Jueves, 28 Noviembre 2019 09:49

'Libertad, Ley y Democracia', nueva conferencia del ciclo 'La memoria de Europa'

Escrito por G.C.-E.M.
De izquierda a derecha, Manuel Pérez Yruela, Mª Dolores Muñoz Dueñas, Juan José Laporta y Eduardo Moyano. De izquierda a derecha, Manuel Pérez Yruela, Mª Dolores Muñoz Dueñas, Juan José Laporta y Eduardo Moyano. G.C.-J.M

En el marco del ciclo “La Memoria de Europa” que organiza el Aula de Religión y Humanismo de la Universidad de Córdoba (UCO), el profesor Francisco J. Laporta San Miguel disertó sobre “Libertad, Ley y Democracia”, en la sala de grados de la Facultad de Filosofía y Letras.

La conferencia se enmarca dentro de la fructífera colaboración que se viene produciendo entre el IESA-CSIC y el Aula de la UCO en la organización de este ciclo de conferencia. Este año, la colaboración del IESA-CSIC se ha plasmado en la conferencia del Profesor Laporta, interviniendo en el acto el Dres. Moyano y Pérez Yruela, ambos profesores de investigación del CSIC y exdirectores de dicho instituto.

Tras las palabras de saludo del Dr. Moyano, la presentación del conferenciante corrió a cargo del Dr. Pérez Yruela, en razón de la amistad que les une. En su presentación, destacó el papel desempeñado por la generación de juristas españoles que, como Elías Díaz, Peces Barba o el mismo Laporta, se formaron en las últimas décadas del franquismo, renovando el campo de la Filosofía del Derecho, introduciendo en España las corrientes del pensamiento que circulaban en las universidades europeas, recuperando la tradición del krausismo y de la Institución Libre de Enseñanza y apostando por abrir el campo de la filosofía del derecho hacia otras disciplinas de las ciencias sociales (sociología, filosofía política y social, economía, antropología…). Entre la dilatada trayectoria del conferenciante, el Dr. Pérez Yruela destacó algunos de sus libros (“El imperio de la ley”, “Entre el Derecho y la moral”, “La corrupción política”, “Constitución y derechos fundamentales”…) y sus artículos (“El concepto de derechos humanos”, “Ética y política”, “Imperio de la ley o gobierno del capital”, “Globalización e imperio de la ley”…), así como la faceta de ensayista en destacados diarios españoles, como El País. Finalmente, destacó los puestos de responsabilidad ocupados por el profesor Laporta (director del Centro de Estudios Constitucionales, miembro del Consejo de Estado, Premio Nacional de Investigación en Ciencias Jurídicas y Sociales, Cruz de San Raimundo de Peñafort…)

Finalizada la presentación, el conferenciante situó el eje central del tema anticipando que quería plantear un análisis de esa tríada “libertad, ley y democracia” de manera desapasionada, procurando ser riguroso a la hora de exponer el significado de cada concepto. Anticipó la tesis de que, para él, la ley es el arco de bóveda de esa triada, un elemento imprescindible para el ejercicio de la libertad y para el funcionamiento de la democracia: “Sin el imperio de la ley, los individuos no podrían desarrollar sus proyectos personales de vida, y sin imperio de la ley la democracia no funcionaría”.

El profesor Laporta considera que, si bien la cooperación entre los individuos puede lograrse mediante normas de coordinación de tipo social y moral, no necesariamente jurídicas, no ocurre lo mismo en situación de conflicto, donde es preciso que existan normas de carácter jurídico, impuestas mediante la sanción por los órganos pertinentes. Esa es la función de las leyes, que acotan el espacio de la libertad individual, y hacen posible la convivencia entre personas con intereses diferentes.

En contextos democráticos, señala el profesor Laporta, las leyes son aprobadas por el poder legislativo, utilizándose el criterio de la mayoría para definir el interés general. Es la regla de la mayoría la que rige el proceso de formulación de las leyes. Pero, una vez aprobadas, su cumplimiento es clave para el buen funcionamiento de la democracia. Sin cumplimiento de las leyes (el imperio de la ley) no puede haber democracia, ya que sería el caos. Puso varios ejemplos de países en los que existen grandes Constituciones, con grandilocuentes definiciones de los derechos a proteger, pero que, en la práctica, carecen de eficaces legislaciones intermedias capaces de trasladar esos derechos al ámbito de la ley. Ante la ausencia del imperio de la ley, la violencia anida en el ámbito privado en vez de ser asumida por el Estado, como entidad capaz de ejercer el monopolio de la violencia legítima en el marco de las leyes. Asimismo, cuando el imperio de la ley está ausente, los recursos económicos tienden a concentrarse en los individuos, que se resisten a ceder parte de ellos en forma de impuestos para la financiación de los llamados “bienes públicos” (educación, salud, comunicaciones…), y eso genera desigualdad y conflicto.

Después, en el coloquio, el profesor Laporta respondió a interesantes cuestiones, tales como la capacidad/incapacidad del Derecho para hacer frente a los desafíos de la globalización tanto económica, como cultural, así como a la influencia de las redes sociales (Internet) y a los efectos del cambio climático, poniendo también el foco de atención al aumento demográfico que se está produciendo a nivel mundial. Respondió también al tema de la separación de poderes y a la imprevisibilidad de las sentencias judiciales (algo intrínseco al sistema judicial en la medida en que cada juez tiene autonomía para interpretar las leyes vigentes), pero también a la posibilidad de ser recurridas a instancias superiores. Finalmente, hizo una referencia al proceso unilateral de independencia en Cataluña, mostrándose firme en su imposibilidad en el marco del actual ordenamiento jurídico y señalando la necesidad de que el diálogo comience primero entre las fuerzas políticas catalanas.

Información adicional

Visto 662 veces