Miércoles, 21 Octubre 2020 10:02

Veinte años de acción en la UCO definen un modelo para construir universidades más verdes

Escrito por UCC+i
De izquierda a derecha, Antonio Gomera, Francisco Villamandos y Miguel Antúnez, autores de la investigación. De izquierda a derecha, Antonio Gomera, Francisco Villamandos y Miguel Antúnez, autores de la investigación.

Un estudio detalla el modelo desarrollado por la UCO para el cambio de mentalidad en los campus basado en la participación para impulsar acciones sostenibles y motivar a los órganos de gobierno para crear nuevas medidas

Veinte años no es nada, como decía el bolero, o sí. La Universidad de Córdoba acaba de publicar un estudio en el que ha analizado su estrategia para la construcción de un campus más sostenible y ha llegado a la conclusión de que la revolución verde dentro de las Universidades es, a pesar de las inercias, posible. Un cambio que puede resultar además necesario en el caso de las Universidades por su impacto en el entorno social y económico, así como por su labor educativa, fundamental para poder impregnar los valores y perspectivas de la sostenibilidad en la formación de las personas que serán líderes en el futuro. 

La Universidad de Córdoba creó hace 20 años el Área de Protección Ambiental (SEPA) y desde entonces ha seguido trabajando para incorporar la sostenibilidad ambiental entre uno de sus principales valores. Los datos avalan un progreso interesante. "La UCO ha evolucionado desde un estado inicial anterior al año 2000 en el que no se consideraba la variable ambiental hasta la etapa actual en la que existe una planificación integral de la acción ambiental universitaria en el marco del compromiso institucional con la sostenibilidad", afirma Antonio Gomera, coordinador del SEPA y uno de los autores junto con Miguel Antúnez y Francisco Villamandos, del Aula de Sostenibilidad.

Con motivo del aniversario y teniendo datos objetivos que demuestran una mejora en la sostenibilidad ambiental de la universidad, la UCO ha querido hacer balance de estos veinte años, identificando cuáles han podido ser las variables más influyentes en el proceso y ordenándolas para proponer un modelo que sirva como referencia o ayuda para aquellas universidades que estén comenzando o quieran impulsar el proceso para incorporar criterios de sostenibilidad ambiental en cada uno de los ámbitos sobre los que gira la actividad universitaria.

Una de las claves del modelo propuesto es que la sostenibilización de la universidad siempre se debe abordar desde la perspectiva de la complejidad, es decir, teniendo en cuenta que la crisis ambiental es un fenómeno complejo en el que intervienen múltiples factores que se relacionan entre sí. En el proceso que ha seguido la Universidad de Córdoba también ha tenido mucha importancia lo que se conoce como aprendizaje organizacional, un proceso mediante el cual se involucra a todas las personas integrantes de una organización para estimular el aprendizaje y la transferencia de conocimiento dentro de ella.

El equipo de investigación comenzó haciendo un inventario exhaustivo de todas las acciones realizadas que han contribuido a la mejora de la sostenibilidad ambiental en la universidad en estas dos décadas. Entre ellas, se encuentra la creación de una estructura específica para la gestión ambiental, el propio SEPA, o la adhesión a determinadas redes autonómicas y nacionales sobre sostenibilidad ambiental. Además, la alianza entre el SEPA y el Máster de Educación Ambiental abrió una nueva etapa en la que ya no se concebía la mejora ambiental sólo desde el punto de la gestión, sino que se incorporaba a la perspectiva educativa e investigadora. 

Otras acciones han sido también especialmente relevantes como la creación del Plan de Acción Ambiental Participativo, puesto en marcha por el Aula de Sostenibilidad en 2012 que permitía a la propia comunidad universitaria debatir y proponer los procesos de mejora, y el Programa Trébol, una iniciativa para reconocer y certificar las buenas prácticas ambientales en centros, departamentos, áreas y servicios de la universidad. 

A la hora de categorizar el modelo de sostenibilización que ha seguido la Universidad de Córdoba destacan dos aspectos fundamentales en las acciones que se han ido tomando y que hasta ahora, han resultado exitosos. Por un lado, los flujos de información feed-forward, también denominados bottom-up o "de abajo a arriba" permiten impulsar acciones y procesos surgidos a partir de la conciencia ambiental de la propia comunidad universitaria. Estos llaman la atención de los órganos de gobierno que reaccionan con un feed-back impulsando medidas top-down o "de arriba abajo". Estas provocan un cambio en lo que se llama la norma percibida, es decir, la percepción que tiene la comunidad universitaria de lo que se debe hacer y refuerzan los comportamientos, en este caso, hacia una universidad más sostenible. 

Modelo organizativo propuesto para el proceso de aprendizaje en sostenibilidad ambiental en universidades

Al identificar y potenciar esos bucles de retroalimentación, se pueden generar transformaciones hacia niveles más maduros de sostenibilidad ambiental en organizaciones complejas como lo es la universidad. En la eficacia de este modelo, las organizaciones científico-técnicas como el SEPA juegan un papel fundamental al atraer, facilitar y, en gran medida, ejecutar esos flujos transformadores de la organización. 

"Las universidades tienen inercias históricas muy arraigadas y todos estos procesos transformadores tienen la paradoja de que por un lado necesitan tiempo para poder calar pero, por otro, la situación actual hace que tengamos que hacer esos cambios de manera urgente", reflexionan los autores. Este modelo pretende precisamente hacer frente a este reto y promover que los procesos de sostenibilización sean lo más ágiles posibles.

Aunque en estos veinte años se ha percibido una mejora interesante en materia de sostenibilidad ambiental, especialmente en el ámbito de la gestión de recursos, aún queda mucho camino por recorrer. El gran reto de las universidades, más allá de que contribuyan con su propio ejemplo a la Agenda 2030, es conseguir que la perspectiva de la sostenibilidad ambiental impregne todas las esferas de la docencia. "Se trata de cambiar la manera en la que se experimenta la docencia con el objetivo de que cualquier futuro profesional pueda desarrollar su labor teniendo en cuenta la sostenibilidad y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible", apuntan los investigadores. Un desafío en el que continúan trabajando y al que invitan a sumarse. 

Antonio Gomera, Miguel Antúnez y Francisco Villamandos. Universities That Learn to Tackle the Challenges of Sustainability: Case Study of the University of Córdoba (Spain). Sustainability. DOI: https://doi.org/10.3390/su12166614

 

Información adicional

Visto 521 veces Modificado por última vez en Miércoles, 21 Octubre 2020 12:35