"Tierra de mujeres", de María Sánchez

1 mes 1 semana antes - 17 horas 44 minutos antes #85 por club-lectura
"Tierra de mujeres", de María Sánchez Publicado por club-lectura
Comenzamos el curso académico de este renovado Club de Lectura UCO celebrando el Día de las Mujeres Escritoras y el Día de la Mujer Rural. Y qué mejor forma de hacerlo que con María Sánchez y su imprescindible Tierra de mujeres.
María Sánchez (Córdoba, 1989), es escritora y veterinaria de campo. O veterinaria de campo y escritora. Quizá no importe el orden, o quizá sí. Sus orígenes están en un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Sevilla, en donde pasó gran parte de su infancia entre animales, árboles, semillas y plantas. Es la primera mujer de su familia en dedicarse a un oficio que hasta ahora sólo lo habían desempeñado hombres: su abuelo, su padre. Reconoce que de pequeña estos eran sus modelos: los hombres (“la voz y el brazo de la casa”), quería ser uno de ellos, “demostrarles que era tan fuerte y estaba tan dispuesta como ellos”. Porque en su infancia, como en la de tantas otras, las mujeres eran prácticamente invisibles, “fantasmas que vagaban por casa, hacían y deshacían… transformándose, con el paso de los años, en una habitación más que no se hace notar”. Y es que aquí se unen dos circunstancias (que en realidad son una como una pescadilla que se muerde la cola): por un lado, la invisibilidad inherente al hecho de ser mujeres (y si son rurales, aún más), y por otro, el hecho de que nadie ha contado sus historias (no existe lo que no se nombra, pero también no se nombra lo que no existe). María Sánchez pertenece pues a esa generación que intenta rescatar del olvido, “entre la rabia y la culpa”, a las mujeres apartadas de la historia, de su historia (su madre, su abuela, su tatarabuela), en este caso por su doble condición de mujeres y de rurales: “Me siento igual que alguien que descubre las habitaciones de una casa abandonada y va entrando, cuarto por cuarto, levantando las sábanas que cubren los muebles y buscando un reflejo en las ventanas y en los espejos. No. No es sólo la casa en la que crecí. La infección llegaba a todas las capas de mi vida: el colegio, la universidad, mi trabajo.”
Ella misma se pregunta, en una de las primeras páginas del libro “qué pasaría si esta narrativa invisible que forma parte de mi vida no fuera ésta. ¿Escribiría? ¿Tendría otra?”. No sabemos la respuesta, pero sí que ha dado un fruto tan impresionante como es Tierra de mujeres (Seix Barral, 2019), que, por supuesto, no ha surgido de la nada, ya que tiene un claro antecedente en su poemario Cuaderno de Campo (La Bella Varsovia, 2017), y del que hablamos en el Club de lectura UCO en su momento.
El libro, después de una introducción a modo de declaración de intenciones, se divide en dos partes. Una primera, de carácter más general, en la que toca temas tan actuales como el ecofeminismo, los cuidados, la España vaciada (fue una de las primeras en utilizar este término frente a la “España vacía” tan en boga) y la defensa de un medio rural vivo desde la PAC (Política agraria común), “la política que, a fin de cuentas, tiene más presupuesto e impacto en nuestras vidas, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, en qué desayunamos, comemos y cenamos”, y en la que el feminismo rural jugaría un papel tan importante que la lleva a hacerse la siguiente pregunta: “¿Y si el problema de la despoblación comenzó por la falta de atención y la constante discriminación hacia todas las mujeres de nuestros pueblos? Es tan obvia la respuesta que duele”.
También en esta primera parte hace un repaso de lo que ha sido el mundo rural hasta hace poco en la literatura: “En la mayoría de los casos nos encontramos con que quienes escriben sobre nuestro medio rural son hombres. Hombres sin vínculo ninguno con el medio, hombres que no trabajan en él. Hombres que viven en las grandes ciudades y que van de paseo el fin de semana al campo para escribir sobre él”. No se trata, según ella, de que sólo escriban sobre el campo los que son de campo, sino de que, los que siempre lo han hecho, den un paso hacia atrás para que otros puedan darlo hacia delante: “No somos la España vacía. Somos un territorio lleno de vida. De personas, de historias, de oficios, de comunidades.”
La segunda parte del libro está dedicada a las mujeres de su familia: tatarabuela, abuela y mamá, “tres historias que han existido fuera de mí y por sí solas pero a las que hasta hace poco no he querido mirar. Fuera de mí y sin mí existen (…) Y sirva este ensayo como un ejercicio de justicia con la memoria y el reconocimiento hacia ellas (…) Creo que todavía estamos a tiempo”.
Como lecturas complementarias os recomendamos, por un lado, el ensayo La España vacía, de Sergio del Molino, al que muchos han querido ver como un libro opuesto a Tierra de mujeres, pero que en realidad no lo son, puesto que ambos analizan el fenómeno rural con el mismo cariño y el mismo rigor; y por otro, la novela de Rafael Navarro de Castro La tierra desnuda, ambientada en un valle de la provincia de Granada y que recoge la vida de sus habitantes desde los años treinta hasta la actualidad. Por supuesto que todos estos títulos están en la Biblioteca .
Os dejamos las primeras páginas de Tierra de Mujeres sólo para usuarios registrados

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Tiempo de carga de la página: 0.198 segundos