su trabajo del día a día con los animales (lleno de sangre y entrañas), pero también su historia familiar (su padre y su abuelo veterinarios también, su madre y las mujeres de la casa ligadas indefectiblemente al campo): “Algo así tiene que ser el hogar: / Oir fandangos mientras las ovejas van tras sus corderos / Rebuscar con los dedos las raíces / Ofrecer a los tubérculos los tobillos". Una vuelta a las raíces, de las que parece que nunca se desprendió, llena de poesía pura, de imágenes muy potentes, y también de amor, amor por un trabajo (el de veterinaria) y un oficio (el de poeta) que en ella se mezclan de la forma más natural: “hablo de saber señalar en el mismo órgano moribundo el dolor exacto, el agujero recién nacido. Por eso os digo, si os preguntara: ¿qué cantaríais?”. No nos extraña que el libro esté teniendo esta acogida tan fabulosa tanto de público como de crítica.
Terminamos con Remedios Zafra (Zuheros, 1972), profesora de la Universidad de Sevilla, y su ensayo El entusiasmo: precariedad y trabajo creativo en la era digital (Anagrama), que obtuvo el prestigioso Premio Anagrama de Ensayo 2017. Escrito como si de una fábula se tratara, tiene como protagonista a Sibila, una mujer joven (aunque quizá ya no tanto), que trabaja como becaria, como contratada, en trabajos precarios y eventuales relacionados con la investigación y la creación, casi siempre desde su habitación conectada (a través de internet).  Dos aspectos atraviesan el libro de punta a punta (igual que a su protagonista, igual que al mundo actual en general): internet y el neoliberalismo feroz, o lo que es lo mismo, la tiranía de la celeridad y las cifras. Frente a ellas, Remedios Zafra plantea por un lado la defensa de las disciplinas humanísticas y artísticas, cada vez más olvidadas y tratadas como aficiones y no como trabajos, mal remuneradas y peor consideradas, que no se cuantifican en las bases de datos ni apenas en los índices de impacto (muy interesante la Parte III: “Objetivar como única forma aceptable de valorar” –“Sibila recuerda que debe ser evaluada por la correspondiente agencia para así poder optar a un concurso futuro de una plaza temporal. Plaza que le permitiría retomar más libremente su creación”), y, por otro, la reivindicación de los trabajadores creativos, entusiastas o no, que deben contentarse y sentirse recompensados con el reconocimiento en forma de “me gusta” o “retuits”, aunque, nos sigue diciendo, “no es lo mismo pagar con reconocimiento a un rico que a un pobre. Pago inmaterial que en el rico se convierte en prestigio y en el pobre en frustración y abandono por necesidad de dedicar sus tiempos a ese otro trabajo que le permita vivir”. El ensayo de Remedios Zafra no se limita a mostrarnos esta realidad tan desoladora, sino que también plantea soluciones: la calidad (la mirada crítica, la mirada artística, la mirada inconforme) frente a la cantidad (cuantificadores camuflados como neutrales pero que hacen que pervivan prejuicios que repìten los estereotipos de siempre -clasistas, machistas) o la responsabilidad social (solidaridad entre iguales sin matar la diferencia, recuperando los vínculos con los otros) como base de la justicia social.
En definitiva, una novela, un libro de poemas y un ensayo, a priori muy diferentes, pero que están unidos por un tema común: el feminismo. Un feminismo que en Octavio es la principal causa de su “caída” y posterior “auge”, que en María la une con toda una tradición de mujeres y cuidados, y que afina la mirada de Remedios para poner el foco en el último escalafón del trabajador creativo precario: la trabajadora creativa precaria.
Os dejamos un extracto de cada uno de los libros (en pdf sólo si estáis registrados), que, por supuesto están en la Biblioteca.
8
Lectura semanal / "La librería", de Penelope Fitzgerald
« Último mensaje por Esperanza en 26 de Abril de 2018, 08:56:03 am »
Terminamos este ajetreado mes de abril con la tranquilidad que da una lectura como es La librería, de la escritora británica Penelope Fitzgerald. Y decimos ajetreado porque este es el mes del libro y  la lectura en la Biblioteca Universitaria de Córdoba, reflejado en el programa Abril en la Biblioteca, que nos ha traído presentaciones y recomendaciones de libros, así como encuentros con autores, nuestra ya tradicional Fiesta Universitaria del Libro, esta vez acompañada por el Aula de Teatro de la UCO y los versos que Lorca dedicó a nuestra ciudad, y una nueva edición del Certamen Internacional de Relato Breve sobre Vida Universitaria “Universidad de Córdoba”, al que desde aquí os animamos a que os presentéis.
Así pues, relajados y sentados de nuevo en nuestro sillón favorito de lectura vamos con esta historia protagonizada por Florence Green, una mujer a la que se define como “pequeña de aspecto, delgada y huesuda, un poco insignificante vista desde delante y completamente insignificante por detrás”, pero también llena de coraje (“Usted, señora Green, tiene esa cualidad en abundancia”, le dice el señor Brundish). Ella es viuda, y lleva ocho años en el pueblo viviendo de la herencia de su marido. Pero “últimamente se había empezado a preguntar si no tendría la obligación de demostrarse a sí misma, y posiblemente a los demás, que ella existía por derecho propio”. Y así, decide abrir una librería en Hardboroug (que de entrada podemos traducir como “ciudad dura”, y que llega a serlo realmente para ella). A priori no parece una empresa difícil: no hay más librerías en el pueblo, tiene idea del negocio (trabajó antes como empleada en una), y ya le tiene echado el ojo a un local, en el que nadie más parece interesado (es muy antiguo y tiene un grave problema de humedades). Pero desde el principio, todo son problemas: el director del banco, con una actitud hacia ella más que condescendiente y paternalista, no se lo pone fácil a la hora de concederle el préstamo, y un vecino le hace ver que los habitantes del pueblo han perdido el deseo por las cosas raras (prefieren los arenques ahumados a las truchas medio ahumadas), “y no me diga usted que los libros no constituyen una rareza en sí mismos”.  Pero, a pesar de todos estos “consejos”, Florence Green está decidida a abrir su librería, con una fuerza de voluntad que va creciendo “en forma de indignación” mientras más obstáculos se le van poniendo por delante. El principal será la señora Gamart, que preside los poderes locales, representante del inmovilismo más absoluto, y que poco a poco irá extendiendo sus muchos y omnipresentes tentáculos para derribar un proyecto que le desagrada simplemente porque escapa de su control: “Resumiendo, [Florence] se había engañado a sí misma al dejarse convencer, por un momento, de que los seres humanos no se dividen en exterminadores y exterminados, y que los exterminadores tienen a colocarse en la situación dominante en cuanto pueden”.
Sin embargo, no todo son enemigos. Nuestra querida librera también contará con algunos aliados: la pequeña y “encantadora”, a su manera, Christine Gipping, una niña que se tomará muy en serio su trabajo de ayudante en la librería, o el señor Brundish, gran lector, enigmático y retirado de la vida social y que se convertirá en un verdadero caballero andante para la librera (aunque Florence se basta y se sobra para enfrentarse ella sola a sus problemas).
Los hechos se van desencadenando uno detrás de otro, sin estridencias ni catástrofes, más bien como algo “natural”, y aunque el final de esta historia no es el que Florence Green hubiera soñado para su proyecto, nos queda la sensación de que, al igual que el lector, los habitantes de ese pueblo costero de Inglaterra, no van a olvidarla ni a ella ni a su librería en mucho tiempo, y de que una parte de su propósito inicial sí lo ha podido llevar a cabo. Algo así debió de pensar también Isabel Coixet cuando la adaptó al cine y añadió, de su propia cosecha, ese magnífico final, mucho más explícito en ese sentido, y que no vamos a desvelar, aunque quien haya visto la película sabrá de lo que hablamos. No es esta la única diferencia entre el libro y el film, y como es inevitable compararlos, diremos que, ninguno queda en desventaja con respecto al otro y que la mayoría de las diferencias entre ambas propuestas artísticas son por omisión de situaciones que aparecen en la novela, y que, supongo que por economía, Isabel Coixet suprimió en la película: la presencia de un rapper (duende golpeador) en la librería; la ampliación del negocio a biblioteca (práctica habitual en la Inglaterra de entonces); el personaje de Ivy Welford, la contable que contrata Florence para llevarle las cuentas del negocio; la desigual pelea que tiene lugar entre la niña Christine Kipping  y la señora Gamart, pero que nos muestra a las claras el fuerte carácter de la primera; el intento de montaje de exposición por parte de un pintor en la propia librería, como uno de los tejemanejes de la señora Gamart, que quiere convertir el local en un Centro de Arte, etc.
Pero lo que diferencia a las claras una y otra son, por un lado, el fino humor (¿británico?) que atraviesa la novela de punta a punta y que en la película pasa más desapercibido, y el antes mencionado final feliz añadido por Isabel Coixet y que nos parece un acierto porque fija en esa escena última todo lo que nos ha ido contando Penelope Fitzgerald en esta bonita historia.
Os dejamos el primer capítulo en pdf (solo si estáis registrados). El libro lo podéis encontrar en la Biblioteca, así como otra novela suya, también muy recomendable, El inicio de la primavera.
Esperamos que este mes de abril y del libro haya sido tan satisfactorio para vosotros como lo ha sido para la Biblioteca.
9
Lectura semanal / "Oculto sendero" y "Celia en la revolución", de Elena Fortún
« Último mensaje por Esperanza en 22 de Marzo de 2018, 09:07:20 am »
Tradicionalmente olvidada por el canon (no aparece en los libros de texto) por su doble condición de mujer y escritora de literatura infantil, leemos este mes de marzo tan violeta a Elena Fortún, una mujer que, gracias al empeño de otras mujeres (Marisol Dorao, Nuria Capdevila-Argüelles y María Jesús Fraga, sin olvidar antes a su mentora, María Lejárraga, o a sus “descubridoras” posteriores , Carmen Bravo-Villasante y Carmen Martín Gaite) y de una editorial (Renacimiento, en Sevilla), está viviendo una época dorada desde que en el año 2016 salieron a la luz dos libros suyos, uno de ellos inédito y el otro casi. Me estoy refiriendo a Oculto sendero y Celia en la Revolución. Escritos en su exilio argentino después de la Guerra Civil, ambos tienen una trayectoria increíble y apasionante hasta que han llegado a nosotros.
Celia en la revolución fue publicado en 1987 por la editorial Aguilar, en una edición de pocos ejemplares, por lo que, nada más publicarse, se convirtió en un tesoro bibliográfico para los seguidores de esta escritora y sobre todo para los lectores (más bien lectoras) de Celia, uno de los personajes infantiles más importantes de la literatura española y que desde aquí reivindicamos ya. La especialista en literatura infantil Carmen Bravo-Villasante afirmaba que “en el fondo Celia es Elena Fortún”, puesto que los principales acontecimientos de las vidas de Fortún y Celia ocurren en la misma época histórica, la primera mitad del siglo XX.
Su autora no quiso publicarlo en vida, aunque quizá si lo hubiera intentado, al menos en España, no habría podido, debido a su temática : una visión de primera mano de la Guerra Civil española, protagonizada por Celia, que con quince años ha dejado de ser una niña, pero todavía no es una mujer, y cuenta las cosas tal y como las siente, con la ingenuidad de la adolescente (y la clarividencia que siempre la caracterizó), que  tiene que vivir en primera persona la muerte de su abuelo a manos de los falangistas pero también la de su tío por parte de los republicanos. Una novela que no habría sido entendida en su época, ni por unos ni por otros (un poco como lo sucedido con Chaves Nogales), puesto que no se decanta por ningún bando, y que no cuenta las batallas del frente, sino el día a día en las grandes ciudades (Madrid, Valencia, Barcelona) donde la Guerra deja miseria, pobreza y sobre todo hambre, mucha hambre, a las gentes de a pie como era ella misma. Una novela que debería ser lectura obligatoria para entender ese episodio de nuestra historia.
El segundo de los títulos, este sí inédito hasta ahora, es Oculto sendero, cuyo manuscrito fue custodiado por su amiga argentina Inés Field, a la que Elena Fortún le dijo que lo destruyera, a lo que ésta, como tantas otras veces en la historia de la literatura, no hizo caso. Se trata de una autobiografía enmascarada de la propia Elena Fortún, en la que hace un doble alegato feminista: el de la autonomía de la mujer (tanto económica como vital) y el del descubrimiento de la homosexualidad de la misma. En una salida del armario terriblemente dolorosa (no hay que olvidar que por entonces no había modelos de mujeres así por los que guiarse y con los que identificarse, de hecho la palabra lesbianismo no aparece en ningún momento en la novela ni se veía como una opción de por vida, sino como un hecho puntual o aislado), se nos cuenta la vida de la pintora María Luisa Arroyo, claro alter ego de la escritora, que ya desde niña se sentía diferente, quería vestir de marinero y no soportaba los juegos y actitudes de lo que debería de ser una señorita de la época. Se casa por amor con otro pintor que primero la idolatra y la comprende, pero que poco después no deja de comportarse con ella como cualquier otro marido de la época y al que termina aborreciendo, pero del que no se separa “por piedad y por cobardía” (como diría ella misma de su propio matrimonio). A lo largo de su vida, se rodea de mujeres con las que mantiene muy buenas amistades, de las que aprende mucho y de las que se enamora, la mayoría de las veces platónicamente, y otras veces no tanto (igual que la propia Elena Fortún en su vida personal). Lo que sí tienen claro, tanto María Luisa Arroyo como su creadora, es lo que ésta última le decía a Carmen Laforet en una de las muchas cartas que le envió: “Usted es un genio. Su letra lo dice. Pero también dice que no hay nada más lejos que usted de una mujer de hogar, del ser central de un hogar”. Elena Fortún da el pistoletazo de salida al personaje de la “chica rara”, cuya rareza no estriba exclusivamente en su sexualidad (puede ser homosexual o puede no serlo), sino en su actitud ante la vida y lo que se espera de ella, empezando con la niña Celia, y que luego influiría tanto en escritoras posteriores (las ya mencionadas Carmen Laforet y Carmen Martín Gaite, pero también otras como Ana María Matute, Carmen Kurtz, Ana María Moix o Esther Tusquets). Este tipo de mujer tuvo su claro antecedente en las socias del Lyceum Club Femenino (1926-1936) y en las estudiantes de la Residencia de Señoritas, a los que Elena Fortún perteneció y que tanto le ayudaron en su carrera como escritora. La Segunda República y alrededores permitieron algunas aperturas (sólo algunas, no nos engañemos), que luego se cerraron durante más de cuarenta años.
El pasado 2 de marzo tuvo lugar en la Biblioteca Pública Provincial una nueva sesión de Lecturas Redondas, el encuentro semestral entre los clubes de lectura de Córdoba y la provincia, que esta vez estuvo dedicado a Elena Fortún. En el blog de la Biblioteca de Baena podéis leer una reseña de lo que allí tuvo lugar.
Os dejamos uno de los capítulos más representativos de Oculto sendero, justamente el que lleva el mismo título de la novela (en pdf sólo si estáis registrados), y si os apetece leerlo, lo tenemos en la Biblioteca, además de otros libros de la autora. Celia en la revolución está disponible en el catálogo CBUA.
10
Lectura semanal / Especial 8 de marzo: Mujeres escritoras en el Club de Lectura UCO
« Último mensaje por Esperanza en 08 de Marzo de 2018, 08:45:06 am »
Nos sumamos a la celebración del Día de la Mujer de la mejor manera que sabemos hacerlo: proponiendo lecturas y leyendo. Hacemos un repaso de todas las mujeres que hemos leído a lo largo de los casi diez años que lleva el Club de Lectura UCO en sus diferentes formatos. Ellas representan a la mitad de la humanidad y aunque no hay paridad en número con sus colegas varones, poco a poco estamos intentando que la haya. Es nuestro granito de arena para que todos los escritores tengan la misma visibilidad, independientemente de su sexo (que no de su calidad).
Feliz Día de la Mujer.

CLUB VIRTUAL DE LECTURA (2008-2010)
“La conquista del aire”, de Belén Gopegui (página web no disponible)

BLOG LEYENDO EUROPA (2011)
Elvira Lindo y “El huevo Kinder”
Simone de Beauvoir y “El segundo sexo”
Virginia Woolf y “La señora Dalloway”

BLOG CLUB DE LECTURA UCO (2011-2013)
Segundo paso: de Rafael Alberti a… Almudena Grandes y tiro porque me lleva la corriente
Otras Culturas IV: Carson McCullers, al Sur del Norte
Otras Culturas IX: Isak Dinesen. Una vida de película (Copenhague-Kenia-Copenhague)
Otras Culturas X: Velos y desvelos. Azar Nafisi y Carmen Martín Gaite

CLUB DE LECTURA UCO – foro (2013-2018)
Poemas de Wislawa Szymborska
“Frankenstein”, de Mary Shelley
"Daniela Astor y la caja negra", de Marta Sanz
“Felicidad”, un cuento de Katherine Mansfield
Alice Munro: cuentista, canadiense, mujer y Premio Nobel
"Mujercitas", de Louisa May Alcott
Ana María Matute: una mujer excepcional
"La ciudad feliz", de Elvira Navarro
“También esto pasará”, de Milena Busquets
Carmen Laforet
"Cómo ser mujer", de Caitlin Moran
"El amante", de Marguerite Duras
Con palabras de mujer
"La ridícula idea de no volver a verte", de Rosa Montero
"Jane Eyre", de Charlotte Brontë
"Manual para mujeres de la limpieza", de Lucia Berlin
Hace cien años que nació Gloria Fuertes
"Tú no eres como otras madres", de Angelika Schrobsdorff
"El cuento de la criada", de Margaret Atwood


Incluimos el ESPECIAL "Leyendo para recordar: I Centenario del Acceso de la Mujer a la Universidad Española (1910-2010)”, en el que seis escritoras de diferentes épocas nos cuentan su experiencia en el paso por las aulas universitarias.
Páginas: [1] 2 3 ... 10