Viernes, 24 Septiembre 2021 12:46

Una empresa de Rabanales 21 desarrolla una aplicación que determina la calidad del forraje en función de su color

Escrito por G.C.
Caja de luz Caja de luz Rabanales21

La empresa Secran Consultores, ubicada en el Parque Científico Tecnológico de Córdoba, ha desarrollado, en colaboración con la Universidad de Córdoba, una aplicación que permite determinar la calidad del forraje a través del análisis de su color. Principalmente analizan alfalfa deshidratada, y siempre de acuerdo con los estándares de calidad de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA).

La aplicación desarrollada permite extraer los valores RGB de cada píxel que conforma la imagen y asociarlos a un valor estandarizado de acuerdo con la calidad de la alfalfa, según explican desde la empresa cordobesa. La alfalfa de mayor calidad se asocia a un color verde intenso y esto se debe al momento óptimo de corte del cultivo, en el inicio de la floración donde hay un mayor contenido de pigmentos fotosintéticos.

“Además, una vez obtenido el dato de color de una muestra de forraje, también se ha desarrollado otro método para la determinación del color a partir del espectro NIRS de la muestra de forraje”, explica Antonio Serrano, director general de esta compañía, especializada en la implantación de sistemas de control de calidad basados en técnicas espectroscópicas, fundamentalmente NIR, como herramientas para la innovación en el sector agroalimentario.

 

Esta firma cordobesa está muy vinculada al sector de la alfalfa desde la creación, en 2018, del proyecto AlfaNIR. Desde entonces, ha conseguido agrupar fábricas de distintos puntos de España, de forma que todos los instrumentos NIR comparten la misma base de datos de calibración y metodología de trabajo lo que proporciona resultados similares. En estos momentos hay más de 30 fábricas adheridas a esta red, compartiendo y aumentando la base de datos para las calibraciones de alfalfa y otros forrajes.

“Dentro de este marco de colaboración entre empresas surgió la necesidad del desarrollo de un método para determinar el color de la alfalfa de un modo objetivo”, explican desde la compañía. Tras más de un año de desarrollo del proyecto, en el que se han analizado unas 300 muestras de alfalfa tanto por imagen como por NIR, se ha finalizado mediante una colaboración entre la Universidad de Córdoba y Secran. El fruto de esta colaboración ha sido el proyecto final de un alumno del Máster en Agroalimentación de la dicha Universidad.

Este nuevo desarrollo estará a disposición de los asociados a la Red Alfanir a partir de la próxima campaña, junto con las actualizaciones de todos los modelos NIR para alfalfa y otros forrajes que la empresa suministra a sus asociados a la Red cada año.

Información adicional

Visto 220 veces